Discurso de apertura: Conferencia del Instituto Nacional de Diaconado 2017 para la Educación Continua en la Universidad de Xavier

Cincinnati, Ohio – El Rev. James F. Checchio pronunció el discurso inaugural del Instituto Nacional Diaconado 2017 para la Conferencia de Educación Continua en la Universidad de Xavier.

El tema de su charla,  “Diáconos: Compartiendo la Alegría del Amor”, se  centró en cómo la Exhortación Apostólica del Papa, Amoris Laetitia , afecta el ministerio de diáconos. En su charla, señaló tres de esas direcciones de reflexión: la alegría del amor es la alegría en Jesucristo, la alegría en la vida familiar y la alegría en la justicia en el mundo.resizedimage262350-Bishop-Talks-at-Diaconate-Conference-July-14-2017

Durante el discurso, dijo a los diáconos:

Como dice el Vaticano en las Normas Básicas para la Formación de Diáconos Permanentes, “un icono vivo de Cristo, siervo dentro de la Iglesia” (n.1). Esa Congregación se limitaba a hacer eco de la enseñanza del propio Papa Pablo VI, quien escribió que los diáconos son “un signo o sacramento del Señor Cristo mismo, que” no vino a ser servido, sino a servir “(Ad pascendum, Introducción). Así que son sirvientes, sí. Pero ustedes no son siervos simplemente porque hay trabajo por hacer y necesitamos que alguien lo haga. Ustedes son siervos porque están configurados por su ordenación a Cristo el siervo de todos.

Todo esto es una razón de alegría. Confío en que cuanto más profundamente reflexione sobre esta realidad, más gozosa será su ministerio. Pero también es un gran desafío. Para que usted realice este servicio auténticamente, no es suficiente simplemente entender su identidad, por importante que sea. Es esencial que la nutren y protejan continuamente, a través de su propia amistad con Jesús. Como el Directorio para el Ministerio y la Vida de los Diáconos Permanentes insiste: “los diáconos deben conocer a Cristo íntimamente para que él pueda cargar con las cargas de su ministerio” (n. 50).

El obispo dijo a los reunidos que está claro que “la alegría del amor es rica y multifacética” y “estalla en muchas direcciones” señalando tres aspectos interrelacionados: la alegría en Jesucristo, la alegría en la vida familiar y el gozo en la justicia en la mundo:

Esto es porque cada uno de ellos está envuelto en el Evangelio, la Buena Nueva de Dios para la raza humana. Ese Evangelio está encarnado en Jesucristo mismo, a quien el Papa Francisco nos dice que “está en el corazón de tantas historias de amor” (59). Y sigue siendo proclamada y encarnada en el mundo a través de la Iglesia, que el Santo Padre llama “una familia de familias” (87).

Refiriéndose al tema general en su reciente carta pastoral a los fieles de la Diócesis de Metuchen titulada ” Iluminando un fuego en el corazón de nuestro mundo” , el obispo Checchio concluyó:

En su carta, el Papa Francisco expresa su “deseo de invocar el fuego del Espíritu sobre todas las familias del mundo” (AL 59). Esa es una potente oración, y una que tiene el potencial de dar frutos maravillosos para nuestro mundo, si solamente nosotros y las familias del mundo estamos abiertos a este don divino. Quisiera concluir ofreciendo mi propia oración, invocando el fuego del Espíritu Santo sobre ustedes, sus propias familias y el ministerio que ustedes hacen.

diometuchen.org

“Desde que nuestra Diócesis se fundó, los diáconos permanentes han ejercido su liderazgo de servicio en nuestra Iglesia local. Esta es una vocación donde gracias a Dios parece que la llamada se escucha muy bien. Hasta hoy, tenemos más de 175 diáconos permanentes que sirven en noventa parroquias. También vemos diáconos
permanentes asistiendo a los pobres y los encarcelados, visitando a los enfermos y enseñado en varios apostolados a través de la diócesis. Dieciocho hombres están en el programa de formación y estamos a punto de completar la primera clase que recibirá clases en español para preparar específicamente diáconos para servir a nuestra creciente comunidad hispana. La configuración de estos hombres a Cristo, el Siervo, nos ofrece un recordatorio de nuestra necesidad de imitar a aquel que vino a servir y no a ser servido. Nuestros diáconos permanentes tienen un papel importante en nuestra parroquia y sociedad, conectando los esfuerzos de evangelización en las parroquias,
hogares, vecindarios y en los centros de trabajo. Por favor recen para que más hombres buenos respondan a esta llamada también.”

Buena noches. Sería un honor y una alegría para mí participar en cualquier momento en un
Reunión como ésta. Pero estoy especialmente complacido de unirme a este particular
año. Eso es porque nos estamos reuniendo como la Iglesia marca el quincuagésimo aniversario
De la restauración del diácono permanente del bienaventurado Pablo VI. El Papa Pablo hizo esto,
Respondiendo a la llamada del Concilio Vaticano II, el 18 de junio de 1967, con un
Motu proprio sobre la Orden Sagrada del Diaconado.
En las décadas transcurridas desde entonces, el diaconado ha crecido y florecido, y es
Particularmente cierto aquí en los Estados Unidos. Los diáconos permanentes han ofrecido
Importante servicio al Pueblo de Dios, en los ministerios de la palabra, de la liturgia,
Y de caridad. No es de extrañar entonces que San Juan Pablo II, durante su pastoral de 1987
Visita a Estados Unidos, habló de la restauración del diaconado permanente como “un
Gran y visible signo de la obra del Espíritu Santo a raíz de la Segunda
Concilio Vaticano “.
Por supuesto, el Consejo restauró el diaconado; No lo creó. El servicio de
Diáconos en la vida de la Iglesia tiene raíces muy profundas en la tradición cristiana. St.
Pablo, en su Carta a los Filipenses, envía saludos no sólo a los obispos, sino también
A los diáconos, y su Primera Carta a Timoteo señala las cualidades y virtudes que
Los diáconos deben tener para ser dignos de su ministerio. En los siglos que
Inmediatamente seguido, el diaconado fue un ministerio vibrante y fructífero en la vida
de la Iglesia. Hombres como San Esteban en el primer siglo, San Lorenzo de Roma en
El tercero, y San Francisco de Asís en el siglo XIII están entre los que
Llevado a cabo de manera notable y hermosa. Esa larga historia es el contexto
Que sirven a la Iglesia como diácono. Y en nombre de la Iglesia, les doy las gracias
Hoy por su ministerio a todos nosotros.
Junto con esa razón para dar gracias, tenemos otra hoy. Debido a la
Tema elegido para la conferencia de este año, también debemos hacer una pausa y dar gracias a Dios por
Su don de nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, y en particular, por el apostolado del Papa
Exhortación, Amoris Laetitia, La alegría del amor, que está “en el amor en la familia”.
Es una carta que nos viene del corazón del Papa, pero también de la universal
Iglesia. Es el fruto del discernimiento y las deliberaciones de no uno sino dos
Reuniones con el Papa Francisco, en dos años sucesivos, del Sínodo de los Obispos
De todo el mundo. Esta es una base impresionante para un documento
Tema que es de vital importancia para la iglesia y el mundo en nuestro tiempo y en
cada vez.
Admito que no es una lectura corta, pero tampoco es difícil. De hecho, la lectura
Puede ser todo un placer, como muchos de ustedes ya saben. Les preguntaría a cada uno de ustedes si
2
Usted no lo ha hecho ya, para trabajar a través de Amoris Laetitia. Estudia, reflexiona sobre
Orar con ella, disfrutarla. Sé que encontrarás que vale la pena el tiempo. De hecho, en cualquier momento
Que usted pasa con esta carta es seguro para beneficiarse no sólo a ti mismo, sino también a su propia
Familia y también a las personas que sirven en su ministerio diaconal.
La alegría del amor
Desde que fue elegido obispo de Roma en marzo de 2013, el Papa Francisco ha sido
Constantemente recordándonos que la alegría es una parte esencial de la fe y la vida cristianas. los
La alegría del amor es solamente el ejemplo significativo más reciente de esto. Su apostólica anterior
Carta sobre la proclamación del Evangelio en el mundo de hoy se llama La Alegría de la
Evangelio. Esa carta se abre con estas líneas: “La alegría del Evangelio llena los corazones
Y vidas de todos los que se encuentran con Jesús. Aquellos que aceptan su oferta de salvación son
Libre del pecado, del dolor, del vacío interior y de la soledad. Con Cristo, la alegría es
Constantemente nacido de nuevo “(EG 1). ¿Y quién puede olvidar el comentario del Santo Padre,
Durante una homilía en una homilía de la semana en los primeros meses de su papal
Ministerio, que el testimonio de la Iglesia en el mundo es dañado por los cristianos
Las caras con demasiada frecuencia llevan una mirada agria (la frase real que utilizó fue “la cara de un
Pimienta en escabeche”).
Tomando así el tema de nuestra conferencia, “Diáconos: Compartiendo la Alegría del Amor”, I
Quisiera pasar algún tiempo reflexionando contigo sobre la alegría, y específicamente sobre la
Alegría que los diáconos están invitados a conocer y compartir con el mundo.
Alegría en Jesucristo
A comienzos del siglo II, el gran obispo y mártir San Ignacio de
Antioquía llamó a los diáconos “ministros de los misterios de Jesucristo”.
Palabras convincentes, y lo que es más importante porque sabemos que San Ignacio
Aprendió la fe cristiana del apóstol Juan mismo. En cualquier momento
Pasar reflexionando sobre ellos y orar por ellos sería tiempo bien gastado.
Nos advierten a todos que tengan cuidado de reducir, incluso inconscientemente, nuestra comprensión
De quién eres y de lo que eres como diáconos. Usted no es simplemente un
Ayudante o ayudante, no un funcionario, no un apéndice ceremonial o un maestro de
Ceremonias Y ciertamente no lo mejor para hacer el trabajo que un sacerdote
De lo contrario.
Toda la eternidad, Dios no estaba solitario, porque Dios es una comunión perfecta de las personas, viviendo en una eterna comunión de amor, una danza de amor, como los Padres de la Iglesia se refirieron a ella. Lo que he estado describiendo es la alegría que viene Con saber quiénes somos tan afamados a los ojos de Dios, en el plan de Dios y en relación con Dios mismo. Podríamos llamarlo una alegría en el aspecto sobrenatural de la vida familiar. Pero como muchos de ustedes aquí saben muy bien, por su propia experiencia, también hay un aspecto natural de la vida familiar que puede ser una fuente de gran alegría. Nuestras relaciones familiares, cuando las cuidamos, las entendemos y las protegemos, están realmente entre las experiencias más satisfactorias que podemos experimentar en nuestras vidas en la tierra. Esa alegría, dice el Santo Padre, tiene sus orígenes en la relación matrimonial. : “Pocas alegrías humanas son tan profundas y emocionantes como las experimentadas por dos personas que se aman y han logrado algo como resultado de un gran esfuerzo compartido”. (130) En otra parte de la carta, reflexiona sobre el hecho de que St. Thomas Aquinas, uno de los más grandes teólogos de la historia de la Iglesia, escribió sobre el matrimonio como “la mayor forma de amistad” (123). Pero la alegría de las relaciones matrimoniales crece naturalmente y fluye hacia fuera, más allá de la pareja. Como muchos de ustedes saben, los niños pueden ser una parte importante de ese crecimiento hacia fuera. El “amor”, nos dice el Papa Francisco, “da la vida” (165). No necesito explicar a aquellos de ustedes que son padres el tipo de alegría que los niños, el fruto del amor entre ustedes y su cónyuge, pueden traer a una familia, incluso cuando vienen en medio de circunstancias difíciles. Y luego más allá de los niños , E incluso en los casos en que los niños no son parte del matrimonio, otras relaciones familiares traen experiencias adicionales de alegría. El Papa, por ejemplo, insiste en la importancia continua del lugar de los ancianos dentro del marco familiar. También podríamos hablar de primos y parientes. En todas estas relaciones, experimentamos, de diferentes maneras, el amor que es parte de la vida familiar. Ciertamente es un amor que debe ser nutrido y protegido ya veces, porque ninguno de nosotros es perfecto, también debe ser reparado y sanado. El hablar de esta alegría no significa pretender que las mismas relaciones no son también marcadas a veces por los dolores, las frustraciones, los dolores y las decepciones. El Santo Padre claramente deja claro que también es consciente de esto. De hecho, uno de los regalos que el Papa Francisco nos ha dado es su aliento a reconocerlos abiertamente los dolores y dificultades que las familias experimentan, y responder a él con mayor compasión y misericordia. A lo largo de su carta, De la presencia de la vida familiar en las páginas de la Sagrada Escritura, el Santo Padre señala que incluso en estos relatos bíblicos esta clara “verdad amarga” sobre la vida familiar es clara (19). Más adelante insiste en que las doctrinas e ideales de la Iglesia relacionados con la familia deben Nunca llegaron a ser “piedras muertas para ser lanzadas a otros” (49). Su preocupación y capacidad pastoral para los débiles, los desanimados, incluso para aquellos que, según él, “que han hecho naufragar sus vidas” (197), debe ser un ejemplo para todos nosotros involucrados en el ministerio pastoral. Sin embargo, el Santo Padre escribe: “El gozo marital puede ser experimentado incluso en medio del dolor; Implica aceptar que el matrimonio es una mezcla inevitable de goce y de lucha, de tensiones y de reposo, de dolor y alivio, de satisfacciones y anhelos, de molestias y de placeres. “(A propósito, para lo que vale, lo mismo se puede decir de la vida de Sacerdotes y obispos!) Aquí me gustaría señalar que Amoris Laetitia ofrece una gran cantidad de ideas y orientación para las parejas casadas y cualquiera que sea parte de una familia (es decir, todos nosotros). A este respecto, los capítulos cuatro y cinco del documento son especialmente ricos y pertinentes. Son el corazón de la carta, la parte más original de ella, y la parte más claramente marcada por la personalidad distintiva del Papa Francis y el estilo de enseñanza. Sugiero que todas las parejas casadas, aunque no lean ninguna otra parte de la carta, deberían leer esos dos capítulos. Tal vez eso es algo que se podría considerar pasar a las personas que sirven en su predicación, enseñanza, preparación del matrimonio, consejería pastoral, y el resto. Está ahí, por ejemplo, que el Papa ofrece una reflexión extendida sobre el himno maravilloso de San Pablo Amor en el capítulo trece de su Primera Carta a los Corintios. Usted conoce el pasaje, en el que San Pablo ofrece una descripción de la letanía: “El amor es paciente, el amor es bondadoso; El amor no es celoso y jactancioso, no es arrogante o grosero … “Y en él va. Es una opción apropiada para la reflexión en la carta, por supuesto, porque aparece tan a menudo en la liturgia matrimonial. De hecho, 1 Corintios13 fue probablemente la primera lectura en muchas de sus propias bodas. 7Capítulo cuatro de Amoris Laetitia presenta una extensa reflexión del Papa Francisco en este pasaje, descomponiéndola y explorando la riqueza de cada pharrasar. ¿Qué significan estas frases que describen el amor que estamos llamados en nuestras familias? ¿Por qué son importantes? ¿Qué aspecto tienen en la vida real? Aquí no encontramos tanto maestros que presenten doctrina o teología -aunque hay algo de eso-, sino más bien sabios y santos párrocos que ofrecen profundas ideas y guía valiosa. No puedo imaginar los beneficios que se derivarían de la experiencia de un matrimonio que se une a través de esa parte de la carta un poco cada noche.Joy en la justicia en el mundoHay un aspecto todavía más de la alegría del amor que se hace evidente en el Santo Padre Apostólica y que tiene todo que ver con la vida y el ministerio de diáconos permanentes. La alegría del amor se extiende más allá de la vida familiar, más allá, hacia la comunidad y el mundo en el que se encuentra cada familia. Como dice el Papa Francismakes, la alegría del amor es una alegría en la justicia en el mundo, la alegría en las relaciones que la familia tiene con el resto de la sociedad. Puede ser tentador, viviendo como cristianos en el mundo, desarrollar una especie de bunkermentality. Hay, después de todo, mucho de nuestra cultura que amenaza nuestra fe. El entretenimiento que se derrama de tantas pantallas de cine y estaciones de radio, material venenoso que nunca es más que unos pocos clics en la Internet, el consumismo que nos llama A los centros comerciales, el individualismo que se atreve a mirar hacia fuera solamente para nosotros mismos y nuestra propia seguridad mientras que ignoramos a los whoare más necesitados alrededor de nosotros. Ese no es el cuadro completo de nuestra sociedad, pero no hay duda de que es parte de ella. Y todo nos invita a dar la espalda a Dios y al modo de vida que Dios nos llama a dirigir. El Papa Francisco quiere que sepamos que la respuesta cristiana a eso no es ocultar nuestros aspectos de todo. No es permanecer alejado de todo, dejar que el mundo “vaya al infierno” mientras mantenemos una zona pura, sin contacto alrededor de nosotros, criando a nuestros niños en una burbuja sagrada, desconfiados de quien piensa diferente a nosotros, y simplemente Diciendo nuestros pulverizadores. Para las familias cristianas, el Santo Padre escribe, tener y criar a los hijos “no son las únicas maneras de experimentar la fecundidad del amor. Incluso las familias grandes son llamados a dejar su huella en la sociedad, encontrando otras expresiones de fecundidad que de algún modo prolongan el amor que las sostiene …. Las familias no deben verse a sí mismas como un refugio de la sociedad, sino que salen de sus hogares en un espíritu de solidaridad con los demás …. Las parejas casadas deben tener una conciencia clara de sus obligaciones sociales. “(181) Pregúntese por un momento si desea aprender del Papa el secreto de una vida familiar feliz. ¿Estarías interesado? Sospecho que lo harías. Bueno, en el artículo 183 de Amoris Laetitia, el Santo Padre dice claramente: “Aquí está el secreto para una familia feliz”. Eso debería animarnos. ¿A qué se refiere este sabio y santo santo como el secreto de una familia feliz? El pasaje vale la pena citar a un tiempo: Una pareja casada que experimenta el poder del amor sabe que este amor se llama para atar las heridas de los marginados, para fomentar una cultura de encuentro y para luchar por la justicia. Dios ha dado a la familia el trabajo de “domesticar” el mundo y ayudar a cada persona a ver a sus semejantes como hermanos y hermanas …. Por su parte, las familias abiertas y solidarias encuentran un lugar para los pobres y construyen amistades con los menos afortunados que ellos mismos. En sus esfuerzos por vivir según el Evangelio, están conscientes de las palabras de Jesús: “Como lo hicisteis a uno de los más pequeños de mis hermanos, me lo hicisteis” (Mt 25, 40). De una manera muy real, sus vidas expresan lo que se nos pide a todos: “Cuando usted da una cena o un banquete, no invitar a sus amigos o sus hermanos o sus parientes o vecinos ricos, a fin de que también le invitan a cambio, y yoube ser reembolsado . Pero cuando hagas una fiesta, invita a los pobres, a los mutilados, a los cojos, a los ciegos, y seréis bendecidos “(Lc 14, 12-14). ¡Usted será bendecido! Aquí está el secreto de una familia feliz. El Papa deja claro que además de ser la clave de una vida familiar feliz, esta obra de fomentar una cultura de encuentro y lucha por la justicia es también esencial para la vida moral católica. Tan central, de hecho, que la forma en que respondemos a este llamado puede afectar su preparación espiritual para recibir la Eucaristía misma. El Papa Francisco escribe: “No debemos olvidar que” el misticismo del sacramento tiene un carácter social “(el Santo Padre cita al Papa Benedicto XVI). Cuando los que lo reciben hacen la vista gorda a los pobres y sufren, o aceptan diversas formas de división, desprecio y desigualdad, la Eucaristía es recibida indignamente. Por otra parte, las familias que están bien dispuestas y reciben regularmente la Eucaristía, refuerzan su deseo de fraternidad, su conciencia social y su compromiso con los necesitados. (186) 9Algunos de nosotros a veces se apresuran a citar pecados que hacen que una persona espiritualmente no pueda recibir la Comunión. A menudo oímos lo mencionado Francisco nos recuerda que también deberíamos incluir en tal lista pecados como ignorar a los pobres y estar satisfechos con las desigualdades económicas que nos rodean. Algunas personas tienen la impresión de que Este fuerte énfasis en nuestro llamado a promover la justicia en el mundo es nuevo para el Papa Francisco. Y aunque tiene su propia forma distinta y convincente de expresarlo, pensar que es nuevo no podría estar más alejado de la verdad. Por el contrario, ha sido un aspecto crucial y desafiante de la enseñanza y el ministerio de una sucesión de grandes papas: Benedicto XVI, San Juan Pablo II, el Beato Pablo VI, San Juan XXIII. Y todo esto sólo está expresando y construyendo sobre la larga tradición de la enseñanza social católica.CONCLUSIÓNUna cosa que espero es clara aquí es que la alegría del amor es rica y multifacética. Surge en muchas direcciones. He estado tratando de señalar tres de estas direcciones para su reflexión: la alegría del amor es alegría en Jesucristo, alegría en la vida familiar y alegría en la justicia en el mundo. Como probablemente también ha sido claro, estos diferentes aspectos se superponen entre sí de muchas maneras; Están interrelacionados. Eso es porque cada uno de ellos está envuelto en el Evangelio, la Buena Nueva de Dios para la raza humana. Ese Evangelio está encarnado en Jesucristo mismo, a quien el Papa Francisco nos dice “está en el corazón de tantas historias de amor” (59). Y continúa proclamándose y encarnado en el mundo a través de la Iglesia, que el Santo Padre llama “una familia de familias” (87). En su carta, el Papa Francisco expresa su “deseo de invocar el fuego del Espíritu sobre todas las familias del mundo “(AL 59). Esa es una potente oración, y una que tiene el potencial de dar frutos maravillosos para nuestro mundo, si solamente nosotros y las familias del mundo estamos abiertos a este don divino. Quisiera concluir ofreciendo mi propia oración, invocando el fuego del Espíritu Santo sobre ustedes, sus familias y el ministerio que ustedes hacen. Venga, Espíritu Santo, ilumine los corazones de cada diácono en nuestra Iglesia, de todas sus esposas, Y de cada persona que compone cada una de sus familias. Ven, Santo Espíritu, sobre todos nosotros. Ayúdanos a conocer, a abrazar, a vivir, a regocijarnos ya compartir el gozo del amor. Amén.

Once nuevos diáconos en Dubuque, Estados Unidos

Once hombres han sido ordenados diáconos permanentes el 15 de julio en la iglesia de St. Elizabeth Ann Seton en Hiawatha después de cuatro años y medio de formación.19989314_1697651220264105_6653747397955503138_n

El poder de la comunidad está aquí y pude sentir el Espíritu Santo trabajando a través de las oraciones,” dijo el diácono Mark Dolash después de ser ordenado al diaconado esta mañana. Fue uno de los 11 hombres que se convirtió en diáconos permanente hoy en St. Elizabeth Ann Seton Parish en Hiawatha. Familia, amigos, religiosos, sacerdotes y compañeros diáconos llenaron la iglesia para la ocasión. En su homilía, el arzobispo Jackels dijo que los diáconos deben ser los líderes de los servidores. ” ser elevado a ese rango sólo es fructífero cuando se trata de otros” dijo el arzobispo.

19961567_1697650856930808_4537221869292163728_n

 A continuación se muestra información sobre estos nuevos diáconos:

Stan Upah de St. Patrick Parish en Tama y su esposa, Charlotte, se casaron en 1980 y tienen tres hijos, incluyendo al padre Andy Upah, que fue ordenado sacerdote a principios de este año. Upah, de 57 años, trabaja por cuenta propia y trabaja en la industria agrícola. Actualmente funge como ministro de matrimonio, líder de grupo juvenil y educador religioso en su parroquia, entre otros papeles.

Como diácono, Upah espera “servir las necesidades de las personas que buscan a Dios en sus vidas y construir el cuerpo de Cristo a través del ministerio matrimonial y la educación de la juventud como vehículos para llevar a la gente a la santidad con un enfoque en la salvación de las almas a través de la Verdad de la Iglesia Católica “.

Scott Zogg de la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Hiawatha y su esposa, Mary, se casaron en 1986 y son padres de cuatro hijos. Zogg, de 54 años, es ingeniero de Rockwell Collins. Él está involucrado en el ministerio juvenil, RCIA, equipos de retiro y el consejo parroquial en St. Elizabeth Ann Seton, así como otros esfuerzos.

“Mi formación ha sido un regalo tremendo”, dijo. “Estoy deseando ver donde Dios me llevará a usar esa formación en su servicio”.

Daniel O’Brien de la Parroquia de San Benedicto en Decorah y su esposa, Kim, se casaron en 1977 y tienen tres hijos. El natural de Cresco, de 60 años de edad, trabaja por cuenta propia en la industria de la construcción. En su parroquia, O’Brien es un profesor de formación de fe, miembro del consejo pastoral y parte del equipo de retiro, entre otras actividades. También participa en Hábitat para la Humanidad como voluntario y miembro del consejo anterior.

“Como diácono, oro para que pueda abrazar el espíritu de Cristo en el servicio gozoso de los demás, todos para la gloria de Dios”, dijo.

Robert F. Pailthorpe de la parroquia de la Inmaculada Concepción en Van Horne y su esposa, Diane Lynn, se casaron en 1991 y tienen tres hijos. En 2001, Pailthorpe se retiró de la Armada de los Estados Unidos donde trabajó como periodista. Actualmente es instructor de seguridad en la Administración de Seguridad del Transporte (Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos). Pailthorpe sirve a su parroquia como ministro eucarístico, lector y catequista y vicepresidente del consejo parroquial.

Pailthorpe, de 54 años, espera “predicar el Evangelio del amor de Dios y construir un mayor sentido de comunidad dentro del grupo de la Reina de los Santos”.

Matthew Miller de la parroquia de St. Mary en Greene y su esposa, Monica, se han casado desde 2002 y tienen cinco hijos. Miller, de 40 años, es un agricultor de maíz orgánico certificado, soya y avena y miembro de la Asociación Internacional de Inspectores Orgánicos.

Miller es un ministro eucarístico, lector y catequista en su parroquia y es activo en los Caballeros de Colón. Como inspiración para su ministerio como diácono, Miller aludió a Juan 3:30.

“Debe aumentar; Debo disminuir “para la edificación del reino de Dios”, dijo Miller.   

Travis J. El rey de St. Columbkille y St. Joseph the Worker parroquias en Dubuque ha estado casado con su esposa, Melissa, desde 2006. La pareja tiene cuatro hijos. Nacido en Mason City y criado en Dougherty, King es director de la Oficina de Gestión de Clientes en Prudential Retirement.

King, de 36 años, sirve como ministro eucarístico y es miembro de la Conferencia de San Vicente de Paúl en sus parroquias, sirve comidas en la misión de Dubuque y es Caballero de Colón.

El Rey espera “demostrar el amor de Dios a los demás a través de la liturgia, la palabra y la caridad, y llevar muchas almas al cielo”.

Chris E. Evans de la Parroquia de los Santos Sacramentos en Waterloo ha estado casada con su esposa, Carrie, desde 1995, y la pareja tiene cinco hijos. Evans, de 45 años, trabaja en Covenant Medical Center. En su parroquia, Evans es un ministro eucarístico, cantor y miembro del equipo de TEC, entre otras actividades. También está involucrado en los Cachorros y Boy Scouts, los Caballeros de Colón y entrenando para deportes juveniles.

“Creo que estoy más ansioso por discernir el rostro de Dios en aquellos que tengo la oportunidad de servir como parte de esta vocación”, dijo.

Como diácono, Evans dijo que “realmente estará prestando atención a las necesidades de la iglesia en Waterloo y las necesidades de la comunidad” para sus primeros años en el ministerio.

Mark Dolash de St. Henry Parish en Marshalltown y su esposa, Shelby, se casaron en 1980 y tienen cuatro hijos. Dolash, de 59 años, es un empleado del Departamento de Transporte de Iowa. Es activo en su parroquia como lector, ministro eucarístico y Caballero de Colón. También está involucrado con la Liga Pequeña, los primeros respondedores, su departamento de bomberos local y la Liga Izaak Walton.

Como diácono, Dolash busca “representar a la iglesia de tal manera que todos querrían ser parte de ella”.

Thomas Blomme, de la parroquia de St. James en Forest City (parte del grupo de los Arcángeles) ha estado casado con su esposa, Julie, desde 1990. Son los padres de dos niños. Blomme es jubilado después de pasar 39 años trabajando en educación en la Escuela Primaria Forest City.

Blomme es miembro del equipo de asesoramiento del ministerio juvenil en su parroquia y también sirve como ministro eucarístico y Caballero de Colón. En su comunidad, es co-coordinador de la caminata local de Hunter, un evento de caridad nacional que recauda dinero para combatir el hambre. También es miembro de la junta directiva de su YMCA local y de la junta de la Sociedad Histórica del Condado de Winnebago.

“Estoy muy deseoso de servir a los pobres espiritual, emocional y físicamente de la humanidad de Dios”, dijo Blomme.

Charles J. Bernhard de la parroquia de Santa Cecilia en Ames ha estado casado con su esposa, Adriana, desde 1999. La pareja tiene cuatro hijos. Bernhard trabaja actualmente en el Departamento de Transporte de Iowa. En su parroquia, participa en los ministerios de la Legión de María y de la Noche de la Fecha. En su comunidad, también está activo en Beloit Residential Care.

Como diácono, Bernhard, de 48 años, espera “compartir el amor y la misericordia de Dios (y) ministrar a los pobres”.

Michal Schemmel de la Inmaculada Concepción en Sumner ha estado casado con su esposa, Holly, desde 1987. La pareja tiene tres hijos. Actualmente trabaja en Mercy Hospital en Oelwein como capellán del personal.

En su parroquia, actualmente sirve como ministro eucarístico, lector y acólito. En el pasado, ha servido como profesor de educación religiosa y en varios comités parroquiales. Él es un Gran Hermano de la YMCA y en el Comité de Recaudación de Fondos del Proyecto.

“Siento que mi papel como diácono será mejor servido asistiendo a varios clusters y grupos parroquiales en el ministerio”, dijo Schemmel. “También me siento llamado al ministerio de los enfermos y de la casa. Jesús define el papel del diácono como alguien que sirve a otros con amor y compasión. ¿Qué mejor papel podemos tener que uno que moldee nuestras vidas hacia Jesús? “thewitnessonlin

Libro de Javier Villalba sobre el diaconado

DIACONADO PERMANENTE, SIGNOS DE UNA IGLESIA SERVIDORA

Este libro destaca la dimensión samaritana y servicial que corresponde al diaconado, y en particular al perm9788428553414anente y nos ayuda a comprender mejor quiénes son los diáconos permanentes, a quién representan y cuál es su misión en medio del mundo y en nombre de la Iglesia. Los diáconos desarrollan tareas de evangelización, liturgia (administran el Bautismo y el Matrimonio y presiden las exequias) y específicamente labores dentro de la Pastoral social y caritativa. El autor analiza todos estos aspectos desde su propia experiencia personal e integra la «doble sacramentalidad» por estar casado, y al mismo tiempo, la vida familiar y profesional.

Javier 16730409_10155110603622904_7593763059177816170_n (2) - copiaVillalba Nogales fue ordenado diácono hace siete años. Está casado y es padre de cuatro hijos. Medico de profesión y especialidad pediatría, ejerce su ministerio en al parroquia de la Santísima Trinidad de Collado Villalba, Madrid.

 

 

Para adquirir el libro

El recientemente nombrado obispo de Cleveland saluda a sus diáconos

El nuevo obispo designado de Cleveland, Nelson J. Pérez tomó un momento ayer, horas después de ser nombrado obispo de la diócesis, para enviar un correo electrónico a los diáconos:

Mensaje a Diáconos:

Queridos hermanos Diáconos,

Mientras me preparo para venir a la Diócesis de Cleveland como su nuevo obispo, quise aprovechar esta oportunidad para escribirle directamente. A lo largo de mis veintiocho años como sacerdote, incluyendo los últimos cinco como obispo auxiliar en Rockville Centre, he sido bendecido y apoyado por la presencia de diáconos a mi alrededor. Ya sea en el trabajo parroquial o diocesano, los diáconos siempre han estado allí para mí. Sepan que aprecio profundamente su ministerio en la Iglesia y el gran regalo que ustedes son a aquellos a los que han sido enviados a servir.DRVC_+Perez_Missionary_Disciples_1st_Grad_EdCasey_062017-18

Espero ansiosamente la oportunidad de conocerle y compartir con usted la alegría de servir a la gente de la Diócesis de Cleveland como oficialmente llego el 5 de septiembre.

El año pasado, durante su Misa de Jubileo para Diáconos, el Papa Francisco tuvo esto que decir que comparto con ustedes hoy:

Queridos diáconos, esta es una gracia que pueden implorar diariamente en la oración. Usted puede ofrecer al Señor su trabajo, sus pequeños inconvenientes, su cansancio y sus esperanzas en una auténtica oración que trae su vida al Señor y al Señor a su vida. Cuando sirves en la mesa de la Eucaristía, allí encontrarás la presencia de Jesús, que se da a ti para que puedas entregarte a otros.

De esta manera, disponible en la vida, manso de corazón y en constante diálogo con Jesús, no temerás ser siervos de Cristo, y encontrar y acariciar la carne del Señor en los pobres de nuestro tiempo.

Por favor, tengan la seguridad de mis oraciones por ustedes, sus esposas e hijos, y aquellos a quienes sirven fielmente y les pido que oren por mí.

En Cristo,

Obispo Nelson J. Perez

 

Diacono Greg Kandra

 

En la cárcel hacía brujería, un día le impusieron las manos y «¡bam!»: pronto será ordenado diácono

Kevin pasó de la prisión federal a ser próximamente ordenado diácono permanente

36978_kevin_paso_de_la_prision_federal_a_ser_proximamente_ordenado_diacono_permanente

Nadie apostaba por él. Era considerado un desecho de la sociedad que merecía estar encerrado. Sin embargo, Dios da segundas oportunidades y el ciento por uno a todo aquel que le abre la puerta. Esa es al menos la experiencia de Kevin Stadhher, de Ohio (EEUU), que pasó de la cárcel y una vida llena de delincuencia a estar felizmente casado, ser padre de seis hijos y estar a punto de ser ordenado diácono permanente.

Kevin era un adolescente problemático y peligroso fichado por la Policía. Había estado varias veces en un correccional por tráfico de droga, también por robos y episodios de violencia. Pero a los 19 años dio un paso más e intentó robar un banco. No lo consiguió y fue detenido.

Esta vez el delito era más serio y fue enviado a una prisión federal. 44 meses, casi cuatro años, pasó en la cárcel.  Pero en ese tiempo ocurrieron en su vida muchos acontecimientos que le hicieron pasar de la oscuridad más absoluta a una sanación espiritual que dejó boquiabiertos al resto de presos.

Su odio a Dios desde niño
Tal y como cuenta Catholic Digest, Kevin acumulaba desde niño mucha rabia por una serie de acontecimientos en su vida que no entendía y que le hicieron juzgar gravemente a Dios.“A los siete años pensaba, ¿por qué Dios permite que me pase esto a mí? ¿Qué pasa conmigo? Siempre había pensado que Dios tenía un propósito especial para mi vida, pero entonces pesaba que tal vez el plan de Dios no era algo bueno, sino malo”.

Así que para vengarse de Dios, hizo una lista con cosas malas y pecados. “Voy a hacer todas estas cosas porque me hiciste esto, Dios”, decía de niño. Con el tiempo, había prácticamente cumplido todo lo que aparecía en aquella lista.

Utilizar la brujería para contrarrestar las oraciones
Estos sentimientos de frustración y odio los seguía manteniendo en prisión. Sus padres, que eran creyentes, le dijeron que rezaban por él al igual que otras personas cercanas a su familia. Sin embargo, él quería “protegerse” de aquellas oraciones de ese Dios al que odiaba por lo que buscó en la biblioteca de la cárcel un libro de brujería que le decía cómo tenía que hacer para que esas oraciones no tuvieran efecto.

Y además, lo hacía en la capilla. “Un día estaba de camino allí para realizar el ritual de oración de bloqueo cuando vi un grupo de presos en la capilla”, recuerda. Entonces uno de ellos le preguntó si podían rezar por él. Kevin relata que la mayoría de ellos eran evangélicos pero había uno que era católico y tras esta petición pensó que podrían hacer lo que quisieran porque él con su brujería anularía sus oraciones.

La imposición de manos y el Espíritu Santo
Pero el preso católico se acercó –cuenta Kevin- “puso sus manos sobre mí y comenzó a orar por mí”. Entonces pasó algo increíble. Tras la imposición demanos, “¡bam!”, inesperadamente Kevin Stadhher cayó al suelo.

“El Espíritu Santo vino sobre mí. En ese momento, sentí que Dios me hablaba interiormente. Él me dijo: ‘esta no es tu  vida, esta no es la que vida que tengo para ti’. Cambié así como así. Siempre me comparo con Pablo en el camino a Damasco y su persecución a los cristianos. Yo estaba literalmente en camino para hacer algo contra Dios”, asegura.

Será ordenado diácono en octubre
Dios le daba una oportunidad para vivir de verdad y lo aprovechó. En 2001, tras 44 meses preso salió en libertad, se sacó un título de contabilidad y se casó con la que hoy es su mujer. Es padre ya de seis hijos y fue tan tocado por Dios que en 2009 ingresó en el programa de diaconado. Será ordenado diácono permanente el 28 de octubre de 2017 en la fiesta de San Judas Tadeo, patrón de las causas perdidas.

Su apostolado en la prisión
Pero durante todos estos años, Kevin no sólo ha cuidado de su familia y se ha preparado para ser diácono. Él no ha olvidado de dónde viene y la necesidad que allí hay de Dios, por lo que ha sido voluntario en un centro correccional de menores, como por los que él pasó, para adolescentes que han cometido delitos graves.

Allí ha ayudado a muchos jóvenes, que se han visto muy reflejados en él y han podido ver que se puede cambiar de vida.

“Los adolescentes que veo, me dicen que les marca verme y escuchar mi historia porque ellos hay personas que les van a hablar, pero ninguna de ellas ha pasado por lo que ellos“,explica. “Visitarles me ayuda a manejar mi pasado. De que pasé por ahí por algo, que había un propósito”, sentencia.

Por J. Lozano en religionenlibertad

Ordenados cuatro diáconos en la catedral de la diócesis de Coria-Cáceres

Este domingo 9 de julio de 2017 a las 19 horas en la Catedral de Coria tuvo lugar la ordenación de cuatro diáconos: Juan Sáinz de los Terreros Aguirre de Cárcer (Coria), Joaquín Vila Ramos (Cáceres), José Luis Fernández Martín (Aldehuela de Jerte) y José Luis Suela Gil (de Cor Iesu, residente en Casares de Hurdes). En la celebración estuvieron acompañados por los párrocos de sus localidades, así como numerosos sacerdotes y fieles de nuestra diócesis y también de las diócesis vecinas de Plasencia,  Mérida-Badajoz y Toledo. La nota musical la puso el Coro de la Renovación Carismática de Coria.coria

En su homilía, el obispo de Coria-Cáceres explicado qué es ser diácono: una institución que está desde el principio de la Iglesia, con “aquellos siete varones justos que ayudaban a los presbíteros en la palabra, la liturgia, la administración y sobre todo en el servicio a los más pobres”. E hizo hincapié en dos términos: la Palabra y los pobres.

El diácono está llamado a prestar su servicio en la proclamación de la Palabra de Dios, en la Comunión, principalmente a los enfermos, y en el servicio de la caridad, por eso entre sus tareas no podrá descuidar la organización y potenciación de las Cáritas, entre otras funciones. Puede, también, presidir y bendecir el sacramento del matrimonio y el bautismo.coria 2

Todo ello sin desatender su formación y sus obligaciones familiares, sobre todo, si las tuvieren, ya que el diácono permanente puede ser también un hombre casado. También sus respectivas esposas forman parte de esa vocación diaconal ya que deben dar su consentimiento. Por fidelidad a su esposa, aunque enviudase, el diácono permanente no se vuelve a casar.

El prelado explicó que de los cuatro uno, José Luis Suela Gil, además adquiría también el compromiso el celibato con vistas al sacerdocio, una condición no es la de un hombre que vive sin pasión y sin amor,  sino que vive su celibato con la “pasión por el Evangelio y Jesucristo que lleva a la santidad”.

Durante la celebración, D. Francisco Cerro impuso las manos a los cuatro para pedir el Espíritu Santo para los nuevos diáconos, quienes prometieron obediencia al obispo.

 

Además, todos los fieles se unen en oración invocando a los santos su intercesión, momento en el que los ordenandos se postraron en el suelo, como signo de humildad, pero elevando a Dios su corazón.coria 3

Ya con su nueva condición fueron revestidos por otros diáconos con la estola cruzada y la dalmática, ornamentos distintivos del Diaconado.

¿Qué es un diácono?

Durante siglos el diaconado quedó relegado exclusivamente como paso previo al sacerdocio. Sin embargo, el Vaticano II retomó la importancia del diaconado, restableciéndolo en la Iglesia Latina «como un grado propio y permanente de la jerarquía» (LG 29). Siguiendo también el Directorio del Diaconado Permanente de la Diócesis, “los diáconos, que se encuentran «en el grado inferior de la jerarquía, reciben la imposición de manos no en orden al sacerdocio, sino en orden al ministerio. Así, confortados con la gracia sacramental, en comunión con el Obispo y su presbiterio, sirven al Pueblo de Dios en el ministerio de la Liturgia, de la Palabra y de la Caridad» (LG 29)”.

Este ministerio constituye un enriquecimiento importante para la misión de la Iglesia. Por esta riqueza que el Diaconado aporta a la Iglesia, estamos de enhorabuena en la Diócesis de Coria-Cáceres.

diocesiscoriacaceres.org

Reparto de sacerdotes entre diócesis, potenciación del diácono permanente… Ante la escasez de clero, se buscan soluciones imaginativas.

Reparto de sacerdotes entre diócesis, potenciación del diácono permanente… Ante la escasez de clero, se buscan soluciones imaginativas

Hace unas semanas el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) apuntaba un dato preocupante. En nuestro país mueren más personas de las que nacen. Algo parecido ocurre con el clero. Desde hace ya varios años, fallecen más sacerdotes de los que se ordenan. Y los que ejercen actualmente el ministerio tienen una edad media de 65 años. En algunas diócesis como San Sebastián o Solsona superan incluso los 70. Los pronósticos más pesimistas auguran que en cinco años habrá diócesis que no podrán atender a los fieles por el envejecimiento de los sacerdotes. El relevo generacional tampoco está del todo garantizado. En las últimas dos décadas, la cifra de seminaristas mayores se ha mantenido con algunos altibajos. De los 1.997 aspirantes que había en el curso 1990-91 se ha pasado a 1.242 en 2016. Cada año se ordenan entre 120 y 150 nuevos sacerdotes.19756570_924307331040580_1921793772638701560_n.jpg

Lejos del pesimismo, los obispos llevan tiempo buscando una respuesta coordinada a esta necesidad. Con ese objetivo, han dedicado sus últimas Asambleas Plenarias a estudiar un informe sobre la redistribución del clero. «Existe un deseo de colaboración entre las diócesis, y por lo tanto, entre los obispos», asegura a ABC el director de la Comisión Episcopal del Clero, Juan Carlos Mateos González.

Acuciante en diócesis rurales

Para este sacerdote toledano, la escasez de presbíteros «no se puede generalizar». «Hay diócesis, quizás las más rurales, en las que este problema es más acuciante, pero también hay que recordar que son zonas más despobladas. En los núcleos urbanos, en cambio, no suele haber falta de atención pastoral», apunta. Entre las diócesis más afectadas por la falta de clero figuran algunas de Cataluña —como Solsona, Urgell o Vic— el País Vasco y Castilla y León.

Según los datos de la Conferencia Episcopal, en algunas diócesis como Lugo, Burgos o Barbastro el número de parroquias es sensiblemente superior al de sacerdotes. En otras, en cambio —como Madrid, Jaén o Valencia—hay más presbíteros que parroquias.

Para buscar una solución a estos desequilibrios, los obispos han puesto sobre la mesa una singular propuesta: que las diócesis que cuentan con más presbíteros cedan sus ministros a las que más los necesitan. «Si les preguntamos a los obispos, a todos les faltan sacerdotes, pero el tono del documento refleja una sana colaboración. Otra cosa es la práctica, porque hay que tener mucho tiento para buscar a aquellos sacerdotes que tengan el deseo de insertarse en una diócesis nueva, asumiendo el proyecto pastoral de esa zona», apunta el padre Mateos.

Algunas han sido pioneras en este sentido, como Sigüenza-Guadalajara que antaño cedió sacerdotes a Madrid o Sevilla. Ese camino ahora es seguido por Valencia y Toledo. En los últimos años solo la diócesis toledana «ha exportado» más de 170 sacerdotes, tanto a otras diócesis de España como al extranjero. «Hay que ir dando pasos porque funcionamos todavía con el concepto de las diócesis cuando a lo mejor tendríamos que trabajar en una clave más eclesial o más supradiocesana», afirma el director de la comisión.

La llegada de sacerdotes extranjeros es otra de las nuevas medidas puestas en marcha. En los últimos años, cerca de 1.500 presbíteros procedentes de otras latitudes se han incorporado a las parroquias españolas. Algunos llegan a nuestro país enviados por sus respectivas diócesis para estudiar en nuestras universidades o por petición de un obispo español. «Los prelados de ambas diócesis firman un convenio en el que se especifica la tarea que realizará el sacerdote y el plazo de tiempo que permanecerá en España. Es una realidad que va creciendo año tras año», apunta el padre Mateos.

500 diáconos permanentes

Sin embargo, la medida más novedosa son los diáconos permanentes. En su mayoría casados y con una profesión que se forman para poder realizar tareas tan importantes como administrar el bautismo, celebrar la Liturgia de la Palabra, las exequias o los matrimonios. En España ya hay más de 500, además de otros 80 que se encuentran en la etapa de formación.19429793_10211765546311565_4843109947143139905_n

Pese a que el sacerdocio se ha convertido en un vocación con plazas disponibles, el padre Mateos está convencido de que «la mirada más objetiva» tiene que ser la de la «esperanza». «Hay muchos jóvenes que todavía se entusiasman por el seguimiento del Señor».

Alfayomega.es

Vídeo: Luz de Cristo-Diaconado Permanente

Los diáconos a cargo de parroquias -administradores- en Pittsburgh

Diáconos que manejan tareas cotidianas en parroquias
Las parroquias con administradores diáconos tienen un informe positivo
Por BOB DE WITT
Corresponsal

El diácono Rick Tucek construyó una carrera de 30 años en el negocio antes de su ordenación hace seis años. Hoy en día utiliza su experiencia en finanzas y la fe para servir a la gente de la Parroquia de San Beda en el barrio de la brisa del punto de Pittsburgh.

Uno de los tres administradores diácono que trabajan en la Diócesis de Pittsburgh, Deacon Tucek asiste Padre Edward Bryce, ex pastor de toda la vida de San Beda, proporcionando dayto- día supervisión de las operaciones de la parroquia junto con el servicio del altar, incluyendo predicación.IMG_3382

“Nos comunicamos bien entre sí y que quiere mucho a trabajar conmigo para hacer de este éxito”, dijo Deacon Tucek, que comenzó su misión a finales de 2015 después de haber servido previamente como gerente de negocios. “Corro cosas por el padre de Bryce y obtener su consejo.”

Nacido y criado en las colinas al norte, Deacon Tucek obtuvo un título en administración de empresas de Robert  Morris University, con especialización en contabilidad. Se convirtió en un contador público certificado, trabajando por US Steel Corp., antes de abrir su propia práctica. Más tarde se desempeñó como gerente de parroquias diácono y de negocios.

En 2015, el obispo David Zubik anunció el nombramiento de administradores diácono en un esfuerzo por encontrar nuevas formas de proporcionar ministerio católico vibrante, con un menor número de sacerdotes disponibles.

“Mientras que todos tenemos que orar por las vocaciones sacerdotales y fomentar”, dijo el obispo Zubik en el momento, “esta es una manera nueva de ser la Iglesia vivo! en el suroeste de Pennsylvania “. 

Otros dos modelos de administrador diácono están en su lugar en las regiones más al norte y sur de la diócesis. En el condado de Lawrence, John Deacon Carran conduce Santiago Apóstol y el Cristo Rey parroquias, donde ya no es un sacerdote residente. Cuatro sacerdotes de la zona de New Castle se turnan para la celebración de la misa, y Deacon Carran sirve como administrador del diácono.

“Ha ido bien,” dijo Deacon Carran. “Tenemos una buena relación de trabajo con los sacerdotes y se mantienen al día con las necesidades sacramentales de las personas.”

Al sur, cinco parroquias en el condado de Greene son servidos por dos sacerdotes residentes y Deacon Tom Raymond. El horario de las misas tuvo que ser ajustada cuando un tercer sacerdote se retiró recientemente, pero siguen siendo 10 misas de fin de semana en los sitios de culto ocho que conforman las cinco parroquias.

Existen otros dos modelos de administradores de diáconos en las regiones del norte y el sur de la diócesis. En el condado de Lawrence, el diácono John Carran dirige las parroquias de Santiago Apóstol y Cristo Rey, donde ya no hay un sacerdote residente. Cuatro sacerdotes de la zona de New Castle se turnan para celebrar la misa, y el diácono Carran sirve como administrador de diáconos.
“Ha ido bien”, dijo el diácono Carran. “Tenemos una buena relación de trabajo con los sacerdotes y estamos a la altura de las necesidades sacramentales de la gente”.
Al sur, cinco parroquias en el condado de Greene son atendidas por dos sacerdotes residentes y el diácono Tom Raymond. El calendario de misas tuvo que ser ajustado cuando un tercer sacerdote se retiró recientemente, pero todavía hay 10 misas de fin de semana en ocho lugares de culto que forman las cinco parroquias.
“Muchos de nuestros feligreses comprenden la necesidad de reunirse”, dijo el diácono Raymond, “y los sacerdotes aprecian que he sido capaz de cuidar las operaciones diarias y administrar los edificios”.
Las responsabilidades de los administradores de diáconos incluyen la vida litúrgica, la catequesis, el ministerio social, la pastoral, las finanzas, los contratos, el personal, las instalaciones y los asuntos
Del derecho civil y canónico.
En St. Bede, el padre Bryce ha podido concentrarse en las necesidades sacramentales y pastorales de los feligreses, y todavía escribe peticiones de misa y artículos para el boletín de la parroquia.
-El diácono Tucek me ha relevado de unas pocas cargas -dijo el padre Bryce-. “Todo va bien.”
La parroquia de Pittsburgh fue fundada en 1922, con una escuela construida unos años más tarde. El diácono Tucek sirve como administrador de la escuela, supervisando el principal así como operaciones.Image_0
“Me siento honrado y humilde de ser su administrador de diáconos”, escribió el diácono Tucek a los feligreses cuando fue asignado. “Agradezco la confianza que el obispo Zubik ha depositado en mí para hacer este trabajo”.

Diácono Richard Tucek Pittsburghcatholic.

¿Por qué los sacerdotes (y los diáconos) usan estola?

Esta pequeña pieza de tela es uno de los ornamentos más importantes que llevan los clérigos ordenados

Una de las vestimentas más significativas que lleva un miembro del clero ordenado es una simple banda de tela llamada estola.

La Oficina vaticana para las Celebraciones Litúrgicas explica que “la estola es un elemento distintivo del atuendo de un ministro ordenado y siempre es usada en la celebración de los sacramentos y sacramentales. Es una tira de tela bordada, según la norma, cuyo color varía de acuerdo al tiempo litúrgico o al día del santoral”.istock_32591822_large

La palabra “estola” viene del latín stola, que significa “ornamento”. Era una antigua banda de tela romana, parecida a una bufanda, que se usaba para diferenciar a los miembros de la jerarquía imperial, de modo que su uso estaba restringido a individuos de una clase específica.

La palabra stola también se usa en la Vulgata latina en ciertas ocasiones. Por ejemplo, la encontramos en el siguiente pasaje de Lucas 15,22 relacionado con el ornamento que lleva el Hijo Pródigo: “dixit autem pater ad servos suos cito proferte stolam primam et induite illum et date anulum in manum eius et calciamenta in pedes” (“pero el padre dijo a sus servidores: ‘Traigan enseguida la mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies’”).

A veces se la vincula al “yugo de Cristo”, pero esa designación se asocia ahora a la casulla.

Actualmente, a la estola también se la denomina como la “estola de la inmortalidad”, según indica la siguiente oración:

Redde mihi, Domine, stolam immortalitatis, quam perdidi in praevaricatione primi parentis; et, quamvis indignus accedo ad tuum sacrum mysterium, merear tamen gaudium sempiternum

(Devuélveme, Señor, la estola de la inmortalidad, que perdí con la prevaricación del primer padre, y aun cuando me acerque, sin ser digno, a celebrar tus sagrados misterios, haz que merezca el gozo sempiterno).

Es una vestimenta que identifica a los miembros del clero ordenado y la llevan sacerdotes, diáconos y obispos.P

hilip Koloski   en Aleteia