¡LOS DIÁCONOS PERMANENTES SOLTEROS EXISTEN!

Muchos se sorprenden de la existencia de diáconos permanentes que no están casados y no es raro que pregunten ¿Y por qué no se meten a cura? Incluso encontrarnos con hombres que estando solteros piensen en hacerse diáconos para después poder casarse. Y

es cierto que eveten nuestra la Iglesia Católica Latina es usual relacionar al sacerdote con el soltero y al diácono con el casado, pero esta simplista relación existe fundamentalmente por el gran desconocimiento que existe a nivel jurídico de la jerarquía de la Iglesia.
En España existe alguna diócesis que sólo admiten como candidatos a diáconos a los casados, pero estas directrices no son las propuestas en los documentos aprobados por la Santa Sede.
El prohibir el acceso al diaconado permanente a un soltero en una diócesis en la que esté restaurado este ministerio, solo se entendería con el fin de que los solteros encaminen su vocación al sacerdocio, y esto podría interpretarse como si el que se abriese la puerta a los casados al Orden, no fuese otra que una forma de paliar la falta de vocaciones a presbíteros. Y aquí es donde cabría matizar que es un error entender el diaconado permanente como como un remedio a la escases de presbíteros, porque la razón por la que los padres conciliares reinstaurasen el ministerio del diaconado en su forma permanente no fue por la escasez de sacerdotes sino por un intento de renovación, de volver a las raíces de la Iglesia en la que lafigura del diácono con su instauración apostólica y la importancia en los primeros siglos que en boca de San Ignacio de Ántioquía , discípulo directo de San Pablo y San Juan dijese aquello de : ”Sin los diáconos no se puede hablar de Iglesia”(Carta a los cristianos de Tralles II).
No olvidemos que los reformadores protestantes unas de las razones de separación de la Iglesia Católica que alegaron fue el haber perdido la figura del diácono.diaconos madrid
Con el Concilio Vaticano II se apostó por una vuelta a los orígenes y a la división real de los tres ministerios de la jerarquía. Y es que esta es una vocación propia y distinta, como la que tuvo San Francisco de Asís que no quiso recibir el sacerdocio ministerial pero si el diaconado.
Por otro lado hay que matizar que el matrimonio no es incompatible con el orden sagrado, son matices juríddiaconos madriddicos que el mismo papa francisco en su manifestación de aprecio del celibato matizó: «la puerta está siempre abierta» al cambio. «El celibato no es un dogma», y es que sino cabría deducir que los sacerdotes católicos de rito oriental fuesen “de segunda categoría”, sabidos que en las iglesias orientales también tienen ascenso al sacerdocio ministerial los candidatos casados, que son amplia mayoría, aunque sí que es tradición que el episcopado se reserve únicamente a los célibes tanto en Oriente como en Occidente.
Los documentos de formación de diáconos distinguen claramente entre el aspirante a diácono soltero joven y el maduro: “Para adecuar la formación al perfil del candidato, se hace una distinción entre dos grupos de aspirantes, separando los jóvenes solteros por un lado, y los solteros maduros junto con los casados en otro. Para los primeros será conveniente la creación de un instituto particular en el que vivan en régimen de internado “permaneciendo al menos tres años en una residencia destinada a esa finalidad, a no ser que el Obispo diocesano por razones graves determine otra cosa” (Código de Derecho Canónico (1983) Canon 236); para los solteros maduros y los casados se organizará la formación de tal forma que sea compatible con sus deberes laborales ordinarios mediante clases nocturnas, fines dsolteroe semana, vacaciones etc.”
La llamada al diaconado es una vocación distinta y por eso hay que desterrar la idea de que todo soltero tiene que ir a sacerdote y los casados les dejamos que sean diáconos.
Cabe matizar que una vez recibido el sacramento del Orden ya no se tiene paso al del matrimonio, por eso todos los diáconos permanentes solteros, al igual que todos los sacerdotes hacen celibato. Y los casados, una vez ordenados, aunque enviuden o fuese reconocida una nulidad, no podrán casarse.
Son muchos los solteros que sienten la vocación a diácono permanente desde una profunda inmersión en el estado civil, muchas veces porque tienen un trabajo y no quieren dejarlo, porque viven con su madre o hermanos y prefieren seguir en una vida metida en el mundo, pero a la vez en el orden sagrado y porque claramente tienen una vocación a ser imagen de Cristo siervo.

Anuncios

Acerca de diaconofrancisco

Diácono de la Archidiócesis de Madrid.

Publicado el 5 febrero, 2015 en Formación diaconal. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. nelshon de jesus castañeda marin

    buenas tarde desde muy pequeño he sentido la vocación al Diaconado permanente pero no he encontrado eco en ninguna parte por eso me dirijo a ustedes para ver si me colaboran con este. Hice la solicitud en una diócesis y me rechazaron porque tengo una limitación física en la cual no veo por el ojo izquierdo y no escucho por el oído derecho me rechazaron que porque en la iglesia no tienen cabida lo limitados físicos esa fue la respuesta espero una respuesta positiva de vuesta .
    Atentamente; NELSHON DE JESUS CASTAÑEDA MARIN

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: