Archivo de la categoría: Menu principal

Cardenal Osoro: los diáconos «hacen creíble la Iglesia»

Los diáconos no están para resolver la escasez de sacerdotes, sino para acompañar a la gente que lo necesita: en la calle, con los enfermos, en los tanatorios, en las familias… Palabras del arzobispo de Madrid este viernes a los diáconos permanentes de la diócesis

«Camináis con vuestro propio ministerio», dijo el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, a «sus» diáconos. El viernes 17 de febrero se reunió con la comunidad diaconal de Madrid: diáconos ordenados y aspirantes al diaconado. Misa a las 20:30 en el seminario de Madrid, para dar gracias a Dios por el don recibido. Después, cena en familia: distendida, alegre, fraternal

Tanto en su homilía como en el coloquio posterior, el arzobispo insistió en que los diáconos «hacen creíble la Iglesia», porque están donde la gente lo necesita: en la calle, con los enfermos, en los tanatorios, en las familias. Son ejemplo de la Iglesia servidora, que sale a los caminos, que es imagen del amor de Cristo.img_2787-2

Recordó el cardenal Osoro que los diáconos son «manifestación de la sinodalidad de la Iglesia» y «casa de comunión». Y les recordó que están llamados al ministerio del servicio, nunca al del poder.

El prelado hizo hincapié en una realidad: los diáconos no están para resolver la escasez de sacerdotes, sino para encarnar ejemplos de caridad: «la Iglesia, sin los diáconos», dijo, «sin la caridad, no es la Iglesia de Cristo».img_2769

Asistieron al encuentro 25 de los 34 diáconos ordenados que hay en Madrid. A ellos se unieron unas 50 personas más, entre aspirantes al diaconado, esposas… Junto al cardenal Osoro, participaron en el encuentro el padre Juan Carlos Vera Gállego (Vicario episcopal de la Vicaría I y responsable del diaconado permanente en Madrid) y el padre Andrés Martínez Estaban (responsable de la formación continua de diáconos y aspirantes).

por Jaime Noguera, diácono    Publicado en alfayomega.es

El crucifijo perfecto para un diácono: el elegido por Santa Teresa de Calcuta, el de Schoenstatt

El diácono, como ministro del cáliz , comparte un vínculo especial con la Sangre del Redentor, y en ese vínculo, una cercanía al sufrimiento del cuerpo de Cristo. ¿Qué mejor cruz que la elegida por Santa Teresa de Calcuta, aquella que representa a María recogiendo en un cáliz la preciosa sangre derramada por su Hijos? No es muy fácil de ver, pero el retrato oficial de canonización de la Madre Teresa representa lo que se conoce como la “cruz de la unidad” entre las manos en su rosario.cruz-madre-teresa

La cruz de la unidad está vinculado al movimiento de Schoenstatt, ya que fue creado por la primera generación de seminaristas de Schoenstatt chilenos que estudiaron en Brasil y Suiza.

La cruz de la unidad representa a Jesús en una cruz baja, lo que permite a María para ser presionado contra él, mientras se recoge la sangre en un cáliz que está en el centro de la imagen.

De acuerdo con Schoenstatt, la cruz de la unidad fue hecha a mano por el P. Angel Vicente Cerro, cuando era seminarista. Fue terminada en 1960 y presentado en el Santuario en Bellavista, Santiago, Chile.

Su significado:

Monseñor Peter Wolf explica que “la Madre Teresa encontró [una réplica de] esta cruz en la tierra en la calle y no sabía nada de su historia. Ella descubrió de nuevo en su visita al Vaticano y vio que era la cruz pectoral del arzobispo [Francisco] Errázuriz [de Santiago, Chile], que era entonces el Secretario de la Congregación para la Vida Consagrada. Madre Teresa le dijo que esta cruz expresa mejor lo que ella y su comunidad quería hacer: Como María al pie de la Cruz de Cristo moribundo y para reunirse con él allí. El arzobispo, más tarde cardenal, y luego le dio cientos de copias de esta cruz de la unidad de sus hermanas “.

 

La imagen original se encuentra ahora en el Santuario de Schoenstatt en Stuttgart, Alemania.

Monseñor Peter Wteresacruz14olf explica que “la Madre Teresa encontró [una réplica de] esta cruz en la tierra en la calle y no sabía nada de su historia. Ella descubrió de nuevo en su visita al Vaticano y vio que era la cruz pectoral del arzobispo [Francisco] Errázuriz [de Santiago, Chile], que era entonces el Secretario de la Congregación para la Vida Consagrada. Madre Teresa le dijo que esta cruz expresa mejor lo que ella y su comunidad quería hacer: Como María al pie de la Cruz de Cristo moribundo y para reunirse con él allí. El arzobispo, más tarde cardenal, y luego le dio cientos de copias de esta cruz de la unidad de sus hermanas “.

El cardenal Errázuriz es un sacerdote de los Padres de Schoenstatt, sirviendo a partir de 1974 como superior general de la comunidad. En 1990, fue nombrado secretario de la Congregación del Vaticano para los religiosos. En 1998, fue nombrado arzobispo de Santiago, Chile, y se retiró en 2010.

De hecho, el cardenal Errázuriz mismo ha explicado cómo era posible que la Madre Teresa recibió copias de la cruz de la unidad de sus hermanas:

El recuerdo de la conversación con la madre Teresa de Calcuta de la cruz de la unidad permanece grabado perfectamente en mi memoria.B-22.jpg

(Cuando trabajé en Roma) asistió a la Congregación para los Institutos de Vicruz-shonstandiaconalda Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica para hablar de un nuevo Instituto de sacerdotes que fue fundador. Su centro estaría en Tijuana, México. Este sería su Kolkata (muchas personas de América Central y México acudieron a esta ciudad después de haber abandonado sus hogares y se vende todo lo que tenían que cruzar la frontera hacia los Estados Unidos. No tuvieron éxito y sucumbieron a la inmensa pobreza).

Cuando ella me saludó y vio mi cruz pectoral, que es una copia de la Cruz de la Unidad, levantó ligeramente la chaqueta que llevaba sobre su sari y me mostró una pequeña cruz de la unidad que siempre llevaba consigo. (Ella no dijo nada sobre el origen de la cruz que llevaba.) Y añadió: ‘. Aquí está la Madre de Dios, junto con los más pobres entre los pobres “

Como se despidió, me preguntó si podía conseguir 3.000 cruces porque ella quería que cada hermana de la caridad para tener su propia. Yo quería darles este regalo. He encontrado suficientes donantes y los compré en México. Los envié a ella “.

Origen

sagrario casa pobres.JPG

Sagrario de la Casa de los Pobres de Madrid

Humor

Resuelto el enigma del llamativo color rosa en la liturgia:

rosa

Fue culpa del diácono

“Nosotros les llamamos a este ministerio porque hemos sido testigos de su deseo de servir a los demás en el amor”. Doce diáconos permanentes y uno transitorio ordenados en la Arquidiócesis de Atlanta, Estados Unidos.

Doce hombres fueron ordenados al diaconado permanente en la Arquidiócesis de Atlanta, en la Catedral de Cristo Rey. Los nuevos diáconos son Christopher Andronaco, David Baker, William Brown, Bernardo Buzeta, Brian Campbell, Michael Chávez, Jerry Daly, William Donohue, Derek Gant, John Harvey, James Steven Thacker y John Timme.

Además, el seminarista Jorge Carranza fue ordenado como diácono transitorio. Está programado que será ordenado sacerdote en junio.2015-Diaonate-Ordination-Gallery-001

Los obispos Auxiliares Luis R. Zarama y David P. Talley y sacerdotes de la arquidiócesis concelebraron la misa.

Todos los diáconos respondieron a la llamada para servir, sin embargo, provienen de una variedad de situaciones. Todos menos uno son padres y abuelos y nacieron fuera de Georgia. Trabajan en  el mundo profesional, en los negocios, la educación, los seguros y la industria de las aerolíneas.

El arzobispo Wilton D. Gregory recordó a los candidatos a ser ordenados que el significado de la palabra diácono es “el que sirve.”

“El que tengamos una llamada, en seguida pensamos que se trata que alguien nos está llamando por teléfono”, dijo el arzobispo. “Cuando Dios llama, debemos responder. Su llamada es una invitación que siempre conduce a la vida ya la autorrealización “, dijo.

La iglesia en la Arquidiócesis de Atlanta llama a estos hombres a asumir el ministerio diaconal, dijo, y para compartir con los que buscan y merecen compasión.

“Nosotros les llamamos a este ministerio  porque hemos sido testigos de su deseo de servir a los demás en el amor”, dijo el arzobispo Gregory. “Sabemos que la mayoría de ustedes han puesto de manifiesto su generosidad de fe dentro de los círculos de amor que son sus familias personales.”

El sacramento del matrimonio ha llevado a estos hombres a un amor más profundo del Señor, trayendo una llamada adicional y título en la vida de la iglesia, dijo el arzobispo.

“A partir de hoy, se les llamará diácono, un ministro del Evangelio y la caridad del Señor”, dijo.

Con Cristo como patrón, estos nuevos diáconos van a bautizar, llevar la Eucaristía a muchos en los hospitales, hogares de ancianos u otros lugares de necesidad, consolar a los afligidos, preparar a las parejas para el matrimonio, y ayudar a todos a entender la palabra de Dios a través de sus homilías.

“En todas sus responsabilidades litúrgicas, recuerde que el Señor es el que debería ser más evidente en sus acciones, en lugar de a uno mismo”, dijo el arzobispo.2015-02-19-GB-Dozen-permanent-deacons-one-transitional-deacon-002-300x193

Tanto el arzobispo Gregory y el Rev. Sr. Carranza tienen una conexión con Mons. John Michael Hayes, de Chicago. Fue parroco de su infancia del arzobispo y en años posteriores fue el parroco de la parroquia del nuevo diácono transitorio.

Arzobispo Gregory observó con gran emoción este vínculo común en sus jornadas de formación:”Como recordará, al igual que yo, era un icono de generosidad,  dedicación y santidad sacerdotal de vida”, dijo el arzobispo.

Mons. Hayes dedicó su ministerio al servicio de la comunidad afro-americana en el Sur Side de Chicago, y más tarde a las comunidades hispanas.

“Esa herencia de santidad debe llenar su propio ministerio como esta primera vez como diácono para nosotros y entonces pronto se convierte en nuestro sacerdote”, dijo el Rev. Sr. Carranza.

Los familiares de los nuevos diáconos han viajado desde todo el país para estar en la ordenación. Los diáconos estaban sentados con sus familias al comienzo del rito, que incluye su promesa de obediencia, la letanía de súplica en la que los candidatos están postrados en oración, la propia ordenación y la oración de consagración, y la investidura con estola y la dalmática, la vestiduras del diácono.

Tras la investidura, el arzobispo ofreció el saludo de paz a los nuevos diáconos, un gesto repetido por todos los demás diáconos y sacerdotes.

“Bienvenido, siervo”, dijeron la mayoría de los compañeros diáconos al abrazar a sus nuevos hermanos.

“Él ha estado esperando esto durante mucho tiempo”, dijo Jack Andronaco, uno de los tres hijos del diácono Andronaco.

Su parroquia es la Catedral de Cristo Rey, y ha estado involucrado en los ministerios de San Vicente de Paul, preparación para el matrimonio, y la formación de monaguillos, entre otras cosas. Sus futuros ministerios serán la sensibilización sobre la trata de personas y el ministerio en el aeropuerto.

Las esposas de los diáconos participaron en la Misa como lectores y en la presentación de las ofrendas.

Wendy Daly, cuyo marido servirá en la Iglesia de San Gabriel en Fayetteville, dijo que ya se ha acostumbrado a la idea de compartirlo con los demás.

“Estoy muy orgullosa de él”, dijo. “Una de las mejores cosas para mí es que estamos más cerca como pareja. Hemos crecido tanto “.

El diácono Daly, un nativo de Louisiana, es rotundo: “Es un gran regalo que Dios me ha dado”, dijo. El diácono espera participar en los ministerios que sirven a los sin techo, en la educación religiosa, y en las misiones en el extranjero.

Para otros hombres teniendo en cuenta la formación diaconal, el diácono Daly ofreció aliento: “No tengáis miedo. Sólo entrar rectamente y el Espíritu Santo proveerá … un día y a la vez “, dijo.

El diácono Campbell servirá en la Iglesia de Santa Brígida en Johns Creek. Dijo que la Misa de ordenación era un “pedacito de cielo en la tierra.” Él y su esposa, Mary Pat, llegaron temprano y ella compartió su alegría de que Dios los había conducido en este hermoso viaje. Luego oró por él y le dijo a Dios que estaba dispuesta a compartirlo. “Me elevé el resto del día después de este encuentro”, dijo el diácono Campbell. “Mi familia de Nueva York y Chicago estaban abrumados por la belleza de la Misa.”

2015-Diaonate-Ordination-Gallery-002

Aunque ningún diácono influyó en su decisión de formación, si que se ve el ejemplo del diácono Tom Huff de Santa Brígida.

El diácono participará en el Catholic Relief Services Global Fellow formándose para servir a las zonas más necesitadas del mundo.

El diácono Campbell dijo que cada diácono cree que su situación es mejor y él no es diferente.

“Cada uno de estos hombres sirvieron de inspiración constante para mí cuando observaba cómo ya estaban sirviendo a sus parroquias y sacrificándose por el pueblo de Dios. Considero mis cinco años, con estos hombres y sus mujeres, uno de los más grandes bendiciones de mi vida “, dijo.

2015-Diaonate-Ordination-Gallery-005El diácono Buzeta servirá en su parroquia, la Iglesia de la Santa Cruz, de Atlanta.
El diácono Chávez, de la Iglesia de Santa Plunkett Oliver en Snellville, dijo que le era imposible encontrar las palabras para describir el día. Reunidos con sus seres queridos en una recepción en Kenny Salón después de la misa, el Diácono Chávez agradeció a toda su familia, con la excepción de un hermano, que no pudo asistir a la ordenación. “Es una bendición”, dijo. Su singladura al diaconado comenzó con una pregunta del entonces Mons. Talley.”¿Así que cuando vas a ser diácono?”, Preguntó.

2015-02-19-GB-Dozen-permanent-deacons-one-transitional-deacon-006

Chávez nunca había pensado en ser un diácono antes de ese encuentro.

El diácono Chávez tiene esperanza de participar activamente en el ministerio de discapacidadesy en el  ministerio de la cárcel, y quizá sobre todo, quiere apoyar y ayudar a los sacerdotes de la arquidiócesis.

“Es extremadamente importante. Necesitamos vocaciones al sacerdocio “, dijo. El diácono luego señaló a su joven nieto, Greg Koerner III, que estaba esperando pacientemente para charlar con su abuelo. Tiene 5 años de ed

2015-02-19-GB-Dozen-permanent-deacons-one-transitional-deacon-008ad, y dijo que quiere ser sacerdote.

Los diáconos se comprometen años para estudiar y formarse, mientras que en la formación. el diácono Dennis Dorner, director de la formación al diaconado permanente, señaló que este curso de 2015 fue el primero en la archidiócesis que pasó por el programa completamente reformado utilizandoel de  la Conferencia Estadounidense del Directorio Nacional de Obispos Católicos.

Las directrices nacionales, promulgadas por el arzobispo Gregory mientras que el presidente de la conferencia católica, describió cómo los obispos deben estar preparándo diáconos en América. Ese modelo se ha implementado en la Arquidiócesis de Atlanta.

“Estoy muy orgulloso de decir que estos hombres han hecho un trabajo espectacular”, dijo el diácono Dorner.2015-02-19-GB-Dozen-permanent-deacons-one-transitional-deacon-009

http://www.georgiabulletin.org/blog/news/2015/02/twelve-permanent-deacons-one-transitional-deacon-ordained-feb-7/

Ordenación: 31 nuevos diáconos para la arquidiócesis de Galveston-Houston, Texas , Estados Unidos.

Desde todos los ámbitos de la vida, 31 hombres comparten un vínculo común en la fe y la voluntad de servir a la Arquidiócesis. El 31 de enero, fueron ordenados como diáconos permanentes, en una ceremonia presidida por el cardenal Daniel DiNardo, junto con el obispo auxiliar George A. Sheltz y el arzobispo emérito Joseph A. Fiorenza. Esta ordenación supuso para cada uno, el final de los seis años de estudio riguroso y formación pastoral, y el comienzo de la vida consagrada en el Diaconado Permanente. La concatedral del Sagrado Corazón estaba al máximo de su capacidad, llena por las familias y los amigos de cada candidato. En la actualidad hay más de 400 diáconos permanentes que sirven en la Arquidiócesis, algunos trabtexasajando en las parroquias y escuelas, sirviendo como liturgistas, homilistas, catequistas, ministros y administradores, mientras que otros se comprometen a ministerios sociales como los servicios correccionales, los jóvenes, el ministerio del hospital, la capellanía del puerto y mucho más. Ellos ayudan a los obispos y sacerdotes en la celebración de la Eucaristía, asisten y bendicen los matrimonios, presiden bautismos, funerales y otras bendiciones especiales. Compatibilizan su ordenación con sus vidas “normales”, algunos como esposos, padres y siendo el sostén de la familia. “Lo que ha comenzado en el Bautismo, con ustedes hermanos, ha sido hoy – intensificado -y amplificado en la llamada de la Iglesia en el ministerio y oficio”, dijo el Cardenal DiNardo durante la homilía. “A partir de hoy disfrutaran, de hecho, en sentarse entre el pueblo de Dios. Se le llamará más a menudo para estar cerca del altar. Usted debe tomar esa responsabilidad personal y serio”. El cardenal DiNardo dijo que los diáconos serán llamados, no sólo a estar en el altar, sino por su formación y su permiso del obispo para predicar públicamente la Palabra de Dios “Ustedes están llamados personalmente – con la responsabilidad personal – a la caridad y la predicación”, dijo el cardenal DiNardo. “Desde el principio de la Iglesia, el diácono  siempre fue conocido como el protector público, que protegía a los que estaban en las periferias y se aseguraba de que fuesen atendidos personalmente por él. Hay que recordar que actualmente sigue siendo igual y debe ser una parte de su ministerio”.

La formación y preparación de los diáconos se lleva a cabo a travésArchdiocese_Galveston_Houston_Diaconate_Ordination_2015_web1 de los esfuerzos liderados por el diácono Gerald DuPont, director arquidiocesano para el Diaconado Permanente. Existen, antes de la ordenación, entrevistas con cada candidato y su esposa. Un sábado al mes durante los últimos seis años, se exigió a las esposas asistir durante todo el día a clases pastorales y espirituales con sus maridos. Todos los miércoles por la noche, los candidatos al diaconado asistieron a clases para la obtención de una licenciatura o diplomatura en teología. Por lo general, el candidato y su esposa ya son activos en la Iglesia antes de que reciba la llamada al diaconado. Después de cursos propedeuticos – que suelen incluir la teología básica y formación hacia el ministerio cristiano – y más profundización, el candidato se une al programa como aspirante. La parroquia patrocinadora y la Arquidiócesis se dividen los costos de la educación del aspirante.En caso de que su mujer decida seguir la formación académica, la parroquia y Arquidiócesis pagan sus costos también.

http://www.archgh.org/default.asp?id=500&hid=2432

Ordenaciones de diáconos en Honolulu, Hawai.

Esta es la primera ordenación de los diáconos permanentes de la diócesis desde febrero de 2007 cuando el programa fue suspendido en espera de la finalización1hawai de una auto-evaluación exhaustiva.

Estos hombres y sus mujeres comenzaron su camino de cinco años en enero de 2010. Se unen a otros 66 diáconos de los cuales 41 están sirviendo activamente en la diócesis.
El obispo Larry Silva ordenó a los últimos seis hombres esta mañana (31 de enero de 2015) en Honolulu (Isla de Oahu) en la Concatedral de Santa Teresa.2hawai
De manera tradicional de Hawai, los recién ordenadso fueron adornadas con collares de flores al salir de la Con-Catedral .
La Diócesis ahora prepara grupos que para ser ordenados en enero de 2018.Honolulu_Dcn-Class-7

El curso de Aspirantado está programado que comience en enero 2016.

Honolulu_Flower-Lei

(Agradecemos la información al diácono Greg Kandra)

http://www.catholichawaii.org/

http://www.hictv.com/2015/01/30/88/

Once hombres serán ordenados diáconos el próximo 17 de enero en la diócesis de Arlington, Virginia, Estados Unidos.

El próximo 17 de enero  el obispo Paul S. Loverde ordenará a 11 hombres al diaconado permanente en la Catedral de Santo Tomás Moro en Arlington.
Uno de los hombres, Ralph Goldsmith, será revestido como diácono por su hijo, el Padre Goldsmith, un sacerdote de la Diócesis de Richmond.
Estos hombres servirán la diócesis en tres formas principales: al proclamar la Palabra de Dios a los fieles, al servir en el altar y como ministros de los pobres, los solitarios, los enfermos y los afligidos.
El padre Tom Ferguson, vicario episcopal de la Formación de la Fe, que dirige el programa de formación comentó: “Nuestra diócesis seguramente será bendecida por el ministerio de estos hombres que, como los primeros diáconos, están llenos de Espíritu y de sabiduría.”
Desde que el obispo Loverde reinstaló el programa de formación diaconal hace diez años, 43 hombres han sido ordenados con lo que el número total de los diáconos permanentes incardinados en la diócesis es de 76.

La ordenación se llevará a cabo a las 11:00 am en la Catedral de St. Thomas More en Arlington, VA.

Rafael A. Goldsmith

A continuación se presenta una biografía de cada uno de los candidatos:

Robert E. Benyo, de 59 años, nació en Phoenixville, Pa., y es un feligrés de la iglesia de San Pedro, en Washington. Obtuvo una licenciatura en la agricultura de la Universidad de Penn State.

Él y su esposa, Emilia, se casaron en 1998. Tienen cinco hijos y seis nietos.

Especialista en el manejo del césped, Benyo comenzó una división de una importante empresa de servicio de la industria de campos deportivos. Fue co-fundador de Premier Campos deportivos, LLC, que se especializa en deportes de construcción y mantenimiento en campo en el norte de Virginia. También comenzó Césped Deportivo soluciones sintéticas que se especializa en la construcción de campo de atletismo sintética y mantenimiento.

Antes de unirse a Iglesia de San Pedro, Benyo desempeñó el cargo de presidente y miembro del consejo de la parroquia de San Juan Evangelista en Warrenton y como pasado fiel navegante de la Asamblea Caballeros de Colón de San Juan. En San Pedro, se ha desempeñado como director de educación religiosa y coordinador de monaguillso y entrenador. Actualmente es el coordinador de la parroquia a la junta directiva de la Escuela Católica Epifanía en Culpeper.

Fue durante varios años de dirección espiritual cuando Benyo vivió la llamada al diaconado permanente. Él dijo que está agradecido por su llamada a servir a la diócesis.

Robert R. Gillispie, de 48 años, nació en Lexington, Ky., y es un feligrés de San Juan el Apóstol Iglesia en Leesburg.

Obtuvo una licenciatura en ciencias políticas de la Universidad de Boston y una licenciatura en derecho de la Universidad George Washington en Washington.

Él y su esposa, Amy, se casaron en 1996 y tienen nueve hijos.

Gillispie es un socio de la firma de Clark, Gillispie, Parque, Magner y Dennis en Leesburg.

Se ha desempeñado como ministro extraordinario de la sagrada Comunión, lector, miembro del coro, catequista, líder retirada, Caballero de Colón y ayudante con el Rito de Iniciación Cristiana de Adultos programa.

Criado en una iglesia protestante, Gillispie sintió el llamado durante la universidad y les entregó sus primeros sermones en la iglesia de Cristo en Brookline Massachusetts. Tuvo la visión de su práctica de la ley sería un complemento a la predicación. Mientras vivía en Wichita, Kan., Experimentó una “experiencia de conversión profunda y llegó a comprender la realidad de la presencia real de Cristo en la Eucaristía.”

Después de mudarse a Arlington, completó el Rito de Iniciación Cristiana de Adultos y se reunió Diácono Samuel Taub, quien acredita por su interés en el diaconado permanente. “Fue testigo de Deacon Sam que me inspiró; … Su servicio a la iglesia comenzó con su servicio a su familia “, dijo Gillispie.

Rafael A. Goldsmith, de 65 años, nació en la Ciudad de Panamá, Panamá, y es un feligrés de la Iglesia de Todos los Santos en Manassas.

Obtuvo una licenciatura en matemáticas y psicología de la Universidad Chapman en Orange, Calif., Y una maestría en administración de la Universidad Estatal de Troy en Troy, Alabama.

Él y su esposa, Mary Alice, se casaron en 1971 y tienen cinco hijos, entre ellos el padre Joseph Goldsmith de la diócesis de Richmond. También tienen 15 nietos.

Antes de comenzar la universidad, Goldsmith viajó por un año con el grupo musical internacional Viva la Gente. Después de la universidad, sirvió en la Fuerza Aérea de Estados Unidos durante 20 años de trabajo en las observaciones meteorológicas y sistemas de comunicación / electrónica. Después de su retiro, él proporcionó las normas y sistemas de integración de la computadora para el gobierno. En 2002, comenzó su propia compañía de tecnología de la información, Servicios de Consultoría ADSSaT.

Goldsmith ha servido en Cursillos, el Rito de Iniciación Cristiana de Adultos, Llamados y talleres dotados, ministerios de música, educación religiosa, Encuentro Matrimonial, vida en el Espíritu seminarios y diversos grupos de oración.

Goldsmith dijo que pasó un verano en la escuela secundaria en un seminario franciscano discernir una vocación al sacerdocio, sino que encontró la vocación al matrimonio. A la edad de 33 años, se sintió llamado al diaconado, pero el programa no estaba disponible en el ejército. Después de que el programa se reanudó en la Diócesis de Arlington, aplicó con el aliento de su párroco, el Padre Robert Ciliński. Él anima a todos a ser abierto a la llamada de Dios y pedirle al Espíritu Santo como guía y ayuda en el discernimiento.

Helio A. Gómez, de 38 años, nació en Chilcuyo, Santa Ana en El Salvador, y llegó a Arlington con su familia. Él es un feligrés de la iglesia de la Sagrada Familia en Dale City.

Después de graduarse de la Escuela Secundaria Wakefield en Arlington, ocupó varios puestos de trabajo, incluyendo su actual cargo de subgerente sucursal de una entidad financiera local.

Él y su esposa, Marissa, se casaron en 1998 y tienen tres hijos.

Como un feligrés de San Antonio de Padua Iglesia de Falls Church 1998-2007, Gómez se unió al grupo de oración “Nueva Esperza.” Durante este tiempo, él aprendió la importancia de la oración y meditación de la Escritura. Después de mudarse a Dale City y convertirse en un parioshioner de la Iglesia de la Sagrada Familia, visitó feligreses pueden salir de casa y trabajó con Cursillo. Actualmente se desempeña como miembro del consejo parroquial.

Gómez señala su día de la boda como el día que recibió su llamado al diaconado. Él está agradecido de haber recibido el sacramento del matrimonio, y al mismo tiempo “una profunda conversión personal.” Él cree que “este sentido de vocación se ha nutrido de Dios a través de mi matrimonio y la vida familiar y por estar al servicio de los demás. ”

Thomas H. McQuillan, de 60 años, nació en Nueva York, y es un feligrés de la Iglesia del Santísimo Sacramento en Alejandría.

Obtuvo una licenciatura en comunicaciones de la Universidad de Fordham en Nueva York y una licenciatura en derecho de la Universidad George Washington en Washington.

Él y su esposa, Ann, se casaron en 1980.

McQuillan sirvió como fiscal federal durante más de 24 años, primero con la División Criminal del Departamento de Justicia de Estados Unidos y luego con la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Este de Virginia en Alejandría.

Actualmente, es profesor de una clase de religión semanal en la Casa de Cristo en Alejandría, así como la educación religiosa en Santísimo Sacramento. Completó una pasantía con la oficina diocesana de la Campaña Católica para el Desarrollo Humano. Se ha desempeñado como ministro extraordinario de la sagrada Comunión, coordinador de monaguillo, lector y miembro del ministerio hospital al Santísimo Sacramento, y ha llevado a cabo servicios de Comunión en el de Porres Senior Center St. Martin.

McQuillan dijo que sintió su vocación al diaconado al reflexionar sobre la forma de dar mayor testimonio de la fe. Después de haber pasado toda su carrera en el servicio público, se siente atraído por el aspecto de servicio del diaconado permanente.

Michael J. Mochel, de 60 años, nació en Decatur, Ill., y es un feligrés de Santa Clara de Asís Iglesia en Clifton. Obtuvo como asociado de la ingeniería en general de la Universidad de Springfield en Illinois y una licenciatura en física de la Universidad de Missouri en Rolla. Obtuvo en administración de empresas de maestría de la Universidad de Missouri, Columbia, y un título de especialista en educación en el aprendizaje humano y organizacional de la Universidad George Washington en Washington.

Él y su esposa, Rebecca, se casaron en 1976. Tienen dos hijos y un nieto.

Mochel, que sirvió en la Fuerza Aérea de Estados Unidos durante 27 años, trabajó como contratista para el gobierno y también se desempeñó como director de desarrollo de carrera en la cristiandad College en Front Royal. Actualmente trabaja para SBG Technology Solutions Inc., que proporciona formación en gestión de programa para el gobierno.

En Santa Clara de Asís, se ha desempeñado en el ministerio de la música, la educación religiosa y el Rito de Iniciación Cristiana de Adultos.

Mochel primero sintió llamado al diaconado a finales de 1980, pero no pudo perseguirlo durante su carrera militar. Está agradecido de haber tenido la oportunidad a través de la Diócesis de Arlington.

Patrick A. Ouellette, de 47 años, nació en Sandusky, Ohio, y es un feligrés de Buen Pastor Iglesia en Alejandría.

Después de obtener una licenciatura en física de la Universidad de Toledo, comenzó una carrera en las computadoras para empresas privadas y universidades estatales. Actualmente se desempeña como especialista en tecnología de la información en la Biblioteca de Derecho de la Biblioteca del Congreso.

Él y su esposa, Aletha, se casaron en 1989. Tienen tres hijos.

Se ha desempeñado Buena Iglesia Pastor como ministro extraordinario de la sagrada Comunión, lector, Caballero de Colón y miembro del Rito de Iniciación Cristiana de Adultos equipo. Ha viajado a Jamaica en un viaje misionero con alimentos para los pobres.

Ouellette siempre ha estado interesado en el servicio a la comunidad, pero se mostró reacio en un principio a seguir el diaconado. “No me avergüenzo de decir que, como Jonás, que inicialmente quería ignorar o huir de esa llamada”, dijo. “Por la gracia de Dios, un día encontré la fuerza para decir ‘sí, Dios, confío en Ti, y voy a ir a donde usted lleva.'”

Antonio J. Remedios, de 55 años, nació en Hong Kong y es un feligrés de Nuestra Señora Reina de la Iglesia de la Paz en Arlington.

Obtuvo su licenciatura en filosofía en el Colegio de la Santa Cruz en Worcester, Mass., Y su maestría en consejería de la Universidad Estatal de San Francisco. También obtuvo una maestría de la Escuela de Estudios Religiosos en la Universidad Católica de Washington.

Él y su esposa, Katie, se casaron en 1983. Tienen cuatro hijos.

Después de graduarse de la universidad, Remedios se desempeñó como ministro consejero de la escuela y en su alma mater, la Escuela Preparatoria Colegio San Ignacio en San Francisco. Desde allí, ayudó a poner en marcha una empresa de servicios de tecnología de la información, Consolidated Networks Corp., donde se desempeña como director general.

Remedios ha servido en su ministerio parroquial funeral, el programa de educación religiosa y programa de preparación sacramental. Ha sido un lector y miembro del coro. Él es también un ex presidente de la junta asesora de la parroquia.

Remedios dijo que, al discernir el llamado al diaconado, que utilizó la norma: “¿Está Dios brilla una luz en un camino que debo explorar” Cuando un diácono de retirarse le dijo: “Me voy, y me quieres tomar mi lugar “, comenzó a orar al respecto y pidió ayuda a su esposa y familia. Dijo que en el día de Francisco fue elegido su “corazón estalló con tanta alegría y gratitud.” Sintió una certeza de que el Espíritu Santo le guíe.

Atanacio Sandoval, de 44 años, nació en Canton Amaya, de San Miguel, en El Salvador, y es un feligrés de St. John Neumann Iglesia en Reston.

Después de terminar la escuela secundaria en San Miguel, Sandoval llegó a los Estados Unidos y comenzó a trabajar como ayudante de camarero en un restaurante. Luego se convirtió en un obrero de una empresa de construcción de oficinas edificio comercial en el norte de Virginia. Con el tiempo, fue ascendido a capataz y ahora es un socio en el negocio.

Él y su esposa, Celia, se casaron en 1992. Tienen dos hijas.

Sandoval ha participado activamente con la comunidad española en St. John Neumann Iglesia, que actúa como coordinador de monaguillo, ministro extraordinario de la sagrada Comunión, bautizo lector y de la enseñanza, convalidación y Rito de Iniciación Cristiana de Adultos clases. También es un Caballero de Colón y ex miembro del consejo parroquial.

Sandoval atribuye su vocación al diaconado a la necesidad de más ministros de habla española. Él ve su ministerio como algo que puede hacer tanto para la comunidad hispana y toda la parroquia de San Juan Neumann.

James R. Van de Voorde, de 55 años, nació en Darlinghurst, Australia y creció en los suburbios de Los Angeles. Él es un feligrés de la Iglesia de Todos los Santos en Manassas.

Obtuvo su licenciatura en ingeniería de la Universidad Loyola Marymount, en Los Ángeles y su maestría en ingeniería civil de la Universidad de Washington en Seattle. Él está trabajando en su maestría en estudios teológicos en la cristiandad College en Front Royal.

Él y su esposa, Fran, se casaron en 1983. Tienen siete hijos, entre ellos Hogar de la Madre hermana Allison, Beth (consagrada en el movimiento Regnum Christi) y novato dominicano hermana Gracia.

Van de Voorde sirve en los Seabees de la Marina estadounidense durante 20 años, la gestión de la construcción en las bases. Después del retiro, comenzó el trabajo de consultoría y comenzó su propia firma, Fondo Potomac Consulting LLC.

En Todos los Santos, se desempeñó como ministro extraordinario de la sagrada Comunión, lector y ayudó a iniciar un ministerio parroquial para los presos.

Van de Voorde primero imaginó a sí mismo como un diácono en la universidad, pero no pudo seguir este durante su carrera militar. Cuando el programa de diaconado permanente se reinició en Arlington, solicitó que no fue aceptado. Después de varios años de oración y servicio continuado en su parroquia, se vuelve a aplicar y fue aceptado. Él cree que es “la sensación de que Dios me estaba pidiendo que usar los talentos y el tiempo que me dio para que le sirvan para ayudar a construir la iglesia.”

Michael A. Waters, de 57 años, nació en Garden City, Mich., y es un feligrés de la iglesia de San Lorenzo, en Alejandría.

Obtuvo su licenciatura en justicia criminal de la Universidad Estatal de Michigan y su título de abogado en la Facultad de Derecho Cooley, de la Universidad de Western Michigan. También obtuvo su maestría en derecho internacional y del medio ambiente de la Washington University School of Law en George Washington.

Él y su esposa, Anne, han estado casados ​​por 33 años. Tienen cuatro hijos y tres nietos.

Aguas servidas en auditor de guerra de la Marina de Estados Unidos y luego trabajó como oficial de la ética para el FBI. Se desempeña como consejero general asociado adjunto de la ética para el Departamento de Seguridad Nacional.

Se ha desempeñado como ministro lector y extraordinario de la sagrada Comunión en la iglesia de San Lorenzo.

Aguas sintieron un llamado en el quinto grado, y vivió durante cuatro años en un seminario menor de los Padres Agustinos en Holland, Michigan. Después de graduarse, se determinó que su vocación no era para el sacerdocio. Él y su esposa a menudo habló de su discernir un llamado al diaconado y ambos asistieron a una sesión de información diocesana hace seis años. Él dice que, desde entonces, “la llamada ha sido clara y creciendo con cada día que pasa.”

http://catholicherald.com/stories/Eleven-men-to-be-ordained-permanent-deacons,27974

La Ordenación de tres Diáconos marca la reapertura de la Escuela Diocesana Diaconal de Campina Grande / PB, Brasil.

El primer sábado de 2015, día 3, fue un día que marca la historia de la diócesis de Campina Grande, situada en el estado brasileño de Paraiba. En virtud de la imposición de manos y oración don Manuel Delson, tres diáconos permanentes fueron ordenados para el servicio a la Iglesia. Antonio de Lisboa, Antonio Alves Pereira y Ednaldo son los primeros diáconos permanentes ordenados en esta Iglesia particular, después de 45 años. El orden de estos nuevos diáconos, que se celebró en la Catedral de Nuestra Señora. Da Conceição, también marca la reapertura de la Escuela Diocesana Diaconado, que se desarrollará a partir de febrero.
Los diáconos ordenados el sábado ya habían pasado la formación en otras diócesis. Antonio de Lisboa hizo su preparación en la Diócesis de Caico y es miembro de la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario en Campina Grande. Antonio Alves, que viene de la ciudad de Santo André, la Parroquia de San José (Juazeirinho), realizó su formación en la archidiócesis de Paraíba. Ednaldo Pereira, de la Parroquia de Nuestra Señora del Buen Consejo en Hope, hizo su formación en la Escuela de Diaconado Guarabira.
Los diáconos permanentes son representantes de los párrocos y el Obispo, actuando en las comunidades que administran los sacramentos del Bautismo, Matrimonio, visitando a los enfermos con viático, celebrando la Liturgia de la Palabra, la predicación, la evangelización y la catequesis. Sin embargo, no pueden, a diferencia del sacerdote, celebrar el sacramento de la Eucaristía (Misa), confesar o administrar la unción de los enfermos. Los diáconos no viven el celibato, son hombres casados ​​que están al servicio de la Iglesia.Ordenados_de_Campina_Grande

ESCUELA DIOCESANA DIACONAL

La ordenación, como se ha dicho, también marcó la reapertura de la Escuela Diocesana de Diaconado. En los últimos meses hubo un período de discernimiento vocacional de aproximadamente 35 candidatos, propuestos por los párrocos. Después de una selección realizada por los sacerdotes que están por delante de la escuela, el padre. Assis Soares y Padre. Raniery Alves, junto con Dom Manoel Delson, 27 candidatos formarán la primera clase de discernimiento, que comenzará sus actividades en el mes de febrero.
Los diáconos permanente, recién ordenados, serán colaboradores en la Escuela Diocesana de Diaconado, siguiendo una orientación de la CNBB y CND (Comisión Nacional de Diáconos) que señala que debe haber un diácono permanente en el Comité Organizador / Coordinador de las Escuelas diaconal.

Por: Marcia Marques.  Fuente: PasCom Diocesano de la Diócesis de Campina Grande / PB

Video de la Ordenación diaconos en Rio de Janeiro el 6 de diciembre de 2014

16 nuevos diáconos permanentes de la Arquidiócesis de Río de Janeiro

El pasado día 6 de diciembre 2014, el cardenal Orani João Tempesta ordenó a la Iglesia de Río de Janeiro, 16 nuevos diáconos permanentes. Después de un período de cinco años de formación, la Iglesia recibe hombres “de buena fama, llenos de Espíritu y de sabiduría” (Hch 6,3).
Ordenados para ser un signo de la Iglesia ministerial, dentro de la doble sacramentalidad adecuada para ellos, Matrimonio y Orden, son ministros ordinarios del Bautismo, Matrimonio y Comunión. Realizan diversas actividades pastorales. Son hombres de la frontera. En el altar reciben la gracia necesaria para la experiencia pastoral y ministerial. Son hombres de oración, que deben rezordenaciones brasilar la Liturgia de las Horas para las personas (y con las personas, siempre que sea posible).

Profundizar más sobre el Diaconado Permanente.
Obispos, sacerdotes, diáconos y laicos forman la Iglesia Católica Romana. Los diáconos fueron instituidos para servir las mesas, mientras que los apóstoles serían responsables de las oraciones y la predicación (cf.At 6). Sin embargo, desde su creación, se dispusieron en una misión de predicar la palabra de Dios.
El Concilio Ecuménico Vaticano II restauró el diaconado como grado permanente del Orden, permitiendo su acceso a los hombres casados. Desde entonces, el episcopado ha estado reflexionando sobre lo que esperan de los Diáconos Permanentes en la Iglesia. Así, en varias asambleas episcopales de América Latina y las conferencias episcopales locales, se publicaron documentos de orientación sobre el establecimiento del Diaconado Permanente. Por otra parte, se estaba formando una identidad diaconal.
Es ministro ordinario del Bautismo y del Matrimonio, y de la Santa Comunión. Preside los funerales, da bendiciones, incluyendo el Santísimo Sacramento. Sirve a los obispos y sacerdotes en el altar.
El documento de Aparecida destaca que los Diáconos Permanentes “se ordenan para el Servicio de la Palabra, la caridad y la liturgia”. Añade que debe “seguir la formación de nuevas comunidades eclesiales, especialmente en las fronteras geográficas y culturales, que normalmente no reciben la acción evangelizadora de la Iglesia” (DocAp 205). Concluyó diciendo que los obispos esperan que lcardealos diáconos consideren “testimonio evangélico y el celo misionero para ser apóstoles en sus familias, en su trabajo, en sus comunidades y nuevas fronteras de la misión.”(DocAp 208).
En la oración de consagración (ordenación), el obispo invoca al Espíritu Santo para fortalecer el diácono con los “siete dones” de su gracia, “con el fin de ejercer fielmente su ministerio.” Y que “ellos brillar las virtudes evangélicas: el amor sincero, la preocupación por los enfermos y los pobres, la autoridad discreta, sencillez de corazón y de la vida en el Espíritu.”
Al diácono se entrega el libro de los Evangelios, que deben conformar su vida, al anunciar con fidelidad, autenticidad y profundidad. El obispo dice: “Recibe el Evangelio de Cristo, del cual has sido constituido mensajero; convierte en fe viva lo que lees, y lo que has hecho fe viva enséñalo, y cumple aquello que has enseñado”.
El diácono es la encarnación de Cristo siervo. Y es la visibilidad de la Iglesia ministerial. Así dice san Ignacio de Antioquía a Trallanos: “Del mismo modo, todo eordenao_diaconos_01102011_t2l mundo respeta a los diáconos como a Jesucristo, y también al obispo, que es la imagen del Padre, y a los presbíteros como a la asamblea de los apóstoles. Sin ellos, no se puede hablar de la Iglesia”.
La Iglesia de Brasil los espera para tomar la “opción preferencial por los pobres, los marginados y los excluidos”. Los llama a ser “apóstoles de la caridad a los pobres, que participan en la conquista de su dignidad y sus derechos económicos, políticos y sociales.” En caso de “ser permitido juzgar y crear conciencia por la pobreza y pruebas de la vida” (CNBB – 100, apartado 58).

http://diaconogayoso.blogspot.com.br/2014/12/16-novos-diaconos-permanentes-para.html