Archivo de la categoría: Noticias diaconado Iglesia Universal

Cuatro nuevos Diáconos Permanentes para la Iglesia de Valparaíso, Chile

Una Iglesia Catedral llena de fieles de las comunidades donde están sirviendo y de sus familiares fue el marco de la Ordenación de Diáconos Permanentes que se realizó en la mañana de este sábado 23 de septiembre. La sagrada celebración fue presidida por Mons. Jorge Concha Cayuqueo, Franciscano, Obispo Auxiliar de Santiago.21761677_1449928651781914_8499271998147585832_n

Los nuevos diáconos permanentes son: Luis Albanez García, Claudio Fernández Molina, Ricardo Jara Cortés y Luis Vergara Mesa. Ellos fueron ordenados en el contexto de la celebración de los 50 años de instauración del Diaconado Permanente en nuestro país.

Mons. Jorge Concha en su homilía señaló que estos cuatro hermanos se han forjado en la comunidad eclesial, escuchando la Palabra de Dios, en la oración, en la experiencia de la religiosidad popular, participando de la Eucaristía y sacramentos junto a otros hermanos. Gale59c72dba734cd_24092017_1259am

“Es en la comunidad eclesial que conocieron al Señor y en ella han sentido su llamado, en ella han discernido con la ayuda de sus respectivos pastores, familias y esposas, hasta llegar al compromiso definitivo de entregar su vida al servicio del Señor y de la Iglesia”.

“Ellos son hermanos comprometidos, con familia, esposa e hijos, desde este núcleo y pilar básico de la sociedad participan en la sociedad seglar y vida laboral y, por lo mismo, de muy cerca conocen los variados problemas concretos de la vida”.

Continuó su homilía señalando que diácono significa servicio, el diácono es un servidor del pueblo de Dios como todo ministerio en la Iglesia. Los diáconos en comunión con el Obispo y su presbítero sirven al Pueblo de Dios en el ministerio de la Liturgia, la Palabra y la Caridad.

Junto a esto se refirió al oficio del Diácono y a lo que les corresponde realizar en su ministerio, sin embargo, subrayó tres: Servicio de la Palabra a la Comunidad, Servicio a los Pobres y Servicio a la realización mediante el testimonio partiendo por vivir bien el matrimonio y la familia.

Finalizó su homilía, motivando a los nuevos diáconos a que también sigan el testimonio de otros hermanos como ellos. Mencionó a San Esteban, primer mártir; San Lorenzo, Patrono de los Diáconos y mártir y San Francisco de Asís, gran santo de todos los tiempos.22049787_10155743431160818_7136515199909671558_n

Diáconos Permanentes

Este ministerio si bien tiene su origen en los primeros siglos de la Iglesia, fue restablecido en el Concilio Vaticano II (1962-1965). Su nacimiento está íntimamente ligado al servicio de los pobres. Diácono es una palabra griega que traducida significa servidor, por eso Jesús se presentaba así mismo como servidor. La espiritualidad diaconal es el corazón de la espiritualidad del cristiano.

El diaconado permanente constituye un importante enriquecimiento para la misión de la Iglesia. El Diácono realiza un triple servicio. Llevar la Palabra de Dios a todas partes, en nombre de la Iglesia a través de la predicación, la enseñanza a través de la catequesis y las diversas formas con que la Iglesia entrega la Palabra de Dios. La segunda, el Servicio a la Caridad llevando a la práctica el contenido del Evangelio; ejercitar la caridad en todas sus formas, en la solidaridad, en la justicia y la verdad para plasmar el Evangelio del Señor en la vida. Y, finalmente, el Servicio al Altar, concentrado fundamentalmente en el sacramento de la Eucaristía donde, colabora con los sacerdotes y el obispo.

iglesia.cl

21686290_10155738763265818_5661810433674881740_n21687542_10155738764455818_7181543188206082026_n21687580_10155738762055818_7151768029044674408_n21764829_10213653547230228_8542810556839886908_n22007859_10155738763825818_5881071429388916759_nGale59c72db8dde2b_24092017_1259amGale59c72dba914e8_24092017_1259am

Anuncios

Informe de la Conferencia de Estudios del Centro Internacional del Diaconado, CID, realizada en el Santuario de Lourdes por el diácono chileno Miguel a. Herrera

Informe de la Conferencia de Estudios del Centro Internacional del Diaconado, CID, realizada en el Santuario de Lourdes, Francia.

Día 1:

Viajar desde Santiago de Chile a Madrid, España.

Día 2:

Viajar desde Madrid a Toulouse, Francia. Luego, viajar, en bus, desde Toulouse a Lourdes.

Los participantes de la Conferencia pernoctaron en tres hoteles de la ciudad, el Florida, el América y el Albion.  Me correspondió alojar en el Hotel Albion, que está situado muy cerca (a dos cuadras) del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes.

La Conferencia de Estudios se desarrolló en el Hemiciclo del Santuario de Lourdes, espacio que utilizan los obispos franceses para sus reuniones.

El presidente del CID, el diácono Klaus Kiessling, de Alemania, hizo la bienvenida oficial a los doscientos participantes, provenientes de 43 países, de todos los continentes,  que asistieron a esta Conferencia.

Luego, el rector del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, el Padre André Cabes, expuso una síntesis de la historia del acontecimiento de Lourdes (aparición de la Virgen María a Bernardita, ocurrida el 11 de febrero de 1858) y del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes.

Se concluyó el día con una cena en cada uno de los tres hoteles que acogieron a los participantes.ma1

Día 3:

Se celebró la Santa Misa en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, la que fue presidida por  Monseñor Luis Antonio Cardenal Tagle, de Filipinas, que es el actual Presidente de Caritas Internacional.

Después del desayuno, se dio inicio a la Conferencia de Estudios, con la ponencia “Salvación y sanación en una iglesia diaconal” (desde el punto de vista católico) del Cardenal Tagle.

El cardenal Tagle -en síntesis- planteó que la Iglesia entera, en su triple munera, proclama la Palabra, celebra en la Liturgia y sirve en la diaconía. Los diáconos ordenados, como ministros de la Iglesia -de acuerdo a la Sagrada Escritura- sirven al pueblo de Dios de múltiples formas, enraizados en su propia cultura y ayudando a servir de acuerdo a las necesidades de sus pueblos. Es una sola acción evangelizadora,  que tiene tres vertientes o dimensiones inseparables entre sí.

Luego, se presentó la ponencia “Salvación y sanación en una iglesia diaconal” (desde el punto de vista luterano), que estuvo a cargo del Profesor Dr. Kjell Nordstokke, teólogo luterano. El profesor Nordstokke -en breve- también aludió a las fuentes bíblicas de la diaconía, pero enfatizó un enfoque más social de la labor de los diáconos y no tan intraeclesial. El diácono tendría así, más “libertad de acción” y él mismo no tiene porqué debilitar, empequeñecer  o disminuir su servicio a la comunidad (con una falsa humildad), ya que su servicio diaconal en la sociedad, tiene plena dignidad.

Después, se desarrollaron talleres en los cuales, los participantes señalaban lo que más les había impactado de ambas ponencias y lo que le aportaban de nuevo para su labor diaconal.

A continuación, hubo una tertulia moderada en la cual los ponentes pudieron contestar las preguntas de los grupos, y hacer sus comentarios finales sobre este tema.

Después del almuerzo, en la tarde,  se dio inicio a la Asamblea General del Centro Internacional del Diaconado, CID, la que se desarrolló de la siguiente manera:

  • Comenzó con los saludos del Presidente del CID, el diácono Klaus Kiessling
  • El Obispo de Rottenburg-Stuttgart, Dr. Gebhard Furst, Protector del CID, dio sus saludos a la Asamblea
  • Se efectuó la aprobación del Acta de la Asamblea General del CID, efectuada en Velehrad, República Checa, en el año 2013.
  • Se entregó el Informe de gestión del Presidente del CID, DP Klaus Kiessling y del Director del CID, Sr. Stefan Sander.
  • La Junta Directiva -de acuerdo los estatutos- concluye su gestión al frente del CID.
  • El tema de la votación electrónica para la próxima Asamblea General del CID fue aprobado por la Asamblea y será operacionalizada por la nueva Junta Directiva del CID.
  • En relación a las nuevas reglas sobre las cuotas de los socios y de la suscripción a la Revista  “Diaconia Christi”, las analizará la nueva Junta Directiva del CID.
  • Se efectuó la votación para elegir a los representantes de la Junta Directiva del CID. Se eligió como nuevo Presidente del CID al diácono Gerald Du Pont, de la diócesis de Houston, Estados Unidos.
  • Se realizó la votación para elegir a los Delegados del CID, siendo electos los representantes de Suiza, Australia, Francia, Hong Kong, Cuba, Finlandia, Alemania, Lituania, Reino Unido  y Brasil.
  • En las solicitudes se planteó y se aprobó la idea de que esta Conferencia de Estudios dure un día más, para así poder conocer más las experiencias de los diáconos de otros países del mundo.
  • Temas varios, comentarios y sugerencias de la Asamblea.
  • Después de la cena, los asistentes a esta Conferencia, participamos en la procesión de las candelas, que se hace todas las noches en la explanada frontal del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, para orar especialmente por los enfermos y enfermas.

ma2

Día 4:

Se inició la Jornada con la santa Misa que se celebró en la Basílica de la Inmaculada Concepción, que fue presidida por Monseñor Gebhard Furst, de Alemania.

Luego del desayuno, se efectuó la ponencia “El diácono en una iglesia diaconal” que estuvo a cargo de Monseñor Furst.

A continuación, se hizo entrega de los premios “Pro Diakonia”, a los proyectos encabezados y realizados por diáconos al servicio de la comunidad local.  Se entregaron reconocimientos a un proyecto de Zimbawe, África, otro reconocimiento a un proyecto del Reino Unido y el primer lugar lo obtuvo el proyecto de acogida del Hogar “San Pío” para personas de la calle con discapacidad, que se efectúa en Brasilia. El premio lo recibió el diácono Renato Viñal.

En talleres se conversó sobre la práctica óptima de los diáconos, pensando en proyectos inspiradores de todo el mundo.

Luego de la cena, en la sala de la Fóret, se realizó un evento final con todos, que consistió en una convivencia, con cantos y palabras de agradecimiento a los participantes y a los organizadores de este Conferencia de Estudios. El nuevo Presidente del CID, diácono Gerald Du Pont, preguntó sobre lo mejor que nos llevamos y qué cosas se podrían mejorar de esta Conferencia de Estudios.

ma3

Día 5:

En la mañana, en la Basílica de San Pío X (que tiene capacidad para 10.000 personas y que estaba totalmente llena)  se celebró la Eucaristía, que fue presidida por el Obispo de Tarbes y Lourdes. Monseñor Nicolás Brouwet.

En el almuerzo  se realizó la clausura de esta Conferencia de Estudios.

En la tarde, en forma personal o en grupos, los participantes pudieron realizar las siguientes actividades:  recorrer a pie la ciudad de Lourdes, visitar la Gruta de Nuestra Señora de Lourdes, recorrer el Vía Crucis del monte (que en las quince estaciones cuenta con los personajes en tamaño natural), acceder a los baños -o piscinas- para los enfermos, visitar el Museo de Santa Bernardita Soubirou, visitar el hospital de Lourdes, acceder a la Capilla de las Confesiones, visitar la Escuela de Lourdes, visitar la Cripta y la Capilla de las reliquias, visitar la Iglesia de Santa Bernardita, visitar el castillo de Lourdes, subir al funicular de Lourdes y muchas más.

ma4

Día 6:

Participar (bajo la lluvia) en la Eucaristía matinal que se efectuó en la Gruta de Nuestra Señora de Lourdes, junto a una delegación de peregrinos y de enfermos provenientes de  Holanda.

Viajar desde Lourdes a Toulouse en tren.

Viajar desde la estación del tren de Toulouse al Aeropuerto Blagnac  de Toulouse.

Viajar desde Toulouse a Madrid.

ma5

 

 

 

 

Día 7:

Viajar de Madrid a Santiago de Chile

Comentario personal: mi participación en esta Conferencia de Estudios del CID, fue muy productiva desde el punto de vista teológico y pastoral, ya que con muchos diáconos de todo el mundo, pudimos reflexionar sobre nuestra misión y desafíos en la cultura de hoy. Además, pude vivenciar sanación y salvación personal, una especie de “segundo bautismo “, en las aguas de las piscinas del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes. Mi “primer bautismo” lo había recibido, de manos del Padre Olivier D´Argougues, religioso asuncionista, antes de mi primer mes de vida, en la Basílica de Lourdes, en Quinta Normal, Santiago de Chile. ¡Gracias a Dios por esta hermosa oportunidad!

Miguel Ángel Herrera Parra

Diácono Permanente

Santiago de Chile

Santiago, septiembre de 2017

Diácono bautiza a preso en prisión

Derek Elledge no sabía si había sido bautizado cuando era niño, pero para él, eso realmente no importaba. Lo que sí sabía era que ahora, como adulto de mediana edad, oía el Espíritu Santo llamándolo, y lo llamaba a entrar en la fe católica.

Mientras que la historia de Elledge puede parecer familiar, lo que distingue su lugar es donde tuvo lugar su viaje de fe – no en una parroquia local, sino en la Casa de Corrección de Middlesex. Prison ministry brings Middlesex inmate to baptism

Durante los últimos 13 meses, Derek Elledge había estado bajo custodia. Alrededor de dos meses de ese tiempo se pasó en la cárcel del condado de Worcester, y el resto se gastó en la Casa de Corrección de Middlesex en Billerica, en la unidad de vivienda de la cárcel para veteranos militares.

Recibió el sacramento del Bautismo el 1 de septiembre, diez días antes de su liberación, del capellán Diácono Michael Charchaflian, en presencia de varios de sus compañeros.

Para Elledge, la decisión de entrar en la fe vino de repente. Al hablar con El Piloto por teléfono el 7 de septiembre, Elledge dijo que cuando escuchó por primera vez que los servicios de la iglesia estaban siendo ofrecidos, “El espíritu sólo me movió” a asistir.

“Yo no le había dado ninguna previsión ni nada, sólo decidí que iba a ir a la iglesia”, dijo durante la llamada telefónica que también incluyó a Deacon Charchaflian y el oficial de información pública de la oficina del sheriff de Middlesex, Kevin Maccioli.

Elledge dijo que dejó ese primer servicio sintiéndose “bueno”, y así decidió asistir al siguiente servicio, y luego al siguiente. Pronto, se acercó al diácono Charchaflian con una petición para ser bautizado. El diácono se sorprendió.

El diácono Charchaflian le dijo que tomaría unos meses de preparación antes de que Elledge estuviera listo, y Elledge estuvo de acuerdo.

Su conducta era “conducente a este proceso”, dijo el diácono.

Elledge tuvo que elegir un padrino, o patrocinador, para la ceremonia, alguien que es católico y en buen estado con la Iglesia, el diácono observó. Se estableció en su compañero Brendan Trainor, quien, como Elledge, también estaba en la unidad de vivienda del veterano.

“No podría haber elegido un mejor patrocinador”, dijo el diácono Charchaflian, señalando que se puso en contacto con la parroquia de Santa Teresa en Billerica antes del bautismo para asegurarse de que “todo estaba de acuerdo con los procedimientos de la Iglesia”.

La ceremonia en sí fue “hermosa”, dijo Elledge.

“Fue un proceso muy alegre para todos nosotros”, añadió el Diácono Charchaflian.

“Yo estaba llorando durante esta ceremonia, porque obviamente estoy acostumbrado a estar en ceremonias donde un niño está siendo bautizado … pero alguien que tiene más de 50 años me pide que lo bautice es muy humillante”, continuó.

Cuando terminó, dijo Elledge, “se sentía casi como si una carga hubiera sido sacada de mí”.

“Me sentí refrescado, sentí mucha culpa por las cosas,

Fue el primer bautismo en “memoria reciente” en la cárcel, dijo Maccioli, pero el diácono Charchaflian espera ver más.

“Este bautismo fue como un gran avance para muchas otras actividades espirituales que podemos emprender”, dijo, y agregó que planea hablar con el coordinador de servicio religioso de la instalación y dar a conocer a los reclusos que pueden perseguir este tipo de sacramentos .

Hablando con El Piloto por separado el 7 de septiembre, el Sheriff del Condado de Middlesex, Peter Koutoujian, habló sobre la disposición de su oficina para proporcionar asistencia espiritual a los reclusos.

“Entendemos que las personas que se convierten en delincuentes involucradas en la justicia necesitan ayuda en diferentes niveles”, incluyendo en los departamentos de educación, vocación y salud mental, dijo.

“Pero, uno de los que estamos muy conscientes de … es esa necesidad de fundamento espiritual, y eso es algo que no está perdido aquí”, dijo el sheriff.

Él agregó: “Para aquellos que están a nuestro cuidado, la custodia y el control que buscan consejo espiritual, orientación, apoyo – lo proveemos para ellos. Sabemos que es una parte importante de su recuperación y una parte importante de su reentrada . ”

“A largo plazo, es importante para ellos como individuos, sus familias y nuestras comunidades también”.

thebostonpilot

Retiro Canónico anual de los diáconos del ordinariato militar de Brasil.

21617825_10208021452613303_6232778823313878937_n21686477_10208021452973312_4597295776891290236_n

20 nuevos diáconos para Toledo, E.E.U.U.

Nos referimos a la diócesis norteamericana, pero también hay buenas noticias para la archidiócesis primada de España, pues parece ya muy cercana la restauración del diaconado permanente.

ordination

 

Según la diócesis de Toledo, la clase diaconal más grande de la historia reciente será ordenada como diáconos permanentes de la Iglesia el sábado.

Este evento ocurre aproximadamente una vez cada cuatro años, con 20 hombres siendo ordenados este año. Entre los ordenados están dos hombres de las parroquias de la zona. Los que están siendo ordenados incluyen a Daniel Brahier, miembro de St. Rose, Perrysburg; y David Schiefer, miembro de St. Wendelin, Fostoria.

La ordenación se llevó a cabo a las 11 am del sábado en la Catedral de Nuestra Señora de la Santísima Rosalía de Toledo y fue realizada por el reverendo Obispo Daniel E. Thomas. Los nuevos diáconos no recibirán sus asignaciones del obispo hasta después de la ordenación. Se les asignará donde la Diócesis los necesite y no necesariamente sus parroquias de origen.

59bbdcf757511.image

David Chiefer

59bbdcf769704.image

Dan Brahier

Brahier ha dirigido música para St. Rose con 27 años de servicio. El recién ordenado diácono asistirá en la misa por primera vez en una misa especial de acción de gracias en St. Rose al mediodía del domingo. Esa Misa será celebrada por el Padre George Wenzinger y concelebrada por varios sacerdotes, incluyendo al Padre David Kidd y los ex pastores Mons. Marvin Borger y el padre Thomas Leyland.

Una recepción se seguirá en el gimnasio a la 1 pm

Schiefer dará homilías en todas las misas dominicales en su iglesia casera. La parroquia proporcionará compañerismo después de cada misa en la celebración de su ordenación. Bliss Charters ha donado un autobús para 50 personas para asistir a la ordenación de forma gratuita con una caja almuerzo. A partir del jueves sólo quedaban algunos espacios.

Los otros para ser ordenados, con su parroquia casera son Juan Bialorucki, ángeles santos, Sandusky; Jeff Compton, Sts. Peter y Paul, Ottawa; Rodney Conkle, San Miguel, Hicksville; Philip Dinovo, Sr. St. Mary, Sandusky; Richard Gaietto, Santa María, Tiffin; Marcos Genovesi, San Juan Bautista, Toledo; Brendan Gillen, San José, Maumee; Scott Graham, St. Isidore, Marysdale; Jimmie McCoy, Regina Coeli, Toledo; David Mileski, San José, Tiffin; Justin Moor, Corpus Christi, Toledo; Denver Mossing, la Santísima Trinidad, la Asunción; Dennis Scherger, San José, Maumee; Donald Siefker, San Antonio, Arboleda de Columbus; Steven St. John, San Patricio, Bryan; Steven Vogt, Sagrado Corazón, Belén; Frederick Wuebker, San Carlos, Lima; y Larry Zachrich, San Pedro, Archbold.

El diaconado hoy en América del norte

Antecedentes: El 30 de agosto de 1968, El Papa Pablo VI accedió a la petición de los Obispos estadounidenses para la restauración del diaconado permanente; Canadá hizo su demanda poco tiempo después. Un estudio nacional hecho en 1981 (tras 10-12 años de experiencia) confirmó que no se había alcanzado plenamente la finalidad original del diaconado ni su integración en la vida eclesial. De verdad, el diaconado en América del Norte se encontraba todavía en su infancia. Los mayores problemas planteados en este estudio fueron la falta de entendimiento del diaconado por parte de los seglares y la carencia de aceptación del mismo por parte de los sacerdotes. Otros problemas que anotaron los autores del estudio de 1981 fueron: la cuestionable eficacia del ministerio diaconal en la pastoral de las diócesis y parroquias, el peligro del elitismo y clericalismo, la necesidad de una mejora evaluación antes de la admisión y de una mejora formación. Sin embargo, un segundo estudio, hecho en 1995, o sea 25 años después de la restauración del diaconado, confirmó el éxito de la restauración del diaconado en los EE.UU., en cuanto al número de vocaciones y a su único e imprescindible servicio a las
parroquias locales. El estudio mostró que el diaconado era generalmente basado en las parroquias y que tuvo bastante éxito en el contexto parroquial. Sin embargo, el ministerio del diaconado no se había extendido hacia la diócesis ni hacia el mundo extraeclesial y además el diaconado no se había convertido en un modelo de los ministerios relacionados a la caridad o la justicia dentro de la diócesis o del mundo seglar exterior.21751330_1786622811377988_6664520390287518062_n
Contribuciones y retos del diaconado: No cabe duda que el diaconado restaurado ha tenido un enorme éxito, como lo demuestra su constante crecimiento en América del Norte durante los últimos 50 años 50. Y la mayoría de los diáconos se declararon sumamente satisfechos con su ministerio y muy prontos a animar a otros de seguir su vocación diaconal. En su mayoría, los diáconos se muestran muy satisfechos con su trabajo en la parroquia, los curas que son también sus supervisores los consideran cada vez más imprescindibles y también los líderes laicos de las parroquias los consideran
ayudantes muy necesarios a sus sacerdotes tan atareados.
A la pregunta ¿qué es lo que hacen los diáconos? los previos estudios responden que los diáconos hacen cosas que los sacerdotes hacían sin ayuda antes de la restauración del diaconado. El estudio del año 1995 lo dice con énfasis: el diaconado se ha convertido – sin intención – en una solución para la disminución de las vocaciones sacerdotales. De hecho, el número de sacerdotes en América del Norte está disminuyendo en el mismo ritmo que las vocaciones diaconales están aumentando.
Si se mantiene el promedio actual, el número del diáconos igualará el de los sacerdotes dentro de aproximadamente 20 años. Pero también está claro que la restauración del diaconado no tiene la intención de ser el remedio para la falta de sacerdotes, pues esto distorsionaría el significado tanto del sacerdocio como del diaconado.
El estudio del año 1995 mostró que el enfoque del ministerio, para la mayoría de los diáconos, es, en gran medida, litúrgico   sacramental y que ellos cumplen estas tareas muy bien. Dicho enfoque puede ser fácilmente entendido, pues la mayoría de los diáconos pasan entre 10 y 20 horas cada semana en el ministerio, y el párroco necesita ayuda en las preparaciones al bautismo y en los bautismos, en las preparaciones al matrimonio y los matrimonios, en las vigilias fúnebres y servicios de sepulcro, visitas a enfermos o a las casas funerarias y también enseñando en el RICA y ayudando regularmente con los sermones (la lista no es exhaustiva). Con el número limitado de horas que el diácono puede ofrecer al ministerio – dado sus otras responsabilidades hacia su familia y su profesión, las tareas parroquiales son percibidas como prioritarias respecto a los ministerios de justicia social y caridad, lo que amarra cada vez más el diácono a la parroquia y hace con que éste sea percibido como imprescindible para la vida parroquial tanto por los párrocos como por los feligreses. Por lo tanto un reto fundamental para el futuro del diaconado en América del Norte es de “extender los ministerios del diaconado más allá de sus adaptaciones generalmente exitosas y cada vez más imprescindibles a la vida parroquial, y enfatizar más que los  diáconos por su ordenación, están llamados a ser los modeles, los animadores y los facilitadores de los ministerios de caridad y justicia en el marco de la Iglesia diocesana local” (Estudio del 1995, página 13).

19149159_1012994722187564_8834796036009340263_n
A la luz de esta observación, el Directorio Nacional articuló con énfasis el triple ministerio diaconal de Servidores de la Palabra, Servidores de la Liturgia, y Servidores de la Caridad y la conexión muy fuerte que hay entre los tres (DN# 36-37). De hecho, el Directorio declara muy claramente que los ministerios diaconales de la Palabra, de la Liturgia y de la Caridad “no deben ser separados: el diácono es ordenado para los tres y nadie debe ser ordenado quien no esté dispuesto a ejercer cada uno de ellos de una cierta manera” (DN# 39). Teniendo esto en cuenta, el número creciente de diócesis en América del Norte hacen doblas asignaciones al momento de la ordenación de un diácono. El diácono es asignado a una parroquia, siendo sus deberes y responsabilidades detalladas en un Acuerdo Sobre la Misión Parroquial. Al mismo tiempo el diácono es también asignado a un ministerio diocesano especial: sus deberes y responsabilidades en este caso son detalladas en un Acuerdo Sobre el Ministerio Diocesano Especial. Se trata de un intento de extender el ministerio del diácono hacia fuera de la parroquia a la cual el diácono ha sido vinculado o incluso encadenado por los últimos casi 50 años.
Si quisiéramos presentar el perfil típico de un diácono a base de la demografía más reciente sobre el diaconado, el diácono sería de 64 años de edad, blanco, casado, graduado de una universidad, con profunda espiritualidad y una fuerte motivación para el servicio. Teniendo en cuenta esta imagen del diácono típico, debemos preguntarnos ¿qué es lo que la Iglesia local debe buscar en su reclutamiento y selección de futuros candidatos al diaconado para garantizar que el servicio sacramental de la Iglesia permanezca una realidad. Si la edad promedio de un diácono es de 64 años, es obvio que se debe animar a hombres más jóvenes para que pidan la ordenación diaconal. Desgraciadamente, a causa de sus responsabilidades familiares y laborales, los hombres más jóvenes no se animan a pedirla. Muchos de los interesados más jóvenes, se desaniman si tienen hijos más pequeños, lo que lleva al aumento de la edad media de los diáconos, de 49 años en 1977 a 64 en 2014.18056216_1822646884652520_7316518508054221457_o
Dado el crecimiento de la población hispanoparlante en América del Norte – que hoy en día representa el 28% – cada vez más diócesis proporcionan programas de formación tanto en inglés, como en castellano especialmente en el componente teológico o intelectual. Y esto es necesario porque las necesidades de estas comunidades inmigradas en constante aumento deben ser tenidas en cuenta en todo momento. Los párrafos #166 y #167 del Directorio Nacional dan una lista muy comprensiva de las cualidades que uno debe discernir en la persona examinada para una posible ordenación diaconal, lista basada en casi 50 años de experiencia. Uno de los rasgos del diácono ejemplar es “la capacidad de dirigir, motivar, facilitar y animar a otros para la acción y el servicio adecuado” (DN# 166). Por lo tanto, parece recomendable que se invite a miembros de familias inmigradas – de segunda o tercera generación – con las competencias lingüísticas que correspondan y con inmersión en una cultura particular – que se presenten para servir a aquellos de sus hermanos y hermanas que llegaron a nuestros países más recientemente. Sin embargo, el énfasis debería ser puesto en el carácter único de la vocación diaconal – no basado solo en las necesidades del momento, sino en el ministerio diaconal de caridad y justicia, manteniendo siempre la fidelidad al triple ministerio de la Palabra, de la Liturgia, y de la Caridad.

12

por Diácono Gerald DuPont   Centro Internacional del Diaconado

Fría respuesta a la llamada a suspender las ordenaciones de diáconos en Irlanda

Un llamamiento de un líder de una organización de sacerdotes irlandeses de que las diócesis se abstuvieran de ordenar nuevos diáconos permanentes recibió una respuesta escarchada en este lado del estanque de diáconos y líderes de sacerdotes contactados por NCR.

La propuesta fue hecha por el P. Roy Donovan de la Asociación de Sacerdotes Católicos en Irlanda. Dijo que ordenar a los diáconos agrega “otra capa clerical masculina al ministerio” y es una forma de “extender el patriarcado” en una nación católica que siente el impacto de la escasez de nuevos sacerdotes.

Donovan argumentó en una declaración este verano que la iglesia espera ordenar a los diáconos hasta que una comisión establecida por el Papa Francisco para estudiar el papel de las mujeres en el diaconado libere sus hallazgos.

Pero la idea de Donovan es injusta para los diáconos que ya están en el camino de la ordenación y malinterpreta su papel, dijeron los clérigos estadounidenses y un diácono canadiense.CNS-Nonviolence c

Él “no entiende el propósito del diaconado permanente”, dijo Thomas DuBois, un diácono con sede en Columbus, Ohio, que es director ejecutivo de la Asociación Nacional de Diaconados Directores. Los obispos que tienen un programa de diaconados “no son sólo los clérigos de formación”, dijo.

El papel de los diáconos no es el de un mini-sacerdote, disponible para presidir las bodas y los bautismos durante la predicación en la Misa. El orden antiguo, que tiene sus raíces en la iglesia primitiva, se dedica a satisfacer las necesidades de las viudas, huérfanos y los pobres de la comunidad cristiana, subrayó DuBois.

DuBois rechazó la idea de que los diáconos pueden servir como un reemplazo para la disminución en el número de sacerdotes, ya sea en los Estados Unidos o Irlanda. El diaconado fue reintroducido en la iglesia después del Vaticano II. Actualmente hay alrededor de 45.000 diáconos permanentes en todo el mundo, con 18.000 en los Estados Unidos.

“Nunca fue la intención de la iglesia para usar diáconos como reemplazos para los sacerdotes”, dijo DuBois.

Dijo que hay una necesidad de ministerio de diaconado por su cuenta, y que los católicos laicos en los EE.UU. necesitan lo que los diáconos pueden ofrecer. Dijo que suspender las ordenaciones sería injusto para los que estudian para el diaconado, que puede ser un proceso de cinco o seis años.

El diácono Henry Verschuren de la Arquidiócesis de Toronto estuvo de acuerdo en que Donovan tiene una visión distorsionada del diaconado, aunque está de acuerdo con el sacerdote irlandés en que las mujeres deben ser ordenadas como diáconos.

Verschuren, ordenado en 1980, sirve en el ministerio en un complejo de ancianos donde ahora vive.

“Estoy totalmente asombrado por ese concepto del diaconado, aunque estamos involucrados en la liturgia, nuestra primera razón para ser diácono es servir a las personas fuera de la sociedad regular, en los hospitales, las cárceles y las ciudades calles “, escribió. La propuesta de Donovan, dijo, es indicativa de un nuevo tipo de clericalismo, viendo el diaconado como parte de capas de jerarquía.

El Diácono Mark Leonard, de la Diócesis de Albany, Nueva York, dijo que Donovan, para ser coherente, debería ser más explícito en sus críticas a un clero de todos los hombres, incluyendo sacerdotes y diáconos.CNS-Deacon ordain c

“Si va a decirlo, salga a decirlo, y no utilice el diaconado masculino como una herramienta.” “Estamos lo suficientemente usados”, dijo Leonard.

Si la comisión decidiera no ordenar a las mujeres como diáconos, el resultado sería que ningún nuevo diácono estaría listo para ser ordenado, dijo Leonard.

Fr. Anthony Cutcher, presidente de la Federación Nacional de Concilios de Sacerdotes y pastor de la parroquia de San Pedro en Huber Heights, Ohio, dijo que estaba de acuerdo con el Papa Francis en que las mujeres necesitan ser desempeñadas en papeles más completos en la toma de decisiones de la iglesia.

Pero la suspensión de las ordenaciones al diaconado no aumenta el objetivo de hacer avanzar a las mujeres en la iglesia, dijo.

Cutcher tiene experiencia trabajando con diáconos. Hay siete en su parroquia, que sirven en visitas al hospital y funerales, entre otros ministerios.

Esa acción resultaría en menos diáconos y, dijo, ya “el pueblo de Dios está siendo negado los sacramentos” que los diáconos pueden presidir. La suspensión de las ordenaciones diaconales “haría un poco más difícil el acceso a los sacramentos en el ínterin”.

Con el horizonte de Chicago en el fondo, los diáconos oran mientras los participantes se reúnen para poner fin a la violencia y promover la paz durante el octavo servicio anual de Oración Sunrise y la misa el 26 de agosto en Chicago, un evento auspiciado por los Diáconos Negros de Chicago. (CNS / Karen Callaway, Católica de Chicago)

Sobre estos temas, dijo, “la iglesia se mueve lentamente y deliberadamente”. Si las diócesis suspendieran el entrenamiento con diaconados, sería más difícil reiniciarlo una vez suspendido. Incluso si la iglesia permitiera ordenar a las mujeres como diáconos, podría tardar de 15 a 20 años para que el cambio aparezca en las parroquias.

“Comprendí su punto de vista”, dijo Cutcher sobre la propuesta de Donovan. “Sin embargo, no quiero hacerlo a expensas del pueblo de Dios”.

Deborah Rose-Milavec, directora ejecutiva de FutureChurch, un grupo de reforma de la iglesia con sede en Lakewood, Ohio, que apoya la ordenación de mujeres como diáconos, dijo que apoya los sentimientos de Donovan pero no su propuesta.

“Creo que necesitamos mujeres diáconos”, dijo. “Pero soy siempre cauteloso sobre poner un grupo contra otro.”

Fr. Bob Bonnot, sacerdote de la diócesis de Youngstown, Ohio, y presidente del equipo de liderazgo de la Asociación de Sacerdotes Católicos de Estados Unidos, el homólogo estadounidense de la asociación de sacerdotes irlandeses, dijo que su organización apoya la ordenación de mujeres como diáconos.

Pero, hablando por sí mismo, dijo que la idea de suspender las ordenaciones al diaconado es mala.

En Estados Unidos, dijo, “el diaconado está entrando en su propio” y ha demostrado ser un recurso pastoral vital. La suspensión de las ordenaciones en este momento cortaría el trabajo vital del ministerio que los diáconos realizan, dijo Bonnot.

Por Peter Feuerherd   ncronline

 

Ordenados 11 diáconos en Portland

Con la congregación unida en oración y canto, once hombres se hallaban uno al lado del otro en el piso de la Catedral de la Inmaculada Concepción en Portland, un signo de humildad y confianza en la misericordia de Cristo. Era un espectáculo emocionante para los centenares que llenaron la catedral para ver a los hombres ordenados al diaconado permanente por el obispo Robert P. Deeley el sábado 16 de septiembre.21741343_1786621451378124_6256296125628342276_o

“Qué hermoso día en la vida de la Diócesis de Portland. Es un momento especial de gracia y gozo para cada uno de vosotros, los candidatos a la ordenación, para vuestras familias y, de hecho, para todos nosotros, al ser testigos del poder de la gracia de Dios transformando cada una de vuestras vidas en una vida de servicio a Dios ya su pueblo “, dijo el obispo durante la Misa.

Los once hombres constituyen la clase más grande de diáconos permanentes jamás ordenados en la Diócesis de Portland. Han estado viajando juntos durante cinco años, y en algunos casos aún más, para llegar a este día.

“Siento que estoy caminando del suelo”, dijo el diácono Frank Daggett, de la parroquia St. Joseph en Bridgton. “Es simplemente humillante y sorprendente”.

“Estoy flotando en el aire”, acordó el diácono Mark Tuttle, que sirve en la parroquia St. Maximilian Kolbe en Scarborough. “Esto es algo que sólo puede ocurrir una vez en la vida. La cantidad de espíritu, y el amor y, simplemente, la comunidad que estaba aquí hoy fue abrumadora. “21552096_1786624741377795_2738263680801564591_o

“Qué celebración tan fantástica, la orquesta, los tambores”, dijo el Diácono Carl Gallagher de la Parroquia de la Preciosa Sangre en Caribú. “Fue muy emotivo. Fue fantástico. No podría imaginarme nada mejor.

“Hoy es una lluvia de bendiciones, ante todo de Dios, y de nuestro obispo Robert Deeley, y de todos los miembros de la comunidad, porque vamos a servirles”, dijo el diácono Michael Augustino, de la Catedral de la Inmaculada Concepción, Portland.

Los diáconos están llamados a servir en el altar, a proclamar la Palabra de Dios ya comprometerse en la vida de la caridad. Los diáconos no pueden celebrar la misa, ofrecer el sacramento de la reconciliación, o realizar la unción de los enfermos, pero pueden oficiar en los bautismos, bendecir los matrimonios, y realizar servicios fúnebres fuera de la Misa.

“En esta ordenación, vemos la conexión entre estas tres áreas de ministerio. La Palabra de Dios inevitablemente nos lleva a la Eucaristía en el altar. A su vez, este culto nos lleva a un nuevo modo de vivir que se expresa en actos de caridad. Ver la misión del diácono de esta triple manera nos recuerda que los actos de caridad no son sólo actos simbólicos buenos. Son actos que surgen de la creencia de que esto es lo que la vida cristiana requiere de nosotros. Conociéndonos amados, servimos en el amor. Los actos de caridad son la forma en que se avanza la misión evangelizadora de la Iglesia “, dijo el obispo.

Los diáconos recién ordenados vienen de parroquias a través de la diócesis. Además de los diáconos Augustino, Daggett, Gallagher y Tuttle, están Thomas Blatz de la parroquia de Todos los Santos en Brunswick, Michael Boggs de la Parroquia de la Resurrección del Señor en el casco antiguo, Rodney Deschaine de la parroquia St. Peter Chanel en Van Buren , Lawrence Guértin de la Parroquia de la Virgen de los Perpetuos en Windham, Richard Huot de la Parroquia del Buen Pastor en Saco, Rodney Kuhl de la Parroquia del Salvador en Rumford y Luis Sanclemente de la parroquia St. John Vianney en Fort Kent.

21463217_1786624641377805_4852509427549052811_n“Hermanos míos, sois llamados a ser siervos”, les dijo el obispo. “Esto no es algo nuevo para ti. Ha sido parte de su testimonio cristiano. Hoy, sin embargo, adquiere un carácter sacramental a medida que avanza hacia la imposición de manos y la ordenación. Es el corazón del ministerio del diácono. Ustedes están llamados a ser siervos de los misterios de Cristo y, al mismo tiempo, ser siervos de sus hermanos y hermanas “.

Durante el Rito de Ordenación, los once hombres resolvieron ser consagrados al ministerio de la Iglesia, desempeñar su oficio con humilde caridad para asistir al orden sacerdotal, proclamar la fe en palabra y obra según el Evangelio y la tradición de la Iglesia, profundizar su espíritu de oración y conformar su modo de vida al ejemplo de Cristo.

Uno a uno, los hombres se acercaron al obispo y, poniendo sus manos dentro de él, le hicieron obedecer a él ya sus sucesores.

Los once se postraron mientras se cantaba la Letanía de los Santos. La letanía es una oración de petición por la misericordia de Cristo y por la intercesión de los santos.

“Fue un momento en el que esperaba mucho. Es un momento de ofrecerse completamente, en un sentido muy humilde, tanto físico como espiritual a Cristo “, dijo Deacon Sanclemente. “Hay una sensación abrumadora de humildad”.

Levantándose, los hombres se arrodillaron ante el obispo, quien puso las manos sobre cada uno de ellos en silencio. Con las manos extendidas, oró la Oración de Ordenación, suplicando al Señor que “mirara con benevolencia a estos siervos tuyos que ministrarán en tu santo altar y que ahora humildemente dedicaremos a la Oficina del Diácono”.

“La imposición de las manos era muy, muy poderosa, el poder del tacto, para sentir las manos del obispo en mi cabeza y sentir ese poder”, dijo el diácono Guertin.

“Sentí la presencia de Dios y el Espíritu Santo cuando lo hizo”, dijo el Diácono Boggs. “Yo era el único que casi se cayó, y el obispo me atrapó, y luego, cuando me impuso las manos, sentí su presencia, la presencia de Dios, el Espíritu Santo. Me sentí que era la parte más asombrosa de la misa para mí. “21751760_1786624521377817_7888310677111857938_n

“La imposición de manos, cuando el obispo llama al Espíritu Santo, fue una increíble sensación que el Espíritu estaba verdaderamente presente en mí. También estoy pensando en mi madre y mi padre, que ya no están con nosotros, pero sé que tienen el mejor asiento en la casa “, dijo Deacon Blatz.

Después de la oración de la ordenación, los once hombres, ahora diáconos de la Iglesia, fueron investidos con estolas y dalmáticos, símbolos del diaconado. Las esposas de los diáconos entregaban los dalmáticos a los sacerdotes o diáconos que habían sido seleccionados por los recién ordenados. Algunos eran los pastores de los diáconos. Otros eran diáconos o sacerdotes que habían desempeñado papeles importantes en su formación.

“La parte más conmovedora, creo, probablemente estaba poniéndose la vestimenta – el Padre (Jean-Paul) Labrie me ayudó a poner mi vestidura, mi esposa allí, porque esas son las dos personas que han estado conmigo todo el camino, desde el principio “, dijo el diácono Gallagher.

Una vez adquirido, cada diácono recibió del Obispo un Libro de los Evangelios, que aconsejó a cada uno de ellos: “Creed lo que habéis leído, enseñadles lo que creéis y practicáis lo que enseñáis”. El Libro de los Evangelios es denotativo del mandato de un diácono para proclamar el Evangelio en la Misa.

El obispo dio la bienvenida a cada uno de los recién ordenados con el fraternal beso de paz, y todos los diáconos presentes hicieron lo mismo. El Diácono Sanclemente, elegido al azar antes de la Misa, comenzó su ministerio diaconal preparando el altar para la Liturgia de la Eucaristía.21751330_1786622811377988_6664520390287518062_n

Para el diácono Rodney Kuhl, sentado en el santuario, cerca del altar, durante la consagración fue especialmente poderoso.

“Esa es la parte más emotiva de la Misa, pero al estar tan cerca de eso, con todos mis compañeros, fue muy emocionante”, dijo. “Me sentía muy espiritual.”

The diaconate dates back to the days the apostles. It is one of three ranks of holy orders in the Catholic Church: deacons, priests, and bishops. Deacons were once considered the right-hand men of bishops. However, over the years, the permanent diaconate as a distinct ministry in the Church faded away. It was restored by the Second Vatican Council.

Los diáconos se consideran un puente entre la iglesia y el mundo secular porque muchos tienen trabajos seculares. Los recién ordenados incluyen un vicepresidente de cooperativas de crédito, un gerente de proyectos de TI de bancos, un terapeuta respiratorio, un asistente médico jubilado, un maestro de educación especial, un consejero certificado de alcohol y drogas, un director de campaña de United Way, una compañía de gas natural empleado y un intérprete para refugiados e inmigrantes. Además, dos de los diáconos sirven como coordinadores de la vida pastoral de la parroquia y uno es también un capellán de la universidad.21753079_1786623048044631_9054172393441766822_o

Los diáconos permanentes también pueden casarse, como todos los recién ordenados, y su matrimonio sigue siendo su primera vocación.

“El matrimonio es la manera de mostrar el amor de Dios en el mundo a través de su amor desinteresado por sus esposas y ellos por usted. Juntos, el cuidado y el amor que le dan a sus hijos, el fruto de su donación y amor creativo, es un tremendo don y responsabilidad. Su amor el uno por el otro, y para ellos, los lleva a conocer el amor de Dios por ellos “, dijo el obispo.

Los once diáconos atribuyeron a sus esposas la posibilidad de hacer sus viajes al diaconado, a través de su apoyo y su sacrificio.

“Si tengo que enfatizar algo en el paseo, tengo que enfatizar a la familia. Sin la familia, sin mi esposa, no hay manera de que yo pueda estar aquí “, dijo el Diácono Deschaine. “Siempre has oído decir, ‘Detrás de todo hombre bueno, hay una gran mujer’, y eso es 100%, absolutamente cierto”.

Los nuevos diáconos también atribuyeron el apoyo de sus comunidades, lo que fue evidente en la misa de ordenación. Aunque en algunos casos los hombres vinieron de las parroquias a más de 300 millas de distancia, la catedral estaba rebosando, con gente sentada en los extremos de los bancos, pared trasera, y de pie o sentado en el narthex.

“Fue absolutamente maravilloso”, dijo el Diácono Deschaine. “Mirando a través de la congregación para ver a todos mis hermanos y hermanas en Cristo, viendo a todos los hermanos diáconos, y nuestros santos sacerdotes, y santo obispo, fue totalmente asombroso”.21751380_1786625311377738_8719920432690860433_n

“Fue genial ver a todos los que vinieron y nos apoyaron. Me dice que tengo trabajo que hacer. Tengo gente ahí fuera que vino a apoyarme, y estoy aquí para apoyarlos “, dijo Rick Huot de la parroquia Good Shepherd en Saco.

Muchos de los diáconos dicen que comenzarán su ministerio inmediatamente. Varios estarán sirviendo en el altar o predicando en misas este fin de semana.

“Estoy ansioso por predicar, y estoy deseando encontrar donde Dios realmente me está llamando, en qué parte de la comunidad, donde vivo, voy a hacer el mayor impacto en la vida de las personas, espiritualmente”, dijo Deacon Blatz.

A medida que avanzan en su ministerio, el obispo Deeley les aconsejó que permanecieran cerca de Aquel en cuyo nombre sirven.

“Sed hombres que conocen a Jesús. Sean hombres de verdadera oración que profundicen esa relación “, dijo el obispo. “Cuando conozcas a Jesús, lo traerás a los que sirves”.

21463219_1786625321377737_2728864685846473234_n21557993_1786624748044461_5813781221480612626_n21751733_1786624888044447_7485064041245238685_n21764991_1786624624711140_7400912793982299120_n

Trece nuevos diáconos en Monterrey

El Señor se ha mostardo generoso, ha regalado por ministerio de nuestro pastor, Mons. Rogelio Cabrera, Arzobispo de Monterrey, 13 nuevos diáconos permanentes, que se suman al resto del colegio diaconal para trabajar al servicio de la Iglesia regiomontana. Tengámoslos en oración; pidamos por todas las vocaciones de servicio.

Gracias, Señor, pues no te dejas ganar en generosidad.

monte1monterrey 2monterrey 3monterrey 4monterrey 5monterrey 6monterrey 7monterrey 8monterrey 9monterrey 10

monterrey 11

monterrey

Filadelfia: Con una Misa se conmemorarán los 50 años de servicio de diáconos permanentes

Los diáconos permanentes y sus familias se reunirán el domingo 15 de octubre en la Basílica Catedral de SS. Pedro y Pablo para una Misa de las 11 am celebrada por el Arzobispo Charles J. Chaput en la celebración del 50 aniversario del diaconado permanente y renovar sus votos.

Ellos serán acompañados por cientos de otros fieles en la catedral para orar durante la consagración delarzobispo de la Arquidiócesis de Filadelfia a Nuestra Señora de Fátima durante la Misa.1

El diaconado, el tercero en el rango de los tres órdenes de ministerio ordenado (incluyendo obispo, sacerdote y diácono), remonta a la ordenación de San Esteban y sus compañeros, como se relata en los Hechos de los Apóstoles. Los primeros diáconos ayudaron a los apóstoles que fueron los primeros obispos en la distribución de alimentos y asistencia caritativa a los pobres.

El diaconado en realidad precede a la aparición del sacerdocio, pero en el tiempo en la iglesia occidental simplemente vino como un paso a lo largo del camino al sacerdocio y sobrevivió como tal en los diáconos de transición ordinariamente ordenados un año antes de la ordenación sacerdotal.

Pero en un guiño a la práctica de la iglesia primitiva, el Papa Pablo VI restauró el diaconado permanente el 18 de junio de 1967. Su carta apostólica ” Sacrum Diaconatus Ordinum”,siguiendo la constitución del Concilio Vaticano II ” Lumen gentium “, tomó nota de el papel histórico de los diáconos.

Aunque las normas generales fueron emitidas por el Papa Pablo, él lo dejó a las varias conferencias de los obispos nacionales en cuanto a cómo el diaconate sería aplicado en su país.

Ministros de obras corporales y espirituales

Entre las normas de S acrum Diaconatus estaba que la formación para diáconos debe ser por lo menos tres años. En Filadelfia en este tiempo, el período de contacto inicial a la ordenación es de siete años, incluyendo un año de aplicación, un año de aspirancy y cinco años de formación.

Una diferencia entre el papel del diácono hoy en día en oposición a la iglesia primitiva es que se limitó en su mayoría a las obras corporales de la misericordia. El diácono moderno sirve de muchas maneras adicionales, por ejemplo ayudando en liturgias, predicando, realizando bautismos, catequesis, preparación sacramental y servicios fúnebres, por nombrar algunos.2

A diferencia de los sacerdotes, la mayoría de los diáconos permanentes sirven a tiempo parcial, y suelen tener otras obligaciones familiares y laborales.

Aunque el Sacro Diaconatus fue publicado en 1967, no fue hasta 1971 que la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos emitió pautas para la implementación en este país y no fue hasta 1977 que se estableció un programa en la Arquidiócesis de Filadelfia.

Una primera clase fue ordenada en 1981 para el servicio en la comunidad hispana y una segunda clase en 1982 para el servicio en la comunidad afroamericana. Más diáconos permanentes han sido ordenados casi cada año desde entonces.

En esta época, según el diácono Michael Pascarella, asociado al vicario para el clero, la arquidiócesis tiene un impresionante 302 diáconos ordenados y casi 70 hombres en formación, contando desde la aplicación a la ordenación.

Aunque los hombres pueden unirse técnicamente al programa a los 28 años para una ordenación a los 35 años, la mayoría tiende a casarse ya mayores, tal vez cuando ya no tienen hijos pequeños.

El diaconado permanente es un compromiso de por vida y muy pocos se van antes de los 75 años, excepto por razones familiares o de salud, dijo.

El entrenamiento es intenso, pero necesario

El período de entrenamiento para el diaconado en la Arquidiócesis de Filadelfia es más intenso que la mayoría de las otras diócesis. Si el candidato tiene una licenciatura, como la mayoría lo hace, el programa de formación de diácono conduce a un título de maestría comparable a la educación de un seminarista para ser ordenado sacerdote.

“Si van a predicar sobre temas teológicos, especialmente hoy en día, necesitan ser tan teológicamente, litúrgicamente, espiritualmente y pastoralmente competentes como lo es un sacerdote”, dijo el diácono Pascarella. “Servimos un propósito diferente con un carisma diferente, y parte de nuestro carisma es enseñar y predicar. Necesitamos tener ese trasfondo “.

Algunos candidatos no tienen un título universitario, y en esos casos, todavía toman los mismos cursos, pero en una base de pasar-fallar en lugar de calificar y no reciben el título.3

En el caso de los candidatos casados, como la mayoría lo son, las esposas están completamente integradas en el programa incluso asistiendo a clases, en muchos casos. Su aprobación de la decisión de su esposo es esencial. “El descontento marital es probablemente mucho menor que en la población general”, dice Deacon Pascarella.

Convertirse en diácono permanente y vivir la vocación no es sin sacrificio, sino que tiene sus recompensas.

“Creo que mi satisfacción personal es cuando alguien dice que he hecho una diferencia en su vida”, dijo el diácono Pascarella, que fue ordenado hace cinco años. Algunos aspectos del ministerio pueden ser difíciles. Por ejemplo, considera que la visita al hospital está agotando emocionalmente.

“Me alejo emocionalmente agotado, pero en paz porque fui Cristo a esa familia en ese momento en particular, simplemente deteniéndome y orando con ellos”.

El diácono Jim O’Neill, que fue ordenado diácono permanente en 2015 y sirve en la parroquia St. Christopher en Filadelfia, no entró en el programa hasta que su hijo menor, Katie, estaba en la escuela secundaria y fue ordenado un mes después de su graduación universitaria .

Al principio pensó que el programa de formación era demasiado largo. “Después de un tiempo con buena dirección espiritual me di cuenta de que el tiempo era un regalo”, dijo.

Con el apoyo de la esposa, es un hombre ocupado en la iglesia

Su esposa María, que es una enfermera practicante, estaba con él en cada paso del camino, asistiendo a todas las clases y reuniones.

Retirado de una carrera en ventas de papel de imprenta, con el estímulo de Mary tomó una posición en St. Christopher como DRE y director de servicios parroquiales. Sirve en misas diarias y de fin de semana, está en un programa de ayuda a parejas en relaciones irregulares o buscando un decreto de anulación o convalidación.

Él hace llamadas de comunión a los feligreses y, con María, conduce Pre-Cana programas de preparación del matrimonio. También sirve en una rotación con la misa del domingo por la tarde del arzobispo Chaput en la catedral y con los obispos en ceremonias.

Deacon O’Neill también sirve en el Comité de Bioética de Deacon, que asesora a los pastores y otros clérigos sobre el manejo típico de los problemas de fin de vida en las parroquias.

El programa de formación de diáconos “hizo un gran trabajo preparándonos para el ministerio”, dijo.

El diácono Jack Betzal es un representante retirado del fabricante que fue ordenado en 2004 y sirve en la parroquia St. Joseph en Aston. Él da crédito a su ex pastor, Mons. Harry Degnan, por influir en su vida.

Entró en el programa ministerial de la Iglesia en los años ochenta, pero también esperó hasta que su hijo menor estuviera en la universidad antes de ingresar al programa de diáconos permanentes.

“Ayudó a profundizar mi propia relación espiritual con Dios y me permite ayudar a otras personas en diferentes áreas de sus vidas”, dijo.

Como diácono tiene un plato lleno. Dentro de la semana el Diácono Betzal presidió el funeral de un anciano, bautizó a dos bebés y preparó una pareja para el matrimonio, una ceremonia que realizará. Un día a la semana trabaja en el Tribunal Arquidiocesano.

“Yo enseñaba CCD ya veces los niños me llaman y me piden consejo o ayuda si tienen problemas”, dijo. “Hago lo mejor que puedo para acercar a la gente al Señor”.

El diácono Betzal da crédito a su esposa, Mary, a quien ha estado casado durante 48 años, en noviembre por su pleno apoyo.

“Soy el portavoz, ella es la fuerza impulsora”, dijo. “Me siento absolutamente satisfecho.”

Es un sentimiento compartido por muchos de sus hermanos diáconos.

Por Lou Baldwin  en Catholicphilly