Archivo del sitio

Carta del diácono William T. Ditewig al papa Francisco: “Gracias, y nadie está confundido”

Querido Papa Francisco:

Como tantas personas eligen escribirte, pensé que yo también lo haría. Muchas de las cartas que recibe, al menos las que se comparten a través de los medios, lo llevan a la tarea por una cosa u otra. Le escribo por dos razones: para agradecerle por su liderazgo y valentía, y para decirle que, a pesar de lo que algunos se quejan, no creo que nadie esté “confundido” con sus acciones, su enseñanza y su escritura. Puedo sugerir que aquellos que hacen ese reclamo están usando ese lenguaje de “confusión” para enmascarar la verdad: que simplemente no están de acuerdo con usted.qq

Su escritura y enseñanza son claras: usted desea que la Iglesia sea una Iglesia adulta. Con esto no me refiero a una Iglesia solo para adultos, sino a un Pueblo de Dios maduro, Cuerpo Místico de Cristo y Templo del Espíritu Santo. Esta debería ser una Iglesia en la que nos relacionamos con compasión, madurez y una comprensión honesta de que las personas generalmente intentan hacer lo mejor que pueden a pesar de los desafíos a veces abrumadores que enfrentan. Los seres humanos maduros se dan cuenta de que una talla única rara vez se ajusta a todos, y que debemos usar nuestra libertad de voluntad dada por Dios de la mejor manera que podamos. Su Santidad, todos comprendemos muy bien que hay absolutos en la vida, pero también entendemos que a veces nos quedaremos cortos y tendremos que luchar lo mejor que podamos,

Nadie está confundido por esto, Su Santidad. Su llamado a un cristianismo maduro se hace eco de la voz de los obispos del mundo reunidos en el solemne Concilio:

Saliendo del amor eterno del Padre, fundado en el tiempo por Cristo Redentor y hecho uno en el Espíritu Santo, la Iglesia tiene un propósito salvador y escatológico que solo puede alcanzarse plenamente en el mundo futuro. Pero ella ya está presente en este mundo, y está compuesta de hombres, es decir, de miembros de la ciudad terrenal que tienen un llamado para formar la familia de los hijos de Dios durante la historia actual de la raza humana, y para seguir aumentando hasta el Señor regresa . . . Así, la Iglesia, simultáneamente ‘una asociación visible y una comunidad espiritual’, avanza junto con la humanidad y experimenta el mismo destino terrenal que el mundo. Ella sirve como levadura y como una especie de alma para la sociedad humana, ya que debe ser renovada en Cristo y transformada en la familia de Dios  (Gaudium et spes, # 40.

qqqNo hay nada “confuso” en nada de esto, excepto para aquellos que desean confundirse. Parecen temerosos de lo desconocido, a veces gris de la vida. Así como Cristo se reprocha frecuentemente sus primeros seguidores, y sus ilustres predecesores han repetido a menudo, “No temas”, y “Rema mar adentro!” A medida que los marineros saben muy bien, esto a menudo significa que, si bien queremos dirigir un verdadero Por supuesto, a menudo debemos recortar nuestras velas y virar para aprovechar al máximo el viento y el mar. Sin embargo, mis hermanas y hermanos que le escriben sobre “confusión” parecen anhelar un mundo, y la Iglesia dentro de ese mundo, que tiene la claridad de una fotografía en blanco y negro. La realidad del mundo está llena de color, sin embargo, admitiendo todos los colores que Dios creó. Como el Consejo nos recuerda, nosotros como Iglesia tenemos un “propósito salvador y escatológico” que solo se realizará plenamente en el Paraíso. El Concilio Vaticano II (muy parecido a su propia enseñanza) es acusado por algunos observadores de ser “excesivamente optimista” o de usar un lenguaje “ambiguo”. Nada podría estar más lejos de la verdad del asunto, como bien sabes, Santidad. Esto no es ambigüedad, sino adaptabilidad madura y concienzuda; un optimismo no ingenuo, sino una esperanza cristiana bien fundada.qqqq

Y entonces te agradezco nuevamente, Santidad. Gracias por su claridad de pensamiento y expresión. Gracias por su valentía y fortaleza de liderazgo. Gracias por su alegre testimonio del poder transformador del Espíritu Santo en nuestras vidas como individuos y como Iglesia.

Sinceramente en Cristo,

Deacon Bill

==================

Diácono William T. Ditewig, Ph.D., Arquidiócesis de Washington, DC

Comandante, USN (ret.)

Profesor de Teología y ex Director Ejecutivo de la Secretaría de la USCCB para el Diaconado y Director Ejecutivo Interino de la Secretaría de Evangelización de la USCCB.

billditewig.wordpress.com

 

 

Anuncios

PREGUNTAS QUE ME HACEN A MENUDO POR AHÍ POR SER DIÁCONO

DIÁCONO REY MORALES: PREGUNTAS QUE ME HACEN A MENUDO POR AHÍ

Sé que hay personas mal intencionadas ahí afuera y toman fuera de contexto lo que uno hace, comparte o dice. A Dios gracias es una minoría. Aquí les comparto las preguntas más frecuentes y mis respuestas para que quede claro. También me preguntan aquí en el Facebook por lo que yo escribo y comparto en mi ministerio y en todo lugar. Así que les aclaro aquí:

14606536_10154248663312933_1314480835704959855_n1. ¿Qué sacas al hablar de tus logros? Nada de los logros que he publicado son para gloriarme; sino, para motivar a otros a lograr los suyos ayudando al prójimo… La clave está que Dios está presente en todo lo que hago, con Cristo todo, sin Cristo nada. Si somos los que decimos “Si Se Puede” ¿No?

2. ¿Cuánto haz ganado sirviendo a la comunidad? Me miran con curiosidad cuando les contesto que soy voluntario en la iglesia y en todo lo que hago es de a gratis, como Diácono, como lo que sea, no cobro… ¿Acaso en las lecturas del Evangelio vez cuando Jesús cobro? Es a quien imito en mi día a día, no soy perfecto, pero si lo trato de hacer… Yo también como tú busco la Santidad.

3. Si alguien me da algo; es desde su corazón. No cobro por nada de lo que hago en la comunidad.

4. Yo he dado viajes a todas partes aquí en Georgia, a otros estados, México y más allá, bodas, bautismos, confirmaciones, retiros, casos de Violencia Domestica, Inmigración, sacar a alguien de la cárcel, interpretar en las cortes, traducir en citas médicas, en la cárcel, resolver conflictos de matrimonios, familias, comunidades… No cobro por nada de esto y no exijo que me renumeren.14908208_10154248663287933_4944623487379705046_n

5. ¿Eres Padre? ¿Eres Sacerdote? Realmente todos los bautizados somos sacerdotes, profetas y rey… Pero no, no es el Diácono Permanente Padre o Sacerdote Ordenado.

6. ¿Se puede casar un Diácono Permanente? Los Diáconos Permanentes somos hombre casados. Eso sí, si enviudamos, no nos podemos casar, ya que juramos celibato como el Sacerdote.

7. ¿Cómo vives si no tienes sueldo? Tenemos empleo en cualquier lugar de trabajo o tenemos negocios propios. En mi caso ya estoy retirado, solo vivo de mi pensión…14925683_10154248664127933_5632418842563663631_n

8. ¿Qué es eso de Corporación Comunitaria Buena Vida? La Corporación Comunitaria Buena Vida es una organización sin fines de lucro para asistir la comunidad Hispana de muchas formas. Clases, Talleres, asistencia médica, psicológica, educación de jóvenes y adultos, Becas para estudios, asistencia de empleo y muchas cosas más. El propósito es ayudar a la comunidad a través de la colaboración a subir nuestro lugar en la comunidad total y mejorar nuestro nivel de vida y de éxito.14633010_10154248663462933_8493123307442319227_n

Espero que al compartir estas preguntas y respuestas sea de bendición para todos, en el saber esta la gloria de Dios… Mientras más nos formemos, aprendamos de la Fe, más claro está el verdadero valor de la vida… Reciban ese amor, paz y misericordia de Jesucristo hoy, mañana y siempre. Nos vemos en la Santa Misa si Dios nos lo permite.

Tu Hermano, Diácono Rey Morales

ANTERIOR: la-llamada-al-diaconado-permanente-como-pareja

22688383_10155275520107933_484878492710829985_n

Celebrando nuestro 44º aniversario de bodas en la sagrada familia en blakely, Georgia y adiós al fr John Brown… (Julio de 2017)

Reflexiones de la esposa de un diácono de primer año

Hace un año, me preguntaba qué traería este primer año como esposa de un diácono. Sabía que traería cambios a nuestras vidas. Sabía que ambos estaríamos llamados a hacer más en nuestra parroquia y participar más plenamente. Sabía que estaríamos ocupados. Sabía que seríamos más útiles para nuestra parroquia actual de muchas maneras. Lo que no sabía es que Dios tenía un nuevo plan para nuestras vidas. El primer año después de la ordenación de mi esposo no fue para nada lo que ninguno de nosotros esperaba, pero ¿no es así como Dios suele trabajar?2

Literalmente, hemos tenido a Dios dirigiendo nuestras vidas durante estos últimos años, desde que entramos a la Iglesia Católica. Mi esposo estudió durante cuatro años en el programa de diócesis para ministros laicos (que pasó a ser el mismo curso que estudian los candidatos a la formación de diáconos). Dios también estaba trabajando dentro de mí, lo que provocó mi amor de toda la vida por el aprendizaje y me empujó hacia el título de Bachelor’s degree. Había estado trabajando en una universidad estatal local durante casi 30 años y nunca me había sentido obligado a obtener un título, ¿por qué ahora?

Estamos estudiando lejos: al comienzo del cuarto año de Ken, él me dice: “Me siento llamado a ser diácono. Voy a hablar con [el Director]”. Lo hizo y al año siguiente fue aceptado en la formación. Le siguió un año adicional de discernimiento y luego su último año de instrucción con nuestro párroco y diácono local. Para mí, con el amor y el apoyo de mi esposo, mi familia, mis amigos, mi comunidad y, sobre todo, un Dios increíble. Recibí mi licenciatura en Informática de la Universidad Western Governors de Washington en la primavera de 2016. Ken fue ordenado como diácono permanente el mismo año, en el otoño3

Completé una pasantía en un hospital local y dentro de esas pocas semanas, me enamoré del entorno sanitario. No tenía planes de cambiar de carrera después de obtener mi BS, ¡pero Dios tenía otros planes! Dios construyó un fuego en mí: quería trabajar en mi campo … ¡a la tierna edad de 57 años!

Después de mucha oración, conversaciones y discernimiento, acepté el primer trabajo ofrecido en el cuidado de la salud. Era realmente el trabajo de mis sueños, y el salario estaba dentro de nuestro alcance para cubrir los gastos de manutención. Unos meses más adelante, mi dulce esposo fue ordenado como Diácono permanente. Continuamos viviendo en diferentes ciudades por unos pocos meses más, viéndonos solo los fines de semana. Nuestro matrimonio fue una prioridad para nosotros y finalmente llegamos a la conclusión de que necesitábamos vivir en el mismo código postal, ¡así que compramos una casa en nuestra nueva ciudad natal y nos mudamos juntos! Un momento tan emocionante.

Una vez que nos instalamos, Ken comenzó a hablar con las dos parroquias católicas locales. Casi de inmediato, se le otorgaron facultades y se le asignó a la Parroquia del Espíritu Santo. Tenían dos diáconos; sin embargo, uno no pudo cumplir con sus deberes diáconos y el otro acabó de ser puesto en un hospicio, y pasó unos días más tarde. La comunidad parroquial lamentaba su pérdida; sin embargo, también estaban profundamente preocupados de que su sacerdote de más de 80 años no pudiera continuar sin asistencia. Habían orado mucho por la intervención de Dios. Mi querido esposo diácono fue anunciado como “la respuesta a nuestras oraciones”. La bienvenida de esta parroquia fue nada menos que sorprendente e inmediatamente nos envolvió en amistad, compañerismo y amor.1

El diácono Ken ha asumido muchos deberes desde que comenzó en nuestra nueva parroquia, que incluye la enseñanza de clases de bautismo, la capacitación de servidores de altares y la participación en el equipo de RICA. Él está en el altar con el Padre para todas las misas de fin de semana, llegando una hora antes de la Misa, permaneciendo encerrado después de la Misa, asegurándose de que todo esté listo para cada misa, entrenando acólitos para ayudar en el altar y mucho más. Él toma la comunión con el hogar, está involucrado en el consejo de la parroquia, y todo lo que sea necesario en cualquier momento del día. Predica una vez al mes, lo cual ama, y ​​la parroquia ama sus mensajes verdaderos y básicos. Él ama a la gente de esta familia parroquial y ellos lo aman (bueno, nosotros). Él está ocupado la mayoría de los días de semana y todo el fin de semana, pero disfruta cada segundo de cada día: servir a Dios. Decir que estamos ocupados es una gran subestimación. Decir que somos felices, juntos y haciendo a Dios ‘

La voluntad de Dios fue ponernos en una ciudad determinada (diferente), cerca de cierta fecha, y Ken pasaría por las puertas de una parroquia en el momento justo. La moraleja de este cuento del primer año como esposa de un diácono es: estás listo para el viaje. Una vez que da su consentimiento a que su marido se convierta en diácono, el resto está en manos de Dios. Déjalo ir.

Le pedimos a Dios que nos pusiera donde nos necesitaban, ¡y ciertamente no decepcionó! Feliz primer aniversario, Ken – Te amo.

Catholic365

 

Sobre la Autora

Cindy Ellis

Cindy Ellis está activa en su parroquia, St. Mary’s, Moscú, ID como ministra eucarística, miembro del equipo de RICA y ha patrocinado a varios participantes a lo largo de los años. Está casada y tiene 5 hijos adultos (y sus cónyuges), así como 16 nietos. Su

212-e45ea2ec-c1ce-4510-af8e-3d5c77b4f427

esposo, Ken, se encuentra actualmente en la formación de diáconos en la Diócesis de Boise (ordenación programada para octubre de 2016) y también es extremadamente act

 

 

ivo en su parroquia. Motociclistas ávidos, planifican vacaciones en torno a eventos especiales para niños / nietos y montan su bicicleta giratoria Victory Vision en la ubicación (de 200 a 2,000 millas en una dirección).

Cindy y su esposo se convirtieron al catolicismo en la Vigilia Pascual de 2009 y se han esforzado por aprender todo lo que puedan sobre su fe elegida. Cindy actualmente está terminando su BS en Informática de la Salud y espera tener tiempo para escribir y leer con más fe una vez que se complete. Ella está empleada en un departamento de informática de la biblioteca de la universidad local. Ha sido su campo de carrera durante más de 25 años.

 

Crazy Year Part III

Inmediatamente después de la ordenación (sábado) y los bautizos de nuestros dos nietos más pequeños por parte de su cariñoso abuelo (Ken), fuimos a Kennewick, WA con nuestra hija, Kara, y yerno, Kerem, ya que querían gastar un poco de tiempo con tía Bonnie, tío Calvin, primos y abuelo Ben. Fue tan alegre tener tanta familia rodeando con todo el amor que puedas imaginar. Tomé un montón de fotos para conmemorar este día increíble. No creo que Kara haya visto al abuelo Ben desde que tenía 13 o 14 años (tal vez), así que fue bastante la reunión.

La semana siguiente a la ordenación, volví al trabajo, pero Ken se quedó conmigo en Kennewick, al igual que su madre y sus amigos de toda la vida de Pensacola, The Pings. Fue maravilloso y aprecié mucho el tiempo extra que pasamos con mamá. En 2016, pasamos tiempo con la madre de Ken (¡por cierto, ella es la MEJOR suegra en todo el universo) en marzo y en octubre! Esto no ocurre a menudo: solemos pasar una semana o dos con ella cada dos años más o menos. Pero este año fue muy especial para pasar tanto tiempo con la familia, especialmente con mamá.

Las vacaciones en 2016 parecían un poco anti- climáticas con toda la emoción y los grandes eventos durante el resto del año. El día de acción de gracias es un borrón: tranquilo y pacífico (creo). Pero la Navidad fue muy memorable. Nuestros amigos en Moscú, George y Caroline Canney, estaban de vacaciones. Pero gentilmente nos permitieron habitar su hermosa casa por unos días. Tuvimos una increíble cena de Navidad con varias personas de la parroquia y la comunidad que no tenían familia en el área. Compramos dos kits de cena completos de Rosauers en Colfax y todos los demás trajeron varios platos de acompañamiento. Tuvimos una gran fiesta, maravillosa compañía, excelente conversación y muchas risas. Un día increíble con muchos, muchos amigos increíbles.

Así que ahora hemos completado el círculo, este año, en 2017. ¡Espero que no sea un año completo antes de que pueda obtener una actualización en este blog para las pocas personas que realmente lo leen! Dios los bendiga a todos y aquí está un increíble 2017 !!

Hasta la próxima vez…..

Viernes 3 de marzo de 2017

Parte de Año Loco II

Para continuar con nuestro año increíble y loco, comenzaré donde lo dejé – Verano 2016. Después de dejar WSU (15 años en las bibliotecas solo, más de 30 años en total) y comenzar mi nueva aventura en Trios Health, nunca miré hacia atrás. Había orado sobre este nuevo trabajo y hablé con Ken interminablemente al respecto, y cuando cumplieron los criterios que habíamos establecido, rápidamente acepté su oferta. Ken y yo hemos pasado los meses desde julio hasta ahora separados durante la semana y juntos los fines de semana. Nuestra casa en Colfax salió al mercado, embalamos el 99% de nuestras cosas y las almacenamos en agosto / septiembre.

Octubre trajo el día más increíble para nuestra familia. Ken fue ordenado como Diácono permanente en la Iglesia Católica Romana en Boise ID junto con otros 3 hombres santos. Ken había estudiado durante 4 años más dos años adicionales de discernimiento y aprendió el arte de ser diácono. ¡Estaba listo para esto! El rito completo fue increíble, hermoso y lleno de emoción, las lágrimas fueron una gran parte de este día para mí. Decir que estaba orgulloso y admirado no acaba de explicar las emociones de ese día, pero tendrá que bastar. En los bancos había muchos amigos de todo el país, además de su hija, Kara y su esposo, Kerem; nuestro hijo, Deakin y su esposa, Nicole; mi hermana Bonnie, su esposo, Calvin y su hijo, Zak; y por último pero lo más importante, la madre de Ken, Faye, que condujo todo el camino desde Pensacola, Florida, en su RV. Pasó un mes y medio recorriendo los Estados Unidos antes de llegar a Boise para la ordenación a mediados de octubre. Fue un día maravilloso y se hizo aún más memorable al tener una cena temprana de Acción de Gracias (preparada con cariño por nuestra increíble nuera, Nicole) con toda nuestra familia allí. Muy especial. Al día siguiente, Ken pudo bautizar a nuestros dos nietos más jóvenes (los hijos más pequeños de Deakin y Nicole) en la Iglesia Católica de San Pablo en Nampa, ID. Tener su primer bautismo para estos dos pequeños fue increíble. ¡Spencer y Connor fueron bautizados por el mejor abuelo del mundo! Cuando el tiempo lo permita, intentaré publicar algunas fotos de este evento. Fue un día maravilloso y se hizo aún más memorable al tener una cena temprana de Acción de Gracias (preparada con cariño por nuestra increíble nuera, Nicole) con toda nuestra familia allí. Muy especial. Al día siguiente, Ken pudo bautizar a nuestros dos nietos más jóvenes (los niños más pequeños de Deakin y Nicole) en la Iglesia Católica de St. Paul en Nampa, ID. Tener su primer bautismo para estos dos pequeños fue increíble. ¡Spencer y Connor fueron bautizados por el mejor abuelo del mundo! Cuando el tiempo lo permita, intentaré publicar algunas fotos de este evento. Fue un día maravilloso y se hizo aún más memorable al tener una cena temprana de Acción de Gracias (preparada con cariño por nuestra increíble nuera, Nicole) con toda nuestra familia allí. Muy especial. Al día siguiente, Ken pudo bautizar a nuestros dos nietos más jóvenes (los niños más pequeños de Deakin y Nicole) en la Iglesia Católica de St. Paul en Nampa, ID. Tener su primer bautismo para estos dos pequeños fue increíble. ¡Spencer y Connor fueron bautizados por el mejor abuelo del mundo! Cuando el tiempo lo permita, intentaré publicar algunas fotos de este evento. Tener su primer bautismo para estos dos pequeños fue increíble. ¡Spencer y Connor fueron bautizados por el mejor abuelo del mundo! Cuando el tiempo lo permita, intentaré publicar algunas fotos de este evento. Tener su primer bautismo para estos dos pequeños fue increíble. ¡Spencer y Connor fueron bautizados por el mejor abuelo del mundo! Cuando el tiempo lo permita, intentaré publicar algunas fotos de este evento.

Supongo que el resto de la historia tendrá que esperar a la próxima entrega. Creo que no me di cuenta de cuántas cosas locas nos sucedieron en 2016. Manténgase atento a más. Dios los bendiga a todos.

Miércoles 22 de febrero de 2017

Qué año tan loco

Es increíble para mí que ya se está cerrando en marzo de 2017. Hace casi un año que actualicé este blog por última vez, hay tanto que decir que estoy seguro de que será una historia de múltiples partes. Intentaré mantener el orden cronológico para que no olvide nada tan desnudo conmigo. En marzo del año pasado viajamos a Austin, TX para pasar casi una semana en Lago Vista con nuestra hija y su familia. Además, nuestro hijo, Deakin y su esposa, Nicole bajaron cuando querían renovar sus votos matrimoniales (era su aniversario de bodas de cinco años). Fue un momento increíble y la mamá de Ken condujo desde Pensacola, FL para sorprender a todos. Fue muy divertido y emocionante; tres de nuestros cinco hijos estuvieron en el evento, incluidos sus hijos. ¡Fue una bendición tener tantos niños y nietos en el mismo lugar al mismo tiempo! Me gradué de WGU Washington en abril de 2016 en Seattle. Decidí caminar en la ceremonia de graduación aproximadamente un mes después de terminar el título. Fue un día tan especial. Estoy muy contento de haberlo hecho. Mi hermana, Bonnie y su esposo asistieron, así como también su hijo, Zak – oh y Ken también asistieron. Me sentí muy especial, incluso rodeado de cientos de otros estudiantes que estaban igualmente orgullosos de su logro. Junio ​​de 2016 trajo un par de entrevistas de trabajo en la industria de la salud, una en Pullman y otra en Kennewick, WA. El uno es Pullman no era algo que me interesara mucho, así que me alegré mucho cuando recibí el correo electrónico “gracias pero no gracias”. Sin embargo, el trabajo en Kennewick fue una oportunidad increíble que salté cuando me ofrecieron el puesto. Ahora estoy trabajando en Trios Health en Kennewick como analista de soporte de aplicaciones desde julio y me encanta. Actualmente me quedo con mi hermana, Bonnie y su familia durante la semana y regreso a Colfax los fines de semana. Más sobre esa situación en la próxima entrega. La próxima vez, la ordenación de Ken, la visita de su madre, mucho tiempo con nuestro hijo, nuera y sus hijos, y cómo me han cambiado los puestos de trabajo. Dios los bendiga a todos y trataré de hacer la próxima sección en algún momento de la próxima semana. ¡Paz! nuera y sus hijos, y cómo todo el cambio de trabajo para mí se ha ido. Dios los bendiga a todos y trataré de hacer la siguiente sección en algún momento de la próxima semana. ¡Paz! nuera y sus hijos, y cómo me han ido todos los trabajos cambiantes. Dios los bendiga a todos y trataré de hacer la próxima sección en algún momento de la próxima semana. ¡Paz!

Martes 15 de marzo de 2016

Un nuevo año: una nueva dirección

A partir de noviembre de 2015, he completado mi licenciatura en informática de salud de Western Governors University Washington (una universidad acreditada en línea). Me tomó algo más de 4 años pero estoy más que feliz de haberlo hecho y haberlo terminado. En febrero de 2016, pasé con éxito la certificación de administrador de información médica registrada (gigante). Ahora tengo tiempo para hacer otras cosas además de buscar un trabajo diferente (si encuentro uno, excelente, si no, estoy bien con eso también). De hecho, voy a “caminar” el 16 de abril de 2016 en Key Arena en Seattle, WA a las 10:00 am. Si desea ver el video de transmisión de este evento, vaya a: http://tinyurl.com/lgrysra y vea !!

En octubre de 2016, Ken (Dios quiere) será ordenado como diácono permanente en la Iglesia Católica Romana. Ha estado en este viaje por cerca de 6 años, pero le tomó casi 4 (casi todo el tiempo que completó el trabajo de curso) para discernir que el diaconado era en realidad su llamado. Finalmente obtuvo la indirecta del Todopoderoso y entró a la formación Diácono con la Diócesis de Boise. Él está más que emocionado, como soy yo. Su servicio a la iglesia probablemente no aumente mucho ya que está extremadamente involucrado en muchos ministerios, incluyendo RCIA, Family Promise (vivienda para familias temporalmente sin vivienda), Caballeros de Colón y mucho mas. Por favor mantennos a nosotros (pero especialmente a Ken) en tus oraciones.

Desde la última publicación, tenemos un nuevo nieto (Connor Cain Patrick, nacido a finales de junio) y otra nieta a través de nuestro hijo mayor casándose con su mejor amigo. Así que actualmente tenemos 18 nietos y tenencia. También perdimos a mi padre en julio pasado, así como a la abuela de mis hijos, Clarice Miller, dos días después. Fue un momento difícil para todos nosotros. Pero mi papá ahora está bailando con el amor de su vida (mi hijastra, Jane) en el cielo y cuidándonos a todos.

De todos modos, Dios los bendiga a todos y espero publicarlos con más frecuencia ahora que mi título está terminado (pero no hay promesas).

Un diácono, tras 20 años en las calles, explica cómo la prostitución gay corrompe a los chicos

Son chicos que quizá no han tenido amor en sus hogares y el dinero o las lisonjas de su cliente homosexual le pueden engañar un tiempo; luego es demasiado tarde, muchos no llegan a los 40 años. El sida y las calles acaban con ellos.

La homilía del obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, sobre “personas que se corrompen y se prostituyen o van a clubs de hombres“, donde “encuentran un infierno”, tienen una realidad detrás: hay chicos jóvenes que se prostituyen. Y sus clientes son homosexuales, casi nunca mujeres.

20 años en las calles de noche
Pocas personas en el mundo saben más de la prostitución masculina en Occidente que el diácono John Green, fundador en 1990 de Emmaus Ministries (www.streets.org). Durante más de 20 años, el diácono Green ha recorrido las calles de Chicago por las noches y ha sacado de ellas y del mercado del sexo a 500 hombres que se dedicaban a la prostitución. Con sus colaboradores, contacta con unos 500 prostitutos al año: consiguen sacar del ambiente a 20 o 30 anualmente. Emmaus funciona bien y ha creado otra iniciativa similar en Houston.10625_john_green

Nadie habla de los prostitutos
Como ha demostrado el debate sobre las palabras de Reig Pla, los jóvenes prostitutos son “invisibles”. Nadie les ve, nadie habla de ellos, nadie trabaja por ayudarles. No son “topic”. Un obispo habla del drama de los jóvenes prostitutos y toda la prensa se dedica a llamarle homófobo sin pararse a pensar si la vida de los jóvenes prostitutos es, realmente, un infierno.

La invisibilidad de estos chicos es importante. Green insiste en ello en entrevistas y en su libro “Streetwalking with Jesus”. La Policía, por ejemplo, actúa cuando una situación es visible, molesta, pero estos chicos son invisibles.

La prostitución masculina se funde con su ambiente, no es algo que veas en la calle. Hasta un niño pequeño puede identificar a una prostituta femenina por sus ropas exuberantes, o por el chulo que está cerca”, explica Green. Con los chicos no es así. “Si piensas en los asesinos en serie que mataban chicos prostitutos, como Jeffrey Dahmer o John Wayne Gacy… ¿por qué lo hacían? Porque sabían que a nadie le importan esos chicos“, apunta Green.

Cada vez más jóvenes y desorientados
Son miles de jóvenes que tienen relaciones homosexuales en este mercado sin ser homosexuales de arraigada tendencia. Muchos no saben lo que son ni lo que quieren. Cada vez empiezan más jóvenes y desorientados. Los datos de Chicago no deben ser demasiado distintos de los de Madrid. Quizá sólo hay que sustituir los datos étnicos: en Chicago la mayoría son chicos negros; en España podrían ser “gitanos” o “magrebíes” o “hispanos”. En cualquier caso, pobres.

“La mayoría de los chicos con los que trabajamos en Chicago tienen entre 25 y 35 años. Pero en los últimos años los vemos más y más jóvenes. Chicos como Christopher, de 12 años, y a menudo también de 14 o 15, vendiéndose en las calles. Tendrán suerte si llegan a los 40 años, con los peligros de las calles: enfermedad, adicciones, que te maten por nada…”, añade el diácono. Las estadísticas hablan de que un 30% de prostitutos son portadores del virus del sida.

“La mayoría de estos chicos son heterosexuales que están metidos en el sexo gay en la calle por dinero. Si piensas en lo que eso significa, ves que tienen que forzarse para hacer lo que hacen. Muchos empezarán la noche con unos tragos en algún bar, o tomarán algo de cocaína, o fumarán lo que sea. Eso aturde sus sentidos para salir y poder hacer lo que hacen por dinero. También baja sus inhibiciones, y empezarán a hacer cosas que no querían en absoluto, y eso les deprime y les llena de ansiedad, así que se toman más fármacos y entran en un ciclo de adicción y prostitución que literalmente acabará con sus vidas“, describe el fundador de Emmaus Ministries.

“Encuentran un infierno”… podríamos decir, con el obispo de Alcalá.

Familias rotas, caldo de cultivo
En la web de Emmaus Ministries usan una descripción modelo del prostituto tipo, según el American Journal of Orthopsychiatry de 1974, porque la realidad no ha cambiado mucho: “tiene entre 15 y 23 años, está desempleado, pobre historial laboral, de inteligencia baja o media, de trasfondo socioeconómico con carencias, de educación inferior a la media, dejó los estudios, viene de un hogar roto con malos modelos parentales, falto de calor y con exceso de violencia y rechazo”.

Las familias rotas son un caldo de cultivo para este tipo de chicos. No se han sentido amados en casa… Quizá ese cliente que no les grita ni les pega (al contrario que en su casa) y que le dice cosas amables y le compra regalos y le da dinero… ¿será eso el amor?, puede preguntarse un joven prostituto de 13 o 15 o 17 años. Pero pasa el tiempo y algunos descubren que no, que solo es compra-venta y búsqueda de placer y servicios. Lo que cuesta es descubrir que, pese a todo, no eres una máquina de servicios: eres una persona digna de ser amada.

Para salir, un trato largo
Para salir de este círculo, el diácono Green y Emmaus Ministries proponen aplicar “tiempo, trato y charla”. Es decir, pasar tiempo con los chicos, conocerlos bien, tratarlos, tocarlos con una amistad sincera, no sexual, y tender lazos personales. Después, cuando están dispuestos y piden salir del ambiente y cambiar, ayudarles a ello. Pueden pasar años. “Nos cuesta más dar tiempo, trato y conversación que dar limosnas, pero eso es lo que realmente logra efectos duraderos en la vida de una persona”, dice Green.

Green recuerda que “el profeta Jeremías predicó 40 años antes de que nadie le hiciera caso” y que el Buen Pastor lo dejó todo por salvar a una sola de sus ovejas. Hace ya muchos años que Green tuvo la experiencia de escuchar, en su interior, “en un monasterio trapense cerca de Rochester” una “voz aún pequeña del Espíritu que me decía ´esta es tu llamada, esta es tu gente, irás y ayudarás a esos tíos´”.

Este diácono católico, desde hace unos meses ya no está al frente de Emmaus Ministries, porque se mudó con su esposa e hijos a otro estado a cuidar de su anciana madre y dedican allí su esfuerzo a la Cáritas local. Pero su sabiduría después de 20 años recorriendo las calles permanece en la asociación que fundó, los cientos de personas que ha entrenado para salir a las calles, donde trabajan cada noche, y en su libro, “Street Walking with Jesus” (www.streetwalkingwithjesus.com). Con una función que nadie más se molesta en hacer: sacar a unos chicos invisibles de un infierno que algunos minimizan.

Religionenlibertad

Tres carreras, policía y diácono

Con algunas personas, usted puede adivinar su personalidad, su psique, mirando sus rostros. En el caso de Fintan P. Moore Jr., son sus ojos; Brillan y permanecen centrados en el láser. Está prestando mucha atención a lo que estás diciendo. Está escuchando atentamente; Él está pensando

Cuando aprendas más sobre él, descubrirás por qué. Ha pasado su carrera, hace más de 40 años, estudiando y ayudando a la gente en problemas – ciertamente en apuros, a menudo en crisis.1

“La vida no es fácil; Todos tenemos nuestros problemas y cruces para soportar. La gente dice que no; Están mintiendo “, dice el ajuste, en forma de 64 años de edad, residente de Keene. Durante sus diversas carreras, ha trabajado como terapeuta en un hospital psiquiátrico, un policía, y ahora es un pronto-a-ser diácono ordenado en la Iglesia Católica.

“Siempre me he preguntado qué puedo hacer para ayudar a la gente”, dice, relajándose en su casa en West Keene en una hermosa tarde de verano.

Está tan enfocado, tan energizado, estas preguntas vienen fácilmente: ¿Qué te hace marcar, lo que te impulsa?

Es inequívoco en su respuesta; Es rápido y contundente.

“Mi fe en Dios. Me define. Es quien soy. Siempre lo fue “, dice, agarrándose el pecho con dos puños flexionados. -Está bien aquí.

Sus antecedentes son fascinantes y diversos, pero hay una corriente fuerte que atraviesa, un tema: ver a la gente en su peor, y tratando de ayudar.

“El comportamiento humano es fascinante, fascinante”, dice. “La manera en que la gente se comporta, siempre es un stumper. Aprendes más cada día hasta que entras en la tumba. Hay un montón de rotura por ahí, hablado o no hablado. Todos lo hemos conseguido.

Originario de la ciudad de Nueva York, Moore trabajó como terapeuta individual y grupal en el Westborough State Hospital, cerca de Worcester, Massachusetts, entre 1977 y 1991. La institución, fundada en 1886 y una vez que se conocía extraoficialmente como el manicomio, Viejos, vacantes y que deterioran mal los edificios todavía se paran, pareciendo un Hollywood fijado para una película de terror, Victorian y presentimiento.

Sus años allí se convirtieron en un laboratorio para él en el intenso estudio del comportamiento humano, viéndolo en el crisol de la enfermedad mental.

Él dejó allí en 1991 debido a un despido masivo cuando el estado de Massachusetts se unió al movimiento nacional para “desinstitucionalizar” a los pacientes mentales. Ese año se matriculó en el programa de doctorado en psicología en la Universidad Antioch de Nueva Inglaterra en Keene, conmutando desde Massachusetts.

En 1994, se convirtió en un policía en Oxford, Mass., Un suburbio de Worcester.

“Había querido ser un policía durante años”, dice, siguiendo una tradición de su familia extensa, con su abuelo paterno miembro de la Garda, la policía nacional de Irlanda, y su tío, un detective en el NYPD. También tiene varios primos en el NYPD y la Policía de Tránsito de Nueva York.

Se enteró de que el Departamento de Policía de Keene anunciaba a los oficiales y los aplicaba. Tomó el examen en septiembre de 1998 y fue juramentado como oficial de policía aquí en diciembre de ese año, a la edad de 46 años. Fue enviado a la Academia de Policía de NH, uno de los estudiantes más antiguos de su clase. “Seguí con lo mejor de ellos”, se jacta. Tengo un apetito legendario, pero nunca gano peso “, manteniéndose en 165 libras durante décadas.

Él y su esposa, Maureen, que es un psicólogo de educación especial en el distrito escolar de Fitchburg, Massachussets, se trasladaron a Keene en 1998.

Moore se retiró del Departamento de Policía de Keene en 2016, como oficial de patrulla, y durante su mandato había servido en un crucero de la policía, a pie y la patrulla de la bicicleta. También fue un oficial de entrenamiento de campo, y un miembro de CAT (Equipo de Análisis de Colisiones).

Ser un policía le dio la oportunidad de sacar provecho de sus conocimientos de psicología y consejería. “La diferencia es que cuando estás trabajando con pacientes, estás reflexionando sobre su comportamiento después del hecho, pero con el trabajo de la policía, estás viendo su comportamiento en tiempo real, a medida que se desarrolla, y tienes que lidiar con él . ”

Dice que hay aspectos del trabajo policial que le atraen especialmente, uno de ellos es la autonomía, trabajando solo la mayor parte del tiempo. “El trabajo policial es especial. Es la variedad, cada día es diferente; Eso suena banal, pero es verdad. Nunca se sabe qué esperar.

Y, lo más importante para Moore fue la oportunidad de ayudar a la gente.

“La gente no se da cuenta de esto, pero el 90 por ciento de lo que hace un policía es ayudar a la gente”, dice. “Creo que mis antecedentes me dieron más presencia mental, usar mi experiencia en psicología, sobre cómo tratar a la gente”.

Señala que para él es importante que las personas con las que se enfrenta en situaciones difíciles encuentren soluciones a sus problemas y problemáticas. “Los disturbios domésticos, son difíciles. En esos casos, yo quería que ellos encontraran soluciones, que se capacitaran a sí mismos y tal vez para que ellos cultivaran las habilidades para ayudarse a sí mismos “.

Un policía tiene que saber cuándo ser justo y cuándo ser firme, dice. “Jugar duro es el último recurso. Por lo general, puede hablar con la gente, puede des-escalar la situación. Hay momentos en los que hay que ser firmes; A veces tienes que esposar a alguien y esposarlos rápidamente “.

Sin embargo, dice que uno de los aspectos más gratificantes de su trabajo fue ser agradecido más tarde por su ayuda por los que había arrestado. Su esposa lo respalda. “Las personas a las que ha arrestado se acercan a él y le dan las gracias por cómo las trató”, dijo.2

La continuación de su tercera carrera, la de un pronto-a-ser ordenado diácono católico, era natural para él. Criado en una devota familia irlandesa-católica, Moore había pensado a menudo en cómo podía servir a la gente en la Iglesia.

“Sentí este llamado por años y años. … Si vas a vivir tu fe, lo haces, y lo haces todo el camino; No lo haces a mitad de camino “, dice. “Siempre he sido el defensor de los perdidos. Puede haber provenido de mi fe. Necesitamos que alguien defienda a las personas que están luchando “.

El programa de diaconado en la Iglesia Católica implica una primera ronda de entrevistas y extensas pruebas psicológicas. Luego hay cuatro años de estudio, que ocurre para los candidatos del diácono de New Hampshire en el Colegio St. Anselm y su monasterio benedictino de la Abadía San Anselmo asociado, ambos en Manchester. Actualmente hay 18.000 diáconos ordenados en la Iglesia Católica en los Estados Unidos, y 3.000 en la formación, según el sitio web de la Diócesis de Manchester. Mientras que el número de seminaristas que se preparan para ser sacerdotes está disminuyendo, el número de candidatos para diáconos está subiendo, dice Moore.

En la Iglesia Católica, un diácono puede cumplir muchos deberes, incluyendo bautismos, servir como testigos en los matrimonios, realizar funerales y entierros fuera de la misa, distribuir la Sagrada Comunión y predicar sermones en la misa. También pueden ayudar a los feligreses como consejeros, servir en los comités de la iglesia y hacer trabajo administrativo para la parroquia.

Moore será parte de una clase de 10 diáconos para ser ordenado en septiembre en Manchester. El año pasado ha estado sirviendo como un diácono interno en Divine Mercy Parish en Peterborough. Una vez que un diácono es ordenado, es asignado por el obispo a una parroquia dentro de 25 millas de su residencia.

“Hay una calma sobre Fintan”, dice el diácono Dennis Marquis de Divine Mercy, quien fue ordenado hace tres años. “Eso ayuda un poco, esa tranquilidad – no te doblas de forma cuando estás hablando con alguien. Es un buen oyente; Él corre cosas a través de su mente. Procesa todo lo que se dice, lo evalúa y lo toma desde allí. Es muy fiel a su iglesia, y Dios. ”

Moore, cuando se le pide que reflexione sobre sus diversas carreras, se sienta y lanza la cabeza hacia el techo.

“Ministerio”, dice, una sola palabra.

Silencio por un segundo.

“Trabajar con los enfermos mentales es un ministerio, el trabajo policial es un ministerio, ser diácono es servir a la gente, un ministerio”.

Todo se combina tan bien, los más de 40 años de sus carreras anteriores, y los próximos años de su nuevo.

Libro de Javier Villalba sobre el diaconado

DIACONADO PERMANENTE, SIGNOS DE UNA IGLESIA SERVIDORA

Este libro destaca la dimensión samaritana y servicial que corresponde al diaconado, y en particular al perm9788428553414anente y nos ayuda a comprender mejor quiénes son los diáconos permanentes, a quién representan y cuál es su misión en medio del mundo y en nombre de la Iglesia. Los diáconos desarrollan tareas de evangelización, liturgia (administran el Bautismo y el Matrimonio y presiden las exequias) y específicamente labores dentro de la Pastoral social y caritativa. El autor analiza todos estos aspectos desde su propia experiencia personal e integra la «doble sacramentalidad» por estar casado, y al mismo tiempo, la vida familiar y profesional.

Javier 16730409_10155110603622904_7593763059177816170_n (2) - copiaVillalba Nogales fue ordenado diácono hace siete años. Está casado y es padre de cuatro hijos. Medico de profesión y especialidad pediatría, ejerce su ministerio en al parroquia de la Santísima Trinidad de Collado Villalba, Madrid.

 

 

Para adquirir el libro

En la cárcel hacía brujería, un día le impusieron las manos y «¡bam!»: pronto será ordenado diácono

Kevin pasó de la prisión federal a ser próximamente ordenado diácono permanente

36978_kevin_paso_de_la_prision_federal_a_ser_proximamente_ordenado_diacono_permanente

Nadie apostaba por él. Era considerado un desecho de la sociedad que merecía estar encerrado. Sin embargo, Dios da segundas oportunidades y el ciento por uno a todo aquel que le abre la puerta. Esa es al menos la experiencia de Kevin Stadhher, de Ohio (EEUU), que pasó de la cárcel y una vida llena de delincuencia a estar felizmente casado, ser padre de seis hijos y estar a punto de ser ordenado diácono permanente.

Kevin era un adolescente problemático y peligroso fichado por la Policía. Había estado varias veces en un correccional por tráfico de droga, también por robos y episodios de violencia. Pero a los 19 años dio un paso más e intentó robar un banco. No lo consiguió y fue detenido.

Esta vez el delito era más serio y fue enviado a una prisión federal. 44 meses, casi cuatro años, pasó en la cárcel.  Pero en ese tiempo ocurrieron en su vida muchos acontecimientos que le hicieron pasar de la oscuridad más absoluta a una sanación espiritual que dejó boquiabiertos al resto de presos.

Su odio a Dios desde niño
Tal y como cuenta Catholic Digest, Kevin acumulaba desde niño mucha rabia por una serie de acontecimientos en su vida que no entendía y que le hicieron juzgar gravemente a Dios.“A los siete años pensaba, ¿por qué Dios permite que me pase esto a mí? ¿Qué pasa conmigo? Siempre había pensado que Dios tenía un propósito especial para mi vida, pero entonces pesaba que tal vez el plan de Dios no era algo bueno, sino malo”.

Así que para vengarse de Dios, hizo una lista con cosas malas y pecados. “Voy a hacer todas estas cosas porque me hiciste esto, Dios”, decía de niño. Con el tiempo, había prácticamente cumplido todo lo que aparecía en aquella lista.

Utilizar la brujería para contrarrestar las oraciones
Estos sentimientos de frustración y odio los seguía manteniendo en prisión. Sus padres, que eran creyentes, le dijeron que rezaban por él al igual que otras personas cercanas a su familia. Sin embargo, él quería “protegerse” de aquellas oraciones de ese Dios al que odiaba por lo que buscó en la biblioteca de la cárcel un libro de brujería que le decía cómo tenía que hacer para que esas oraciones no tuvieran efecto.

Y además, lo hacía en la capilla. “Un día estaba de camino allí para realizar el ritual de oración de bloqueo cuando vi un grupo de presos en la capilla”, recuerda. Entonces uno de ellos le preguntó si podían rezar por él. Kevin relata que la mayoría de ellos eran evangélicos pero había uno que era católico y tras esta petición pensó que podrían hacer lo que quisieran porque él con su brujería anularía sus oraciones.

La imposición de manos y el Espíritu Santo
Pero el preso católico se acercó –cuenta Kevin- “puso sus manos sobre mí y comenzó a orar por mí”. Entonces pasó algo increíble. Tras la imposición demanos, “¡bam!”, inesperadamente Kevin Stadhher cayó al suelo.

“El Espíritu Santo vino sobre mí. En ese momento, sentí que Dios me hablaba interiormente. Él me dijo: ‘esta no es tu  vida, esta no es la que vida que tengo para ti’. Cambié así como así. Siempre me comparo con Pablo en el camino a Damasco y su persecución a los cristianos. Yo estaba literalmente en camino para hacer algo contra Dios”, asegura.

Será ordenado diácono en octubre
Dios le daba una oportunidad para vivir de verdad y lo aprovechó. En 2001, tras 44 meses preso salió en libertad, se sacó un título de contabilidad y se casó con la que hoy es su mujer. Es padre ya de seis hijos y fue tan tocado por Dios que en 2009 ingresó en el programa de diaconado. Será ordenado diácono permanente el 28 de octubre de 2017 en la fiesta de San Judas Tadeo, patrón de las causas perdidas.

Su apostolado en la prisión
Pero durante todos estos años, Kevin no sólo ha cuidado de su familia y se ha preparado para ser diácono. Él no ha olvidado de dónde viene y la necesidad que allí hay de Dios, por lo que ha sido voluntario en un centro correccional de menores, como por los que él pasó, para adolescentes que han cometido delitos graves.

Allí ha ayudado a muchos jóvenes, que se han visto muy reflejados en él y han podido ver que se puede cambiar de vida.

“Los adolescentes que veo, me dicen que les marca verme y escuchar mi historia porque ellos hay personas que les van a hablar, pero ninguna de ellas ha pasado por lo que ellos“,explica. “Visitarles me ayuda a manejar mi pasado. De que pasé por ahí por algo, que había un propósito”, sentencia.

Por J. Lozano en religionenlibertad

Fallece el diácono Fernando Martínez Sabroso

fernandomartinezNatural de Mondéjar (Gudalajara). Casado y con tres hijas y cuatro nietos, residia en Valdilechas. Psicopedagogo fue maestro de enseñanza primaria durante 40 años. Fue ordenado diácono por D. Ángel Suquía el 7 de diciembre de 1986, junto a otros dos candidatos en la segunda ordenación de diáconos permanentes de Madrid. Con la creación el 23 de julio de 1991 de la diócesis Complutense de Alcalá de Henares queda en ella incardinado. Vinculado afer Cáritas desde los 18 años, ha sido vicepresidente de Cáritas Española (desde diciembre  2003) y delegado episcopal de pastoral social de Alcalá. Ha desempeñado su ministerio en la Parroquia San Juan Bautista de Arganda del Rey

Durante años coordinó los Encuentros Nacionales del Diaconado Permanente de la Conferencia Episcopal Española.

Dale Señor el descanso eterno y brille para él la luz perpetua. Su alma y la de todos los difuntos por la misericordia de Dios descanse en paz.

descarga

Fernando, diácono permanente

Palabras de agradecimiento leídas por el recién ordenado diácono Luis Mª. Santamaría

Emmo. y Rvdmo. Padre Carlos Osoro Sierra, bienvenido a esta su Parroquia que con gran alegría tiene el honor de recibirle por primera.

Ilmo. y Rvdmo. Juan Carlos Vera, nuestro vicario episcopal, bienvenido.

Ilmo. y Rvdmo. Juan Carlos Merino, vicario episcopal de la vicaría V.

Rvdos. Juan Antonio Santamaria y Guillermo Cruz.

Rvdos. Presbíteros,

Rvdos. Hermanos Diáconos.

Amada esposa, familia, amigos, queridos todos.

Esta Parroquia da la bienvenida a todos aquellos que os habéis desplazado desde otros territorios parroquiales y os agradece el que hayáis querido compartir esta alegría, que es de toda la Iglesia, como demuestra vuestra asistencia. Mi esposa y yo os agradecemos vuestra respuesta a la invitación que os hemos hecho el Espíritu Santo y nosotros, porque en última instancia siempre es el Espíritu el que convoca y reúne a su Iglesia Universal.

IMG_3976

D. Carlos Osoro, cardenal arzobispo de Madrid impone las manos a Luis Mª.

El colegio Diaconal, que está aquí representado por un nutrido número de hermanos míos, da las gracias a esta Parroquia por la acogida que nos habéis dispensado, el afecto demostrado y la alegría que estamos pudiendo compartir. Especialmente os da las gracias a aquellos que os habéis esforzado estos días para que esta celebración tenga la dignidad que le corresponde y para que en ella pudiera  relucir la eclesialidad y la sacralidad de este acto.
Damos las gracias también aquellos que en el último momento, unos por obligaciones ministeriales, otros por obligaciones familiares de última hora, no nos han podido acompañar, especialmente rezamos por aquellos que en estos momentos puede que estén acompañando a su madre en sus últimos días con nosotros.

IMG_3981

Luis Mª. es revestido con la dalmática por su hermano Juan

Quiero dar las gracias especialmente a Andrey, Párroco de Santa María Magdalena, la Iglesia ortodoxa rusa que se encuentra en este territorio y que manifestó la intención de asistir a esta celebración, pero otra obligación le ha requerido viajar a Galicia, y se lo ha impedido. También agradecer la asistencia de una amiga de la Iglesia metodista. Somos un territorio afortunado, y yo personalmente me siento afortunado de, mientras el Sr. Cardenal-arzobispo de Madrid no disponga otra cosa, servir aquí donde se manifiesta esta pluralidad eclesial, la mencionada Iglesia Ortodoxa, la nueva iglesia evangélica que se está construyendo y cruzando la M30 está la Iglesia Ortodoxa Griega. También damos gracias a Dios por estos hermanos en la fe, que aunque no estemos en plena comunión, tenemos que rezar para alcanzarla.

1-225x300 (2)

María Cifuentes, con su marido Luis Mª. emitiendo el consentimiento

No puedo dejar de recordar y dar las gracias a Dios por aquellos de los que hemos recibido la fe y el Bautismo, especialmente por mi madre María que acaba de hacer una año que falleció, por todos nuestros parientes que ya no están con nosotros, y por los diáconos de esta diócesis que ya están junto al Padre, pero que en la fe de la Comunión de los Santos, sabemos que ahora están aquí presentes, junto a los ángeles del Señor, pues como dice Scott Hahn, la misa es el cielo en la Tierra.
Especialmente quiero dar las gracias a Dios por todos aquellos que oculta o manifiestamente han rezado por María y por mí, y que gracias a sus oraciones hemos podido dar un sí generoso a esta llamada y  hemos podido perseverar en ella. Gracias a toda la familia diaconal por habernos acogido a María y mí.

alpinista-del-espiritu (2)

El Padre Eduardo Laforet, con el Padre Tomas Morales, s.j.

Por último, no puedo dejar de mencionar, al Padre Eduardo Laforet, aquí en la parroquia todos sabéis quien es. Tengo la convicción que él es el que más ha rezado para que llegará este día. Le conocí una tarde, delante del sagrario, como era su costumbre, le invité a la reuniones de la Milicia de Santa María, el perseveró. Entró en el seminario, y el día del atentado al Papa, como todos sabéis, ofreció su vida en oblación a cambio de la del Papa. Tiempo de después, unas semanas antes de su operación de médula, nos encontramos en el barrio, me lo contó todo esto. También me explicó cómo iba a ser la operación y las pocas probabilidades de éxito que tenía, cosa que no le preocupa, su vida ya la había puesto en manos de Dios, sabía que iba a sufrir mucho, pero que estaba dispuesto a sufrir con gozo ese dolor, pues deseaba unirlo al dolor de Jesús en la Cruz. Me regaló mi primer libro de las horas, el libro II. Y me dijo: “cada noche cuando recemos completas vamos a rezar los dos el bajo tu protección nos acogemos…” y me dice, tu y yo todas las noches nos pondremos bajo la protección del manto de la Virgen. Seguro que él persevero, yo a veces, pero cuando lo rezo, así lo pienso.

IMG_3995

El ya diácono Luis Mª. bendice a sus hermanos en el ministerio

Ahora como sabéis se están recogiendo testimonios para abrir su proceso de beatificación.
Pues eso, ahora, demos gracias a Dios por todos los dones recibidos, poniéndonos todos bajo el manto protector de la Virgen, de la Iglesia, y dispongamos a concluir esta Misa, esta Eucarística, que ha sido la verdadera y perfecta Acción de Gracias.

El diácono Emile Adams es distinguido por ser el diácono en activo más antiguo de la costa oeste de Estados Unidos

A la joven edad de 95 años, Emile Adams, Jr., continúa compartiendo su tiempo y talentos con su familia, iglesia y comunidad. Su lema es: “Cuando alguien me pide que haga algo, entonces debe haber una necesidad.”rel-Emile-Adams-sm

El suministro de las necesidades de los demás es un rasgo permanente de Adams, que fue recientemente reconocido como el diácono activo más viejo en la costa oeste de la Iglesia Católica Romana. Alcalde de Los Angeles Eric Garcetti y la Junta de Supervisores del condado de Los Ángeles emitió certificados de reconocimiento saludando carrera diaconado Adams.

Descrito por sus amigos como “un hombre de gran fe, humor sorprendente y enorme energía,” Adams es un miembro de la iglesia católica del St. Bernadette en Baldwin Hills donde se desempeña en las misas semanales y diarios, lleva las Estaciones de la Cruz y de la mañana Office y co-presidentes del Ministerio de duelo.

Desde su ordenación como diácono en 1979, Adams ha realizado varios matrimonios y bautismos, ofrecido durante 28 años con el Tribunal Matrimonial Arquidiocesano y trabajó con el programa de impresión de dedo de la iglesia. En 1991, acompañó entonces arzobispo Roger Mahoney a Roma para presenciar la elevación de Mahoney al cardenal por el Papa Juan Pablo II.

 

 

Adams tiene una larga historia de participación activa en la iglesia. Un nativo de Nueva Orleans, creció la participación en organizaciones tales como la Organización de la Juventud Católica (CYO), la Sociedad del Santo Nombre junior y los caballeros más jóvenes de Peter Claver.

Como monaguillo, así, Adams recordó, “me ha gustado para servir en los funerales, porque salí de la clase durante todo el día.”

Durante su último año en la escuela secundaria, Adams se alistó en la Marina y después de su descarga en California a finales de la Segunda Guerra Mundial, se trasladó con su familia a Los Ángeles y más tarde se graduó de Dorsey High School.

En 1943, Adams se casó Anona LeBoeuf, una unión que duró 58 años y dio lugar a cinco hijos, 16 nietos, 19 bisnietos y uno grande-grande niño.

Él y Anona se convirtieron en miembros de St. Bernadette en 1972 y más tarde inició el Servicio Cristiano de la parroquia y los programas de duelo. Adams también trabajó 30 años para LA Departamento de Agua y Energía, retirándose en 1986 como supervisor principal mecánico eléctrico.

El pasado 3 de marzo de Adams marcó su 95 ° cumpleaños, pero no muestra signos de disminuir sus esfuerzos para satisfacer las necesidades de las personas. Como Alcalde Garcetti dijo en su certificado de Adams, “Usted continúa a tocar las vidas de otros en innumerables maneras.”

Diácono Jim Carper de la iglesia católica St. Bernadette contribuyó a este artículo.

Por Cora Jackson-Fossett, en Sentinel Los Ángeles