Archivo de la categoría: Sin categoría

El primer diácono permanente de la Archidiócesis Primada de España será ordenado en la catedral de Toledo el próximo 26 de junio de 2022

Será el 26/06/2022 en la catedral de Santa María, llamada también Catedral Primada de España, templo de arquitectura gótica en Toledo, considerado por algunos como el opus magnum​ de este estilo en España.

El próximo día 26 de junio, domingo, a las 12 de la mañana en la Catedral Primada de Toledo, será ordenado Diácono Cristóbal Bargueño de la Plaza, de manos del arzobispo D. Francisco Cerro Chaves.

Cristóbal, junto a Mons. Francisco Cerro, su mujer y sus dos hijas el pasado 5 de diciembre

Será en la catedral, como marca el punto 1572  del Catecismo: «La celebración de la ordenación….. Tendrá lugar preferentemente el domingo y en la catedral».

NOTICIAS ANTERIORES SOBRE LOS PASOS DE CRISTOBAL HACIA LA ORDENACIÓN:

El pasado 31 de octubre, los primeros cinco candidatos al diaconado permanente fueron admitidos para recibir el sacramento. Se trata del grupo de los primeros diáconos permanentes que formarán parte de la comunidad diocesana de la archidiócesis de Toledo.

Palabras finales del arzobispo emérito D Braulio en la Celebración del Rito de Admisión al Diaconado
Homilía de don Francisco Cerro arzobispo primado en la institución de acólito de Cristobal ya cercano a su ordenación de Diacono. 26 de diciembre de 2021 domingo de la sagrada familia de San Esteban diácono

Estos cinco varones reciben posteriormente los ministerios del lectorado y acolitado, previamente a la ordenación como diáconos. Uno de los candidatos, Cristóbal Bargueño de la Plaza (Esquivias, 1967) recibía, el pasado 5 de diciembre en la parroquia de su localidad natal, el ministerio del lectorado.

En esta entrevista, Cristóbal relata su experiencia de fe y servicio a la comunidad parroquial y diocesana, subrayando “que ha sido mirado con misericordia por el Señor para el servicio del diaconado permanente”.

Pregunta: ¿Quién es Cristóbal Bargueño? ¿Cómo se presenta ante los lectores del portal web de la Archidiócesis de Toledo?

Respuesta: Lo primero que me viene a la mente ante estas preguntas es repetir una contestación que hizo el Papa Francisco a alguien que le preguntaba lo mismo y que yo hago mía: en primer lugar, decir que soy un pecador a quien el Señor miró con misericordia. Soy de Esquivias, lugar cervantino pues en su parroquia contrajo matrimonio Miguel de Cervantes con Catalina de Salazar. Hace 25 años, el día 30 de agosto de 1996, contraje matrimonio con Encarna, mi esposa, compañera de camino en la vida y para mí verdadera testigo de Jesús. El Señor nos ha bendecido con dos hijas. Soy funcionario de la Administración de Justicia.

Vivo y celebro la fe en  la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción de Esquivias, mi referencia en la fe y donde la comparto en comunidad. Colaboro en la liturgia, en la catequesis llevando un grupo de confirmación y vida ascendente y visito a los enfermos. Pero la fecha más importante para mí en mi vida es el día 1 de octubre de 1967 pues ese día fui hecho hijo de Dios por el bautismo y miembro de su Iglesia, en mi querida parroquia de Esquivias.

P: ¿Cómo surge la vocación al diaconado permanente?

R: En mi caminar por la vida he sentido que el sueño de Dios que tenía preparado para mí, en mi existencia es la llamada al ministerio diaconal dentro de otra llamada suya: el matrimonio. Ser diácono permanente es una vocación, una llamada de Dios a ser imagen de Cristo Siervo en medio de la Iglesia y del mundo. Es una vocación que surge en la Iglesia y cuando te llega percibes que tu vida cambia, se transforma desde tu propia pobreza e imperfección al transparentar al Señor al servicio de los demás desde la “lógica del abajamiento de Jesús”.

P: ¿Pero cómo comienza a manifestarse esta inquietud en su vida?

R: Yo diría que desde muy pronto en mi vida he tenido la percepción de que Dios me estaba llamando. He de decir que he sido un auténtico privilegiado por el Señor: unos padres, una familia, un párroco, un pueblo, personas que me he encontrado a lo largo de mi vida que me han transmitido y me siguen transmitiendo la alegría del Evangelio desde su fe con obras y palabras.

Ante esta inquietud, ya desde muy temprana edad estuve en el seminario menor de una Congregación Religiosa, los Padres Josefininos de Murialdo, un auténtico regalo porque me educaron en la acción de gracias a Dios y en llevar nuestra fe a la vida desde su lema “hacer y callar”. Pero descubrí que la vida religiosa no era mi llamada. También estuve en el seminario diocesano de Madrid, otro regalo del Señor, y también vislumbré que tampoco el sacerdocio era mi llamada.

Fue al encontrarme con Encarna, mi esposa, cuando descubrí que el proyecto del Señor sobre mi vida era su seguimiento en la vida matrimonial y familiar. Encarna y yo, con nuestro matrimonio cristiano, pusimos al Señor en medio de nuestras vidas y nuestro proyecto conyugal. Por la fe en Él nos comprometimos en nuestra parroquia, en el trabajo, en la sociedad. Dios nos concedió el regalo de la vida de nuestras dos hijas. Sin embargo, aún resonaba en mí una llamada del Señor en lo más profundo de mi ser que no lograba descifrar. Fue un día, hablando con un compañero de trabajo, cuando me comentó que se estaba preparando al diaconado permanente. Me dio información y documentación sobre dicha vocación eclesial.

Una vez informado sobre el ministerio diaconal, comprendí y entendí que el Señor me estaba llamando a dicha vocación.

Cristóbal Bargueño en la fachada principal de la iglesia parroquial de Esquivias

P: ¿Cómo lo planteó a su familia y qué sucede posteriormente?

R:  Lo que sí puedo subrayar es que en todo momento de este caminar hacia el diaconado permanente, Encarna y yo hemos sentido muy de cerca la presencia constante y amorosa del Espíritu del Señor, del Espíritu Santo que nos transmitía fuerza, esperanza, ayuda, alegría, paz, serenidad, etc.

Era una nueva llamada dentro de la llamada matrimonial. Después de rezarlo ante el Señor y meditarlo se lo manifesté a Encarna, mi esposa, que me comprendió, apoyó y entendió desde el primer momento. Después se lo expresamos a nuestro querido párroco D. Vicente que nos expuso que en la archidiócesis de Toledo no estaba instituido el ministerio del diaconado permanente, por lo que los tres nos fuimos a dialogar y poner en conocimiento de nuestro Arzobispo, D. Braulio Rodríguez Plaza. Era el año 2012 y D. Braulio nos recibió como padre que atiende, comprende, escucha y dialoga con sus hijos. Nos manifestó que también él se había planteado la instauración del diaconado permanente en la archidiócesis y que ante tal situación debía iniciar un proceso de preparación y discernimiento a nivel diocesano; mientras tanto me invitó a terminar mis estudios, en este caso la Diplomatura en Ciencias Religiosas.

Posteriormente, en 2014 Encarna, mi esposa, sufre una grave enfermedad. Todo se tambalea en mi existencia, entro en desconsuelo (desconsuelo significa “sin suelo”), todo se me queda en el aire…Durante la estancia de Encarna en la UCI en el hospital, mi habitación muchas veces era la capilla. Mi frase al entrar en la capilla era: “¿Por qué Señor?”; así una y otra jornada…hasta que un día la vista me llevó directamente al crucifijo de la capilla y me dije: ¿cómo puedo estar haciendo esa pregunta al Señor?, ¡qué injusto soy!, el Señor está aquí, padeciendo con Encarna, sufriendo conmigo, dándonos a todos fuerza, consuelo y sobre todo mucho amor. Desde ese día mi pregunta no fue un: “¿por qué?”; sino un “¿para qué Señor?”.

P: ¿Fue el período de convalecencia de su esposa, en el hospital, la señal inequívoca de su vocación al servicio diaconal en la Iglesia?

R: Totalmente. Durante este periodo se dio la confirmación de la vocación al diaconado en mí. Viendo en el hospital a todos los enfermos, tantas personas sufrientes, tantas personas en soledad, comprendí que el Señor me estaba esperando allí para servirle. Que “tocando la carne de Cristo” en el pobre, en el marginado, en el enfermo, en el alejado, en el que se siente solo, en todas las periferias existenciales, te encuentras y entras en comunión con el mismo Señor.

Gracias a Dios Encarna se recuperó, a pesar de algunas secuelas y fue cuando volvimos a hablar con D. Braulio que nos envió a prepararnos a la comunidad diaconal de la archidiócesis de Madrid, mientras el proceso de instauración al diaconado permanente se realizaba. La comunidad diaconal de Madrid, fue y es para Encarna y para mí una comunidad de hermanos en la que fuimos acogidos, apoyados, formados y sobre todo se nos transmitió lo que es el diaconado permanente en obras y palabras. Una vez instaurado el diaconado permanente en Toledo nos incorporamos al proceso formativo en nuestra querida Archidiócesis.

Momento de la celebración eucarística en que Cristóbal recibe el ministerio del lectorado.

P:  ¿Qué va a suponer este nuevo cometido en su vida personal y familiar?

R: Supondrá un paso muy importante en mi vida, en mi caminar en la fe y en mis relaciones con los demás: familia, trabajo, sociedad, etc. El diácono permanente es un ministro de la Iglesia que ha recibido el grado inferior del sacramento del Orden.

El diácono permanente por su ordenación realizada por el ministerio del Obispo a través de la imposición de manos y la invocación al Espíritu Santo, recibe un sacramento que le configura a Cristo Siervo. A partir de ese momento todo lo que hace, toda su vida, todo su ser queda configurado a Cristo que se hace siervo de todos. La esencia, el ser de un diácono permanente es ser siervo; diácono significa servidor. Es ser imagen del Señor siervo en todos los aspectos de su vida: con su familia, en su trabajo, en la sociedad y en su ministerio pastoral.

El diácono permanente es una persona ordenada en medio del mundo, es un signo del servicio de Cristo en medio de la sociedad. El diaconado es el ministerio de la cotidianidad del servicio las veinticuatro horas del día.

P: ¿Y cómo han recibido esta noticia su esposa, hijas y demás familiares?

R: Encarna, mi esposa, desde el primer momento, me ha apoyado en la nueva llamada que el Señor me hacía al ministerio diaconal, sabiendo que también le concernía en su vida matrimonial. Mi llamada, para Encarna, se comprende desde el sacramento del matrimonio, en el que nos entregamos en totalidad uno para el otro. Desde ahí su sí que siempre me ha dado para seguir el camino del seguimiento a Cristo diácono. Un sí lleno de comprensión, generosidad, acogida, y sobre todo fe.

Un aspecto importante, antes de mi ordenación como diácono, será obtener el consentimiento de mi esposa Encarna, pues para ordenarme la Iglesia, como buena madre que es, pedirá su autorización. La esposa del diácono permanente tiene un papel fundamental en la aceptación de la ordenación diaconal y posterior ministerio diaconal; distinguiéndose con ello por su comprensión, generosidad, servicio y, sobre todo, por su fe.

En cuanto a mis hijas, también me apoyan y sostienen. Desde el principio del proceso las hemos hecho partícipes en nuestro camino hacia el diaconado permanente y de la nueva dimensión que se vivirá en nuestra familia con el diaconado. Evidentemente de pequeñas participaban de forma diferente a ahora que se encuentran en la adolescencia e incluso saliendo de ella. Encarna y yo les hemos explicado que como diácono seguiré estando a su lado, que seré su mismo padre, con el mismo amor hacia ellas y hacia su madre, con mi mismo trabajo. Seré la misma persona, pero habiendo respondido afirmativamente a una llamada del Señor que me pone al servicio de la Iglesia y de los demás hermanos y hermanas.

El resto de familiares me han tenido presente en sus oraciones, me han acompañado y comprendido. Para ellos el diaconado permanente es la traducción de Jesús que ayuda y sirve a todos. También mi opción es compartida y llevada a la oración por amigos y compañeros de trabajo a los cuales les expliqué qué es el ministerio diaconal.

Cristóbal Bargueño proclama la Palabra de Dios en su parroquia de Esquivias.

P: ¿Considera válida y necesaria la dedicación diaconal hoy en día en la Iglesia diocesana?

R: Para mí, el diaconado permanente, tiene una triple misión y queda establecida en la constitución promulgada en el Concilio Vaticano II, la  Lumen Gentium: la Palabra, la Caridad y la Liturgia. Son tres palabras claves, tres misiones a realizar en nuestra querida Iglesia diocesana.

En este sentido quisiera subrayar tres aspectos que, como diácono permanente, puedo aportar a la Iglesia diocesana de Toledo. El primero de ellos es el servicio porque el diácono permanente es signo de la diaconía de Cristo y de su Iglesia. En este sentido, el diácono permanente por ser signo de Cristo “diácono del Padre” , debe asumir de manera eminente la acción pastoral de opción preferencial por los pobres, por los que sufren y por los marginados.

El segundo aspecto es la secularidad porque dejaré de ser laico y pasaré a ser un ministro ordenado. El diácono permanente forma parte del mundo jerárquico, pero sociológicamente sigue inmerso en la vida secular. El diácono permanente ha de evitar la tentación de “distinguirse” y llevar una vida aparte de los demás. Por ello comprendo que estoy llamado a una mayor capacidad de vivir, sintonizar, compartir y asumir la vida de la gente común.

Los diáconos permanentes por ser personas más cercanas a la vida diaria y en general esposos y padres, pueden inspirar una mayor confianza en todo lo referente a la pastoral matrimonial y familiar.

Y por último, la colaboración. Esta acción colaboradora se realiza en primer lugar en la evangelización en todas sus formas: catequesis, predicación, animación de grupos, liturgia, matrimonios, jóvenes etc. El diácono permanente es el principal colaborador del presbítero en lo referente a la pastoral sacramental: ayudando en la liturgia, en el culto dominical, en la celebración del bautismo y del matrimonio, en la distribución de la Eucaristía y el Viático, asistiendo en las exequias, etc.

P: ¿Qué le diría a los varones que se puedan plantear el diaconado permanente en su comunidad de fe?

R: Que no tengan miedo ni se cierren a la llamada que pueda hacerles el Señor a seguirle más de cerca desde el ministerio diaconal. Que sean generosos ante la” novedad” de Dios en sus vidas desde su llamada. Les repetiría las palabras del Papa Benedicto XVI cuando dice: “¡No tengáis, miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo. Quien se da a él, recibe el ciento por uno. Sí, abrid de par en par las puertas a Cristo, y encontraréis la verdadera vida.” También les diría que pongan toda su confianza en el Señor, Él es el que actúa siempre.

¿Merece la pena? Por supuesto que merece la pena. Cuando seguimos el sueño de Dios en nuestra vida, es decir, realizar la voluntad de Dios en nuestra existencia, en este caso la llamada al diaconado permanente, encontramos la felicidad verdadera, la bienaventuranza verdadera porque siempre en el servicio, en la entrega a los hermanos necesitados, cuando realicemos nuestra labor diaconal nos encontramos con Él, con el Señor, quien da todo el sentido a nuestra vida. Eso lo descubrió Santa Teresa de Calcuta que muchas veces decía: “El que no vive para servir, no sirve para vivir.”

Para la formación de los diáconos permanentes en la archidiócesis, nuestro Arzobispo, D. Francisco Cerro, nombró una comisión diocesana que le ayuda en la tarea de formación de los candidatos. El responsable de la comisión es D. José-Fernando González Espuela, Vicario Episcopal de la vicaría de Toledo y párroco de Santa Teresa de la ciudad de Toledo.

Cristóbal Bargueño junto a su esposa e hijas

P: ¿Cuál es su mensaje para la comunidad diocesana de Toledo?

R: El mensaje no es mío, sino que recojo lo que nos transmitieron nuestros pastores, nuestro querido Arzobispo D. Francisco y nuestro querido Arzobispo emérito D. Braulio.

D. Francisco, como Pastor diocesano, al inicio de la homilía de la misa del pasado 31 de octubre, en la que los cinco candidatos recibimos el rito de admisión, manifestaba como “gesto profético” el hecho de la instauración del diaconado permanente por D. Braulio en nuestra querida archidiócesis toledana y definía el diaconado permanente como el ministerio de la identificación con Cristo diácono.

Mi mensaje es el dar gracias a Dios por la instauración del ministerio diaconal de forma permanente en nuestra Iglesia que camina en Toledo; de aceptarlo como un don, una “brisa suave” del Espíritu del Señor, del Espíritu Santo que permanece siempre en la Iglesia.

En esta línea deseo terminar con las palabras de D. Braulio en el directorio para el diaconado permanente: “La Iglesia diocesana de Toledo quiere agradecer profundamente a su Señor Jesucristo el don de este ministerio ordenado a la hora de la introducción en ella del diaconado permanente. Y pide al Señor discernimiento y sabiduría para la formación de los posibles candidatos, de modo que puedan servir a las distintas comunidades cristianas.”

P: Por último, supongo  que muchas personas, en la vida de los candidatos al diaconado permanente, cobran una especial relevancia en el itinerario vocacional. ¿Qué les diría a todos ellos?

R: Aquí me constituyo en portavoz de todos los candidatos al diaconado permanente de Toledo. Primeramente dar las gracias a Dios, a nuestros Pastores D. Francisco y D. Braulio, por todo lo que han realizado y realizan por el diaconado permanente; también a nuestras esposas, a nuestras hijas, hijos, familias por su entrega y generosidad.

Igualmente, dar las gracias a Dios por D. José Fernando como responsable de la comisión al diaconado permanente y a todos sus componentes por su labor y acompañamiento en nuestro caminar; también por nuestros párrocos y comunidades cristianas de referencia por compartir la fe con nosotros.

Dar las gracias a Dios por todo el pueblo de Dios que camina en nuestra Archidiócesis de Toledo y a todas las personas que nos estáis leyendo.

Termino solicitando un favor: que recéis por este indigno y pobre pecador que soy yo, pero que pone toda su confianza en el Señor ante su llamada.

por JuanF Pacheco en www.architoledo.org

https://www.youtube.com/embed/-U5CYebRH_k?version=3&rel=1&showsearch=0&showinfo=1&iv_load_policy=1&fs=1&hl=es&autohide=2&wmode=transparentHomilía de don Francisco Cerro arzobispo primado en la institución de acólito de Cristobal ya cercano a su ordenación de Diacono. 26 de diciembre de 2021 domingo de la sagrada familia de San Esteban diácono

Publicado el  | Imagen | Editar

Rito de admisión al Diaconado Permanente en la Sede Primada de España

Los futuros diáconos ya admitidos para su posible ordenación diaconal.

El domingo 31 de octubre de 2021 ha tenido lugar en la Catedral de la archidiócesis primada de Toledo el rito de admisión a órdenes de los cinco primeros aspirantes al diaconado permanente, que se encuentran formándose para ser diáconos, ante su arzobispo Monseñor Francisco Cerro Chaves. Le acompañaba el arzobispo emérito D. Braulio Rodríguez Plaza, que durante su mandato fue reinstaurado este ministerio como permanente.

El aspirante Cristobal que junto con su mujer Encarnación ha participado durante algunos cursos en la formación de aspirantes y candidatos de la archidiócesis de Madrid daba gracias por ello:

«No quisiera que terminase este día de agradecimiento a Dios por ser un día tan feliz e importante para mis hermanos candidatos al Diaconado Permanente en Toledo, para la Iglesia que camina en Toledo, para mí y para todas nuestras esposas y familias sin dar las gracias al Señor por todos y cada uno de vosotros :la comunidad diaconal de Madrid. Realmente, como decía Orlando, hay una parte de dicha comunidad en la incipiente comunidad que camina al Diaconado en Toledo. Mi esposa Encarna y yo no entenderíamos nuestro camino vocacional sin vuestra compañía, oración, apertura, entrega, apoyo incondicional, testimonio en la fe, la esperanza y la caridad. Sois una auténtica bendición de Dios y como ella os sentimos. También os sentimos como hermanos desde Toledo y hoy nuestra alegría queremos que sea vuestra alegría :»El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres.»Una vez más gracias de corazón, hermanos.

Hermanas y hermanos, amigas y amigos :
Con inmensa alegría y gratitud a Dios:Padre, Hijo y Espíritu Santo, por la nueva llamada que me hace dentro de mi vocación matrimonial al Diaconado Permanente; os comunico que este Domingo, día 31 de octubre, a las 12 horas de su mañana, en la Catedral de Toledo recibiremos los cinco aspirantes al Diaconado Permanente de nuestra Archidiócesis de Toledo el Rito de Admisión al Diaconado por nuestro Arzobispo D. Francisco Cerro Chaves.
Es un Rito sencillo por el cual el que aspira al Diaconado Permanente manifiesta públicamente su voluntad de ofrecerse a Dios y a la Iglesia para ejercer el orden sagrado; la Iglesia por su parte, al recibir este ofrecimiento, lo elige y lo llama para que se prepare a recibir el orden sagrado y de este modo ser admitido entre los candidatos al Diaconado. Para los que residís en Toledo este acto será retransmitido por la Televisión Diocesana de Toledo.
Pediros una sola cosa: que tengáis presentes en vuestras oraciones ante el Señor, el Buen Pastor, «que no vino a ser servido sino a servir» a todos nosotros, los aspirantes al Diaconado Permanente de nuestra Archidiócesis de Toledo; os ruego también que pidáis por nuestras esposas y nuestras familias y por último os pido que roguéis por este indigno y pobre pecador que soy yo, pero que ante la llamada del Señor pone toda su confianza en Él puesto que Dios «no elige a los preparados sino que prepara a los que elige.». ¡Gracias de corazón!!!»

«No quería dejar que pasara más tiempo sin agradeceros a ti, al equipo de formación ( en un principio Andrés Martínez, Javier Cuevas, Orlando, Paco, Juan Antonio ) y a toda la comunidad diaconal de Madrid y por supuesto teniendo siempre presente a D. Carlos como Pastor de la Iglesia que camina en Madrid. Sois para mí, mi primera familia en la vocación hacia el Diaconado Permanente que me admitió, acompañó, formó y me ayudó en mi vocación hacia el seguimiento de Cristo siervo; con palabras y con hechos. Siempre estáis en mi corazón y en mis oraciones. Doy gracias contínuamente a Dios porque un día, a través de mi Pastor Diocesano, D. Braulio, nos envió a Encarna y a mi a esa comunidad diaconal de Madrid que tanto bien nos ha hecho. Una vez más, gracias de corazón y, si Dios quiere, para junio del año que viene será la ordenación diaconal, el día de la Santísima Trinidad (12 de junio);desde ya me gustaría que me acompañaras pues soy en parte «hijo de la comunidad diaconal de Madrid».
¡Un abrazo en el Señor, el siervo de todos!!!»

Programa de radio El Espejo de la Iglesia en Toledo.

Este domingo, 31 de octubre, el arzobispo de Toledo don Francisco Cerro Chaves preside el Rito de Admisión de 5 candidatos al Diaconado Permanente. Hoy queremos hablarles de esta nueva realidad en la Archidiócesis de Toledo. Lo hacemos con don José-Fernando González Espuela, responsable diocesano para el Diaconado Permanente. Conoceremos detalles de esta nueva realidad en Toledo, los diáconos permanentes https://www.cope.es/emisoras/castilla-la-mancha/toledo-provincia/toledo/noticias/espejo-iglesia-toledo-20211031_1590901

Carta pastoral de instauración en Toledo

ENTRADAS EN ESTE BLOG SOBRE EL DIACONADO EN TOLEDO:

https://diaconofrancis.wordpress.com/2018/06/30/el-diaconado-permanente-reinstaurado-en-la-archidiocesis-de-

toledo/https://diaconofrancis.wordpress.com/2018/07/10/articulo-sobre-la-reinstauracion-del-diaconado-en-toledo/

«El diaconado permanente y sus aportaciones en una Iglesia en salida»: último libro de Eduardo Ludwig Sanz-Orrio sobre el diaconado.

Resumen

Aunque haya pasado más de medio siglo desde el Concilio Vaticano II, el diaconado sigue suponiendo para muchos cristianos una novedad. ¿Entonces cuál es el problema para que todavía haya dudas, a veces incluso rechazo hacia esta figura? Ciertamente la práctica de la Iglesia, la teología y el sensus fidei de los cristianos de buena voluntad van clarificando cuál es su lugar pero todavía hay mucho desconocimiento acerca de esta figura. Esta obra desea aportar desde la teología y la praxis a la clarificación de la figura diaconal en todas sus dimensiones. Es importante que todos los miembros de la Iglesia entiendan la figura del diácono como ministro ordenado, configurado con Cristo siervo y cabeza y al servicio del sacerdocio bautismal. Desde ahí entenderemos sus aportaciones, especialmente a una Iglesia en salida y a la obra evangelizadora a la que todos estamos llamados a colaborar en comunión y sin sentimientos de rivalidad. El diacono permanente tiene su lugar propio en la Iglesia. Más allá de la reflexión teológico-práctica, esta obra también quiere dar ideas concretas para ubicar pastoral- y eclesialmente al diácono. Eduardo Ludwig, nacido en 1974 es diácono permanente célibe en la diócesis de Pamplona Tudela desde 2012. Licenciado en Economía y en Ciencias Religiosas ejerce profesionalmente como profesor en el colegio Santa María la Real (Maristas) de Sarriguren, Navarra. Anteriormente ha sido director titular de un colegio diocesano en la provincia de Zaragoza. Es director de una Escuela de Tiempo Libre y colabora en una parroquia. Más allá de su diaconía al servicio de la educación de los niños y adolescentes se pueden mencionar también sus dos publicaciones: El diaconado, fundamento e identidad y El diaconado permanente en el debate actual.

El autor del libro

Disponible en Amazon o en la editorial CPL

CUANDO LOS DIÁCONOS INCENSAN EL ALTAR EN LA LITURGIA

El día 1 de enero el Papa Francisco presidirá las vísperas de la solemnidad de Santa María, madre de Dios. Ahí será posible acompañar una particularidad de la liturgia papal, originaria del rito ambrosiano: la incensación del altar por dos diáconos.

Cuando el Papa preside la solemne oración de las vísperas, mientras se entona el ‘magnificat’, dos acólitos con dos turíbulos se acercan al santo sacerdote, que echa incienso a los dos turíbulos. Luego, los acólitos entregan los turíbulos a dos diáconos, que incensarán al mismo tiempo el altar. Los dos diáconos llegan al centro del altar y ambos al mismo tiempo, incensan la cruz. Luego un incendio a la derecha y el otro a la izquierda. Y ambos se encuentran de nuevo en el centro del altar, en el lado contrario a lo que iniciaron. Luego regresan al lugar original, incensando nuevamente su lado del altar.Uno de los dos diáconos incensa al Santo Padre y luego ambos diáconos incensan al pueblo.Fuente: Liturgia papal

Los obispos españoles y el diaconado

Monseñor Mazuelos ordena siete diáconos para Asidonía-Jerez

Cabría comenzar esta reflexión con la siguiente pregunta: ¿Realmente les interesa a los obispos españoles el DIACONADO?

Para abordar esta pregunta debemos acercarnos a las estadísticas que recogen el número de diáconos por diócesis y aquellas que todavía no lo tienen restaurado, para ello comenzamos con aquellas diócesis en las que sí está instituido el diaconado permanente, pero que, por diversas razones, no terminan de dar impulso a dicho ministerio eclesial ordenado. Entre estas razones podemos mencionar:
1) Los distintos puntos de vista con respecto al diaconado entre obispos sucesivos en la misma diócesis, que hacen que un obispo lo instaure y apoye, ordenando los primeros diáconos diocesanos, mientras que sus sucesores prefieran no seguir dicha estela;
2) Primeras ordenaciones precipitadas o erróneas por falta de discernimiento o formación a los candidatos que hagan paralizar el proceso comenzado;
3) Apoyo escaso o nulo de la curia y el presbiterio diocesano al camino emprendido, a los diáconos ya ordenados o a la búsqueda de nuevas vocaciones.
4) O simplemente, la escasez de dichos candidatos.
Con respecto a este último punto, en las diócesis donde se cree en el diaconado y el obispo impulsa con sus decisiones y acciones a este ministerio, y es apoyado por el resto de la diócesis (buenas estructuras creadas, responsables y formadores adecuados, párrocos implicados, buena pastoral vocacional, y aliento a esposas y familias…), la experiencia demuestra que, los candidatos no faltan y el ministerio crece en calidad y cantidad, dando sus frutos.

Sin duda, al contemplar las cifras de España es altamente llamativo que todavía existan diócesis algunas de envergadura sin que sus obispos hayan restaurado este ministerio de forma permanente vale al ejemplo de Italia donde con cerca de 200 diócesis tan solo quedan dos por restaurar el diaconado permanente y en cambio en las 70 diócesis de España todavía tenemos 1/3 de ellas sin diáconos. ¿Cómo es posible que en la majestuosa archidiócesis de Mérida-Badajoz,, o en la diócesis de Córdoba, pasados cincuenta años del Concilio, todavía sus obispos no hayan reinstaurado este ministerio? Llama la atención que en algunas de estas diócesis exista una verdadera necesidad de presencia ministerial en pueblos desatendidos pastoralmente y donde la figura del diacono sería de ayuda grandísima. Si encima el obispo titular proviene de una archidiócesis en la que era obispo auxiliar y se dedicaba a ordenar diáconos permanentes y a decir lo necesarios que era los que ordenaba, es más incomprensible todavía.

Da bastante pena como la arquidiócesis metropolitana de la capital de España donde hay más de 1500 presbíteros ¡Tan solo cuenta con 38 Diáconos! La verdad es que es un número irrisorio el de diáconos en España comparado con la mayoría de los países, basta estas comparaciones: Austria cuenta con 750 diáconos, la República Dominicana tiene 540 diáconos o la archidiócesis de Nápoles cuenta con 326 diáconos o la norteamericana archidiócesis de Galveston-Houston: 414.  .

Por el contrario hay que felicitar a diócesis como Huelva con 16 o Asidonia-Jerez con 21, donde Monseñor Mazuelos ha impulsado este ministerio cuidando a sus diáconos, rodeándose de ellos como hizo el episcopado desde tiempos apostólicos, confiándoles su secretaría personal, pidiéndoles que vistan como clérigos que son, ordenando un buen número. Ahora en su nueva diócesis, Canarias, sabemos que lo pondrá en marcha cuanto antes.

La gran archidiócesis de Valencia también tiene un número pequeño de diáconos, pero teniendo en cuenta que se restauró recientemente, ya supera en número a Madrid.

El nuncio, monseñor Bernardito Azua

Seguro que el muy querido y efectivo Nuncio, monseñor Bernardito Azua tendrá muy en cuenta las diócesis donde todavía no se ha restaurado que son las siguientes, las que engrosan la que podíamos llamar la lista de la vergüenza: Barbastro-Monzón, Canarias, Cartagena, Ciudad Real, Córdoba, Guadix, Huesca, Jaca, Lugo, Mérida-Badajoz, Mondoñedo-Ferrol, Segovia, Zamora y el Arzobispado Castrense.

Gracias a Dios en Toledo, pese a la reticencia de algunos por el elevado número de presbíteros, han tenido estupendos obispos, que ya esperan la muy pronta ordenación de sus primeros diáconos. Hay otras que pese al esfuerzo de sus obispos por restaurarlo no se impulsa y quedan latentes, tales como Osma-Soria, Sigüenza-Guadalajara o Ciudad Rodrigo.

Preocúpense señores obispos, necesitamos diáconos en la Iglesia de España. No pongan excesivas pegas a los hombres que llegan ilusionados a preguntar por este ministerio. Si tengan un filtro para ver si el aspirante es idóneo y tiene realmente vocación y su llamada es desinteresada. Deleguen en vicarios que no sean enemigos de este ministerio y en diáconos que sean idóneos para acompañar a los aspirantes.

Si deben de exigir los contenidos formativos que dicta el Directorio, pero para apoyen a los aspirantes dándole gratuidad a los estudios, que encima del enorme esfuerzo que supone el estudio, no les suponga una carga a la economía familiar. No vale la excusa de que la diócesis cuentan con escasos fondos, cuando se dedican a otros asuntos menos importantes mayores partidas.

Hagan que se sientan queridos y no de segunda categoría, relegando las ordenaciones a otros templos distintos a la catedral. Promuevan este grado del Orden con una pastoral específica del diaconado, con encuentros, noticias y una difusión de la enorme labor que desarrollan estos hombres que inmersos en el mundo se entregan al Evangelio. Señores obispos españoles: siembren la semilla diaconal en sus diócesis y verán que inmenso en cantidad y calidad serán sus frutos.

Por el diac. Fdez Viriat

¡Feliz Navidad!

Receta de costillas por diácono chef

Un residente de Boise, Idaho, el chef Lou Aaron puede ser familiar para las personas que ven los programas de Food Network de Guy Fieri, «Diners, Drive-Ins and Dives» o «Guy’s Grocery Games». O, si vive cerca de Boise, puede ver sus anuncios de cocina en KTVB-TV, afiliada de NBC. También puede navegar por Internet y verlo en Pinterest. No es de extrañar que haya creado seguidores: es el chef creativo propietario del «Famous Westside Drive-In» que presenta un favorito de Idaho, los Idaho Finger Steaks.

El chef Aaron se crió en una familia católica, asistió a 12 años de escuela católica y, en su juventud, sirvió como monaguillo. Pero, como hacen muchos jóvenes, después de la secundaria, dejó la fe. Como él dijo, «Me convertí en un hombre de la tierra y pasé los 20 años viviendo la vida del diablo».

Su vida continuó en un camino descendente. Comenzó a beber en exceso y se convirtió en alcohólico. “El problema se intensificó”, dijo, “porque yo era muy buen cocinero, así que podía ocultar mi forma de beber. Empecé a cocinar a los 14 y era fácil beber en la cocina del restaurante. Puedes trabajar y beber al mismo tiempo. … Quería ser un fiestero y no conocía mi fe como tantos católicos de cuna… pero recé todas las noches durante esas edades oscuras y le pedí al Señor que me hiciera dejar de beber ”.

El chef Lou admitió que incluso después de casarse a fines de la década de 1980 y tener hijos, continuó bebiendo, siempre con un alijo de cerveza en el garaje. Entonces, un día de 1993, Dios finalmente respondió a su oración de una manera que solo Dios podía responder. Llegó a casa del trabajo, para descubrir que su esposa había encontrado el alijo de cientos de latas de cerveza vacías que estaban en un cubículo detrás del refrigerador y lo enfrentó. Admitió que era alcohólico y tomó la resolución de dejar de beber, una resolución que ha mantenido durante los últimos 28 años.

Su matrimonio pasó por una transición difícil: su esposa se había casado con un borracho que ahora estaba sobrio, y requirió algunos ajustes. Durante este tiempo, empezaron a hablar de volver a la iglesia debido a sus hijos. Pero, incluso entonces, después de tres años, la pareja nunca asistió a un servicio. Entonces Dios decidió intervenir de manera bastante dramática. “En 1996, el Espíritu Santo quemó nuestra casa”, dijo, recordando cómo una bolsa de cenizas cerca de la puerta del garaje encendió el fuego de la casa. “Perdimos casi todo”, dijo. “Fue realmente trágico y mis hijos tuvieron pesadillas durante meses. Pero cuando pierdes todo pero aún tienes familia, es una bendición «. Añadió que estaba «100 por ciento convencido de que era Dios quien respondía a las oraciones».

Él y su familia comenzaron a ir a varias iglesias diferentes y finalmente terminaron en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario en Boise. En 1998, su matrimonio fue bendecido y su esposa e hijos fueron confirmados. Cambió sus vidas para siempre. «Finalmente aprendí mi fe y me convertí en un defensor de ella», dijo, «y me di cuenta de que Dios quiere que vivamos la fe, no solo hagamos los movimientos». Durante los siguientes años, sintió un llamado al diaconado y fue ordenado sacerdote en 2016.

Dios también guió al chef Aaron para que aceptara toda su formación y experiencias culinarias, incluida su aparición en «Great Chefs of the West» en PBS, en 1986. Era un chef corporativo viajero para una gran cadena de restaurantes en 1994 cuando se topó con el » En venta ”que se colocó en el Westside Drive-In. Siempre soñó con ser dueño de un «bistró francés» para cenar, pero esta hamburguesería era lo más alejado de eso. De hecho, solía ir al Westside cuando era niño. Vio algo en la sensación de los años 50 del lugar y desarrolló una visión, así que lo compró.

El chef Aaron dijo:  Cambié el menú y todos los platos están hechos desde cero. Nos convertimos en un lugar de destino en Boise y realmente, a nivel nacional, a través de la exposición de los medios nacionales «. Su enorme menú es All-American, con platos como sus albóndigas caseras, costillas de cerdo y su postre novedoso, el «Idaho Ice Cream Potato». ¿El artículo más popular? Por supuesto, la hamburguesa con queso, pero segundos cercanos son su costilla asada (incluida en Triple D) y los siempre populares y únicos «Filetes de dedo».

A veces, Dios envía señales que quiere que sigas. En 2003, cuando intentaba contratar personal calificado para su restaurante, tuvo problemas para encontrar a las personas adecuadas. Pensó: «Si me llamo católico, necesito vivir como católico». Comenzó a contratar convictos, personas sin hogar, refugiados y personas que estaban en su último tramo de esperanza. Y, durante los últimos 17 años, se ha convertido en un gran ministerio. En un momento del año pasado, 18 de sus 24 empleados habían estado previamente encarcelados, o estaban actualmente (o anteriormente) sin hogar o refugiados. Siente que es una venganza para la comunidad en la que vive.

Dijo: “El personal es una familia, así que los ayudamos como una familia ayuda, con todo lo que podemos dar. Les damos una segunda, tercera y, a veces, incluso una cuarta oportunidad. Entramos en el juego sabiendo que requerirán un esfuerzo extra. … Es parte de nuestra declaración de misión comprometernos con el factor humano. Tratamos de darles la esperanza de que tengan un futuro ”.

A partir de ahora, el chef Aaron trabaja en ambos restaurantes solo unos pocos días de la semana, entregando las operaciones a su hijo e hija mientras trabaja como administrador en la parroquia a la que comenzó a asistir hace 23 años: Nuestra Señora del Rosario en Boise. .

* * * * * * *

Aliño de condimentos del Chef Lou (para Prime Rib)

Ingredientes

  • 1 taza de sal 
  • 1/3 taza de azúcar 
  • 1/3 taza de ajo granulado 
  • 2 cucharaditas de pimienta blanca 
  • 1 cucharadita de pimienta negra 
  • 3-1 / 2 cucharadas de pimentón 
  • 2 cucharaditas de tomillo integral 
  • 2 cucharaditas de eneldo 
  • 1-1 / 2 cucharadas de cebolla en polvo 
  • 1-1 / 2 cucharadas de chile en polvo 
  • 2 cucharaditas de comino 
  • 1 cucharadita de condimento para aves 
  • 1 cucharadita de sal de apio

Direcciones

  1. Combine todos los ingredientes en una batidora.
  2. Encienda la velocidad baja con el accesorio de paleta y mezcle durante 20 minutos.
  3. Almacenar en un recipiente hermético – rinde aproximadamente 2-1 / 2 tazas de frotar
Prime Rib del Chef Lou
Prime rib con condimento condimentado del Chef Lou
Alexandra Greeley

Alexandra Greeley Convertida al catolicismo, Alexandra Greeley es escritora gastronómica, crítica de restaurantes y autora de libros de cocina, apasionada por todos los aspectos del mundo gastronómico, desde entrevistar a chefs hasta apoyar a los agricultores locales y establecer la conexión entre la comida y la fe. https://www.ncregister.com/blog/diners-dives-diaconate

Vídeo: «La Palabra de Dios en la conversión personal y pastoral del diácono» por Ángel Travesí Hidalgo

Ponencia de la Formación de candidatos y aspirantes al Diaconado Permanente de la Archidiócesis de Madrid. 16 de octubre de 2021La Palabra de Dios en la conversión personal y pastoral del diácono por Ángel Travesí Hidalgo

Ángel es Coronel de Artillería y es Máster en Estadística y Operaciones. Con su esposa, Ana María Ansón, tiene seis hijos y seis nietos. Ejerce su ministerio en la parroquia del Buen Suceso y Corpus Christi.

Entrevista a Ángel antes de la ordenación

Libro: «Encuentro con Cristo el Siervo. Una espiritualidad del diaconado»

En Encuentro con Cristo el Siervo: una espiritualidad del diaconado , el diácono Dominic Cerrato, PhD, ofrece a los diáconos y candidatos a diáconos un enfoque integrado de la vida y el ministerio diaconal, arraigado en el cultivo de la vida interior. En este estudio, el Diácono Domingo destaca la primacía de la vida interior, la necesidad del abandono, los Misterios del Siervo y la vivencia de los Misterios del Siervo.En stock$ 18.95Añadir a la cesta              Precio normal              

Descripción del producto

Recibe el Evangelio de Cristo, de quien te has convertido en heraldo. Cree lo que lees, enseña lo que crees y practica lo que enseñas.

Estas son las palabras que un diácono recién ordenado escucha de su obispo cuando el Libro de los Evangelios es puesto en sus manos. Es un momento solemne pero alegre en el que el diácono es llamado a una búsqueda de por vida de dar testimonio de Cristo el Siervo.

El fundamento del diaconado del diácono, el fundamento mismo de su ministerio, es la comunión íntima con Cristo Siervo. Esta comunión se origina y se profundiza en la vida interior, y es aquí, a través de la oración y la meditación, donde descubre verdaderamente a Dios a nivel personal y, al mismo tiempo, se descubre a sí mismo de manera más profunda.

En  Encuentro con Cristo el Siervo: una espiritualidad del diaconado, el diácono Dominic Cerrato, PhD, ofrece a los diáconos y candidatos a diáconos un enfoque integrado de la vida y el ministerio diaconal, arraigado en el cultivo de la vida interior. En este estudio, el diácono Domingo destaca la primacía de la vida interior, la necesidad del abandono, el sacramento del momento presente y la vivencia de los Misterios del Siervo.

Entrar en una nueva y más íntima relación con Cristo el Siervo abrirá a los diáconos y candidatos a diácono a su verdadera identidad y su misión, como heraldos del Evangelio de Cristo.

Diácono Dominic Cerrato

«En este libro, el diácono Domingo ofrece una nueva forma de ver el diaconado basada en su experiencia personal, una reflexión teológica única y una espiritualidad centrada en Cristo, el Siervo. Sus intuiciones son dignas de ser contempladas por los laicos y sacerdotes». – Reverendísimo Shawn McKnight, obispo de Jefferson City, Missouri

«Un libro fascinante que todo diácono, y cualquier persona que tenga curiosidad por los diáconos, debería agregar a su biblioteca. El diácono Cerrato ha elaborado un rico recurso que sirve como una excelente introducción a la espiritualidad del diaconado, vinculando esta vocación de servicio a todo el Cuerpo de Cristo. Encontrar a Cristo el Siervo significa realmente encontrarlo unos en otros, y este libro nos ayuda a abrir los ojos a las hermosas posibilidades de una iglesia de servicio «. – Diácono Greg Kandra, autor y bloguero, The Deacon’s Bench

«El encuentro con Cristo Siervo penetra en el corazón de la espiritualidad diaconal como ningún otro trabajo antes. Arraigado en la participación íntima del diácono ordenado en el amor divino y cultivado por una rica vida interior que anima su ministerio, el diácono Cerrato eleva y avanza el entendimiento de los diáconos como un icono viviente de Cristo Siervo. Este libro, que arroja una luz brillante sobre la vida espiritual del diácono, es verdaderamente un regalo para toda la Iglesia «. – Diácono Harold Burke-Sivers, autor de Father Augustus Tolton: El esclavo que se convirtió en el primer sacerdote afroamericano

«Cada vez que hay un trabajo especializado que se enfoca en la singularidad del diácono, es una bendición. Siempre que alguien intente sondear las profundidades de la identidad y espiritualidad del diaconado, ¡la bendición se duplica! Los lectores que se basen en este texto serán consolados, desafiados, y, con suerte, abiertos al plan de Dios para su conversión en curso. Gracias, diácono Domingo, por proporcionar un aspecto de un movimiento más amplio e importante que busca la renovación del diaconado «. – Dcn. Stephen F, Miletic, Ph.D., profesor de Escritura, director interino del Instituto para la Renovación del Diaconado, Universidad Franciscana de Steubenville

SOBRE EL AUTOR

El Diácono Dominic Cerrato, Ph.D., es Editor de la revista The Deacon de OSV, Director Ejecutivo de Ministerios Diaconales y Director de Formación Diaconal de la Diócesis de Joliet. Ordenado por 25 años, el diácono Dominic es autor, orador nacional y maestro de retiros. En 2020, fue nombrado por el Papa Francisco para la comisión papal internacional sobre la mujer y el diaconado. Él y su esposa, Judith, han estado casados ​​durante 38 años y tienen 10 hijos y muchos nietos.

Osvcatholicbookstore.com

«El diácono, ministro sagrado»

El estatuto jurídico del Diácono.
«El diácono, ministro sagrado».
» El diaconado tiene su origen en la consagración y en la misión de Cristo, de las cuales el diácono está llamado a participar. Mediante la imposición de las manos y la oración consacratoria es constituido ministro sagrado, miembro de la jerarquía. Esta condición determina su estado teológico y jurídico en la Iglesia».

El Papa Francisco habla del peligro del clericalismo diaconal. Cierto. Pero es un peligro no exclusivo de los diáconos. También existe la advertencia del clericalismo en el ejercicio del sacerdocio presbiteral y episcopal. Existe también un clericalismo laical.

Y por otro está el otro peligro, en que se vea al diácono como un simple ayudante del sacerdote para cosas diversas (dice el Sumo Pontífice)

Y es que no hay la minima razón para confundirse. El diácono tiene una identidad PRECISA Y SIN CONFUSIÓN. No es laico ni medio laico, ni presbítero ni medio presbítero. ES DIÁCONO, sin comparación con nada. Aunque el Diaconado sí es un ministerio común a los otros dos grados, pues el Presbítero y el Obispo primero pasan por ser Diáconos.

Y si en un supuesto caso se quisiera buscar cercanía con un grado o lugar en la Iglesia estaría más lejos del Laicado, no porque fuera malo o no se quisiera. Es porque su estatuto jurídico es de MINISTRO SAGRADO, y lo es porque es ordenado como un grado del Sacramento del Orden Sacerdotal.
Por ello ES CLÉRIGO, no laico (dicho ya muchas veces en muchos años aunque le pareciera raro a algunos).
Está en el Catecismo, pero voy a volver a tomar del Documento Papal de 1998 (hace 22 años) sobre el Directorio para el Ministerio y la Vida de los Diáconos Permanentes:

CONGREGACIÓN PARA EL CLERO

  DIRECTORIO PARA EL MINISTERIO Y LA VIDA DE LOS DIÁCONOS PERMANENTES

 

1.- EL ESTATUTO JURÍDICO DEL DIÁCONO

El diácono ministro sagrado

1. El diaconado tiene su origen en la consagración y en la misión de Cristo, de las cuales el diácono está llamado a participar.(34) Mediante la imposición de las manos y la oración consecratoria es constituído ministro sagrado, miembro de la jerarquía. Esta condición determina su estatuto teológico y jurídico en la Iglesia.

La comisión del estudio sobre las mujeres diaconisas celebrará la primera reunión

Casi dos años desde que el Papa Francisco anunció que volvería a formar una comisión sobre el diaconado femenino,  The Tablet  puede informar que tiene previsto celebrar su primera reunión en Roma a mediados del próximo mes. 

La reunión de la comisión se produce justo antes del lanzamiento de un proceso sinodal global que reunirá a laicos, sacerdotes y obispos de las iglesias locales para discernir nuevas prioridades pastorales. Las mujeres diaconisas seguramente estarán en la agenda.

El Covid-19 ha retrasado el trabajo de la comisión de diáconos y el grupo no se ha reunido de forma remota. Si la pandemia lo permite, se espera que los miembros estén en Roma para una semana de debates a partir del 13 de septiembre. Dos miembros de la comisión confirmaron la reunión de septiembre con  The Tablet . 

Un análisis de los miembros de la comisión sugiere una división uniforme entre los que están a favor y en contra de las diáconas, y el peligro es una repetición de lo que sucedió con la primera comisión, que el Papa dijo que  no pudo llegar a un acuerdo . 

El cardenal Giuseppe Petrocchi ha sido elegido para dirigir la nueva comisión.

Sin embargo, aunque los de esa comisión presentaron sus pruebas, no vieron lo que le fue entregado al Papa por el cardenal Luis Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que había supervisado su trabajo. 

Un tema crítico es la pregunta precisa que se le pedirá a la nueva comisión que discuta. Nadie discute la presencia de diaconisas en la Iglesia primitiva, pero quienes se oponen a la reinstalación de las diáconas argumentan que no fueron ordenadas y que solo realizaban tareas relacionadas con las mujeres, como ayudar con sus bautismos. Algunos de los miembros de la comisión han expresado su escepticismo de  que los roles desempeñados por las mujeres diáconas tuvieran roles similares a los de los hombres.

Pero la nueva comisión podría tener la tarea de examinar la naturaleza del servicio diaconal ordenado y qué tareas llevadas a cabo por diáconos varones son imposibles de realizar para las mujeres.

Aunque los oponentes dicen que la ordenación de mujeres como diáconos se utilizará como un caballo de acecho para un sacerdocio femenino, el  Concilio Vaticano II  enfatizó que el diaconado es un «ministerio de servicio», y  Benedicto XVI cambió el derecho canónico en 2009  para reforzar la distinción entre el ordenado sacerdocio y diáconos. Las cuestiones en juego se refieren al servicio eclesial, no a la doctrina, y por lo tanto también podrían ser abordadas por los sínodos locales, junto con la comisión papal.  

Sin embargo, algunos en Roma se opondrán ferozmente a cualquier apertura a las diáconas, y se cree que los cardenales de la curia estuvieron entre los que se opusieron a cualquier apertura para el diaconado femenino en el sínodo del Amazonas. Se entiende que el CDF es el centro de resistencia al cambio.

El documento final del sínodo de la Amazonía pidió que “la Iglesia en la Amazonía promueva y confiera ministerios para hombres y mujeres de manera equitativa”. Este año, Francisco hizo cambios a la ley de la Iglesia para  permitir que las mujeres sean instituidas formalmente en los roles de lectora (lectora) y acólita (servidor)  mientras establece el  ministerio de catequista  que estará abierto a hombres y mujeres.

Paul Haring en The Tablet