Archivo de la categoría: Testimonios

Libro de Javier Villalba sobre el diaconado

DIACONADO PERMANENTE, SIGNOS DE UNA IGLESIA SERVIDORA

Este libro destaca la dimensión samaritana y servicial que corresponde al diaconado, y en particular al perm9788428553414anente y nos ayuda a comprender mejor quiénes son los diáconos permanentes, a quién representan y cuál es su misión en medio del mundo y en nombre de la Iglesia. Los diáconos desarrollan tareas de evangelización, liturgia (administran el Bautismo y el Matrimonio y presiden las exequias) y específicamente labores dentro de la Pastoral social y caritativa. El autor analiza todos estos aspectos desde su propia experiencia personal e integra la «doble sacramentalidad» por estar casado, y al mismo tiempo, la vida familiar y profesional.

Javier 16730409_10155110603622904_7593763059177816170_n (2) - copiaVillalba Nogales fue ordenado diácono hace siete años. Está casado y es padre de cuatro hijos. Medico de profesión y especialidad pediatría, ejerce su ministerio en al parroquia de la Santísima Trinidad de Collado Villalba, Madrid.

 

 

Para adquirir el libro

En la cárcel hacía brujería, un día le impusieron las manos y «¡bam!»: pronto será ordenado diácono

Kevin pasó de la prisión federal a ser próximamente ordenado diácono permanente

36978_kevin_paso_de_la_prision_federal_a_ser_proximamente_ordenado_diacono_permanente

Nadie apostaba por él. Era considerado un desecho de la sociedad que merecía estar encerrado. Sin embargo, Dios da segundas oportunidades y el ciento por uno a todo aquel que le abre la puerta. Esa es al menos la experiencia de Kevin Stadhher, de Ohio (EEUU), que pasó de la cárcel y una vida llena de delincuencia a estar felizmente casado, ser padre de seis hijos y estar a punto de ser ordenado diácono permanente.

Kevin era un adolescente problemático y peligroso fichado por la Policía. Había estado varias veces en un correccional por tráfico de droga, también por robos y episodios de violencia. Pero a los 19 años dio un paso más e intentó robar un banco. No lo consiguió y fue detenido.

Esta vez el delito era más serio y fue enviado a una prisión federal. 44 meses, casi cuatro años, pasó en la cárcel.  Pero en ese tiempo ocurrieron en su vida muchos acontecimientos que le hicieron pasar de la oscuridad más absoluta a una sanación espiritual que dejó boquiabiertos al resto de presos.

Su odio a Dios desde niño
Tal y como cuenta Catholic Digest, Kevin acumulaba desde niño mucha rabia por una serie de acontecimientos en su vida que no entendía y que le hicieron juzgar gravemente a Dios.“A los siete años pensaba, ¿por qué Dios permite que me pase esto a mí? ¿Qué pasa conmigo? Siempre había pensado que Dios tenía un propósito especial para mi vida, pero entonces pesaba que tal vez el plan de Dios no era algo bueno, sino malo”.

Así que para vengarse de Dios, hizo una lista con cosas malas y pecados. “Voy a hacer todas estas cosas porque me hiciste esto, Dios”, decía de niño. Con el tiempo, había prácticamente cumplido todo lo que aparecía en aquella lista.

Utilizar la brujería para contrarrestar las oraciones
Estos sentimientos de frustración y odio los seguía manteniendo en prisión. Sus padres, que eran creyentes, le dijeron que rezaban por él al igual que otras personas cercanas a su familia. Sin embargo, él quería “protegerse” de aquellas oraciones de ese Dios al que odiaba por lo que buscó en la biblioteca de la cárcel un libro de brujería que le decía cómo tenía que hacer para que esas oraciones no tuvieran efecto.

Y además, lo hacía en la capilla. “Un día estaba de camino allí para realizar el ritual de oración de bloqueo cuando vi un grupo de presos en la capilla”, recuerda. Entonces uno de ellos le preguntó si podían rezar por él. Kevin relata que la mayoría de ellos eran evangélicos pero había uno que era católico y tras esta petición pensó que podrían hacer lo que quisieran porque él con su brujería anularía sus oraciones.

La imposición de manos y el Espíritu Santo
Pero el preso católico se acercó –cuenta Kevin- “puso sus manos sobre mí y comenzó a orar por mí”. Entonces pasó algo increíble. Tras la imposición demanos, “¡bam!”, inesperadamente Kevin Stadhher cayó al suelo.

“El Espíritu Santo vino sobre mí. En ese momento, sentí que Dios me hablaba interiormente. Él me dijo: ‘esta no es tu  vida, esta no es la que vida que tengo para ti’. Cambié así como así. Siempre me comparo con Pablo en el camino a Damasco y su persecución a los cristianos. Yo estaba literalmente en camino para hacer algo contra Dios”, asegura.

Será ordenado diácono en octubre
Dios le daba una oportunidad para vivir de verdad y lo aprovechó. En 2001, tras 44 meses preso salió en libertad, se sacó un título de contabilidad y se casó con la que hoy es su mujer. Es padre ya de seis hijos y fue tan tocado por Dios que en 2009 ingresó en el programa de diaconado. Será ordenado diácono permanente el 28 de octubre de 2017 en la fiesta de San Judas Tadeo, patrón de las causas perdidas.

Su apostolado en la prisión
Pero durante todos estos años, Kevin no sólo ha cuidado de su familia y se ha preparado para ser diácono. Él no ha olvidado de dónde viene y la necesidad que allí hay de Dios, por lo que ha sido voluntario en un centro correccional de menores, como por los que él pasó, para adolescentes que han cometido delitos graves.

Allí ha ayudado a muchos jóvenes, que se han visto muy reflejados en él y han podido ver que se puede cambiar de vida.

“Los adolescentes que veo, me dicen que les marca verme y escuchar mi historia porque ellos hay personas que les van a hablar, pero ninguna de ellas ha pasado por lo que ellos“,explica. “Visitarles me ayuda a manejar mi pasado. De que pasé por ahí por algo, que había un propósito”, sentencia.

Por J. Lozano en religionenlibertad

Fallece el diácono Fernando Martínez Sabroso

fernandomartinezNatural de Mondéjar (Gudalajara). Casado y con tres hijas y cuatro nietos, residia en Valdilechas. Psicopedagogo fue maestro de enseñanza primaria durante 40 años. Fue ordenado diácono por D. Ángel Suquía el 7 de diciembre de 1986, junto a otros dos candidatos en la segunda ordenación de diáconos permanentes de Madrid. Con la creación el 23 de julio de 1991 de la diócesis Complutense de Alcalá de Henares queda en ella incardinado. Vinculado afer Cáritas desde los 18 años, ha sido vicepresidente de Cáritas Española (desde diciembre  2003) y delegado episcopal de pastoral social de Alcalá. Ha desempeñado su ministerio en la Parroquia San Juan Bautista de Arganda del Rey

Durante años coordinó los Encuentros Nacionales del Diaconado Permanente de la Conferencia Episcopal Española.

Dale Señor el descanso eterno y brille para él la luz perpetua. Su alma y la de todos los difuntos por la misericordia de Dios descanse en paz.

descarga

Fernando, diácono permanente

Palabras de agradecimiento leídas por el recién ordenado diácono Luis Mª. Santamaría

Emmo. y Rvdmo. Padre Carlos Osoro Sierra, bienvenido a esta su Parroquia que con gran alegría tiene el honor de recibirle por primera.

Ilmo. y Rvdmo. Juan Carlos Vera, nuestro vicario episcopal, bienvenido.

Ilmo. y Rvdmo. Juan Carlos Merino, vicario episcopal de la vicaría V.

Rvdos. Juan Antonio Santamaria y Guillermo Cruz.

Rvdos. Presbíteros,

Rvdos. Hermanos Diáconos.

Amada esposa, familia, amigos, queridos todos.

Esta Parroquia da la bienvenida a todos aquellos que os habéis desplazado desde otros territorios parroquiales y os agradece el que hayáis querido compartir esta alegría, que es de toda la Iglesia, como demuestra vuestra asistencia. Mi esposa y yo os agradecemos vuestra respuesta a la invitación que os hemos hecho el Espíritu Santo y nosotros, porque en última instancia siempre es el Espíritu el que convoca y reúne a su Iglesia Universal.

IMG_3976

D. Carlos Osoro, cardenal arzobispo de Madrid impone las manos a Luis Mª.

El colegio Diaconal, que está aquí representado por un nutrido número de hermanos míos, da las gracias a esta Parroquia por la acogida que nos habéis dispensado, el afecto demostrado y la alegría que estamos pudiendo compartir. Especialmente os da las gracias a aquellos que os habéis esforzado estos días para que esta celebración tenga la dignidad que le corresponde y para que en ella pudiera  relucir la eclesialidad y la sacralidad de este acto.
Damos las gracias también aquellos que en el último momento, unos por obligaciones ministeriales, otros por obligaciones familiares de última hora, no nos han podido acompañar, especialmente rezamos por aquellos que en estos momentos puede que estén acompañando a su madre en sus últimos días con nosotros.

IMG_3981

Luis Mª. es revestido con la dalmática por su hermano Juan

Quiero dar las gracias especialmente a Andrey, Párroco de Santa María Magdalena, la Iglesia ortodoxa rusa que se encuentra en este territorio y que manifestó la intención de asistir a esta celebración, pero otra obligación le ha requerido viajar a Galicia, y se lo ha impedido. También agradecer la asistencia de una amiga de la Iglesia metodista. Somos un territorio afortunado, y yo personalmente me siento afortunado de, mientras el Sr. Cardenal-arzobispo de Madrid no disponga otra cosa, servir aquí donde se manifiesta esta pluralidad eclesial, la mencionada Iglesia Ortodoxa, la nueva iglesia evangélica que se está construyendo y cruzando la M30 está la Iglesia Ortodoxa Griega. También damos gracias a Dios por estos hermanos en la fe, que aunque no estemos en plena comunión, tenemos que rezar para alcanzarla.

1-225x300 (2)

María Cifuentes, con su marido Luis Mª. emitiendo el consentimiento

No puedo dejar de recordar y dar las gracias a Dios por aquellos de los que hemos recibido la fe y el Bautismo, especialmente por mi madre María que acaba de hacer una año que falleció, por todos nuestros parientes que ya no están con nosotros, y por los diáconos de esta diócesis que ya están junto al Padre, pero que en la fe de la Comunión de los Santos, sabemos que ahora están aquí presentes, junto a los ángeles del Señor, pues como dice Scott Hahn, la misa es el cielo en la Tierra.
Especialmente quiero dar las gracias a Dios por todos aquellos que oculta o manifiestamente han rezado por María y por mí, y que gracias a sus oraciones hemos podido dar un sí generoso a esta llamada y  hemos podido perseverar en ella. Gracias a toda la familia diaconal por habernos acogido a María y mí.

alpinista-del-espiritu (2)

El Padre Eduardo Laforet, con el Padre Tomas Morales, s.j.

Por último, no puedo dejar de mencionar, al Padre Eduardo Laforet, aquí en la parroquia todos sabéis quien es. Tengo la convicción que él es el que más ha rezado para que llegará este día. Le conocí una tarde, delante del sagrario, como era su costumbre, le invité a la reuniones de la Milicia de Santa María, el perseveró. Entró en el seminario, y el día del atentado al Papa, como todos sabéis, ofreció su vida en oblación a cambio de la del Papa. Tiempo de después, unas semanas antes de su operación de médula, nos encontramos en el barrio, me lo contó todo esto. También me explicó cómo iba a ser la operación y las pocas probabilidades de éxito que tenía, cosa que no le preocupa, su vida ya la había puesto en manos de Dios, sabía que iba a sufrir mucho, pero que estaba dispuesto a sufrir con gozo ese dolor, pues deseaba unirlo al dolor de Jesús en la Cruz. Me regaló mi primer libro de las horas, el libro II. Y me dijo: “cada noche cuando recemos completas vamos a rezar los dos el bajo tu protección nos acogemos…” y me dice, tu y yo todas las noches nos pondremos bajo la protección del manto de la Virgen. Seguro que él persevero, yo a veces, pero cuando lo rezo, así lo pienso.

IMG_3995

El ya diácono Luis Mª. bendice a sus hermanos en el ministerio

Ahora como sabéis se están recogiendo testimonios para abrir su proceso de beatificación.
Pues eso, ahora, demos gracias a Dios por todos los dones recibidos, poniéndonos todos bajo el manto protector de la Virgen, de la Iglesia, y dispongamos a concluir esta Misa, esta Eucarística, que ha sido la verdadera y perfecta Acción de Gracias.

El diácono Emile Adams es distinguido por ser el diácono en activo más antiguo de la costa oeste de Estados Unidos

A la joven edad de 95 años, Emile Adams, Jr., continúa compartiendo su tiempo y talentos con su familia, iglesia y comunidad. Su lema es: “Cuando alguien me pide que haga algo, entonces debe haber una necesidad.”rel-Emile-Adams-sm

El suministro de las necesidades de los demás es un rasgo permanente de Adams, que fue recientemente reconocido como el diácono activo más viejo en la costa oeste de la Iglesia Católica Romana. Alcalde de Los Angeles Eric Garcetti y la Junta de Supervisores del condado de Los Ángeles emitió certificados de reconocimiento saludando carrera diaconado Adams.

Descrito por sus amigos como “un hombre de gran fe, humor sorprendente y enorme energía,” Adams es un miembro de la iglesia católica del St. Bernadette en Baldwin Hills donde se desempeña en las misas semanales y diarios, lleva las Estaciones de la Cruz y de la mañana Office y co-presidentes del Ministerio de duelo.

Desde su ordenación como diácono en 1979, Adams ha realizado varios matrimonios y bautismos, ofrecido durante 28 años con el Tribunal Matrimonial Arquidiocesano y trabajó con el programa de impresión de dedo de la iglesia. En 1991, acompañó entonces arzobispo Roger Mahoney a Roma para presenciar la elevación de Mahoney al cardenal por el Papa Juan Pablo II.

 

 

Adams tiene una larga historia de participación activa en la iglesia. Un nativo de Nueva Orleans, creció la participación en organizaciones tales como la Organización de la Juventud Católica (CYO), la Sociedad del Santo Nombre junior y los caballeros más jóvenes de Peter Claver.

Como monaguillo, así, Adams recordó, “me ha gustado para servir en los funerales, porque salí de la clase durante todo el día.”

Durante su último año en la escuela secundaria, Adams se alistó en la Marina y después de su descarga en California a finales de la Segunda Guerra Mundial, se trasladó con su familia a Los Ángeles y más tarde se graduó de Dorsey High School.

En 1943, Adams se casó Anona LeBoeuf, una unión que duró 58 años y dio lugar a cinco hijos, 16 nietos, 19 bisnietos y uno grande-grande niño.

Él y Anona se convirtieron en miembros de St. Bernadette en 1972 y más tarde inició el Servicio Cristiano de la parroquia y los programas de duelo. Adams también trabajó 30 años para LA Departamento de Agua y Energía, retirándose en 1986 como supervisor principal mecánico eléctrico.

El pasado 3 de marzo de Adams marcó su 95 ° cumpleaños, pero no muestra signos de disminuir sus esfuerzos para satisfacer las necesidades de las personas. Como Alcalde Garcetti dijo en su certificado de Adams, “Usted continúa a tocar las vidas de otros en innumerables maneras.”

Diácono Jim Carper de la iglesia católica St. Bernadette contribuyó a este artículo.

Por Cora Jackson-Fossett, en Sentinel Los Ángeles

LA LLAMADA AL DIACONADO PERMANENTE COMO PAREJA

Queridos y estimados hermanos, hermanas en Cristo;

Este mensaje es para todos ustedes católicos en la comunidad de fe. Aquí en nuestra Diócesis, y fuera de ella también… Jesucristo nos esta llamando a todos a servir… Abran sus oídos y sus corazones… Escuchen nuestras palabras, entre ellas pueda que escuche a Jesús susurrarles personalmente a ustedes…17523265_10154683137222933_9199801909596004784_n

Mi esposa, Bessie y yo, Rey Morales hemos vivido un increíble viaje en nuestra vida hasta ahora. Se inició después de treinta (30) años de casados en la primavera del 2003. Les aseguro que es una bendita aventura, con altas y bajas como en todo… La diferencia que con la fe y el aprendizaje en ella ahora las piedras de tropiezo en el camino no las dejamos convertirse en paredes, las usamos para crear puentes como Jesús. En Oración, con amor, paz, perseverancia y misericordia.

Jesucristo ha llamado a hombres casados para responder al llamado al Diaconado Permanente desde el principio de la iglesia. Aquí en nuestra Diócesis de Savannah en Georgia y más allá. Es algo que les comparto aquí en esta carta abierta a ustedes en todas partes.

En los finales del 2002 y principio del 2003 hubo muchas parejas que contemplaron el llamado. Muchos aplicaron y sólo unos pocos fueron seleccionados para asistir al año aspirante. Veintinueve (29) parejas en total fueron seleccionadas para empezar esta jornada de vida al servicio de Dios.18221977_10154801830042933_1925306000222584690_n

De estas veintinueve parejas, tuvimos cuatro (4) parejas hispanas. Fuimos los primeros hispanos en una clase al Diaconado Permanente en los 150 años de historia de nuestra diócesis. Fuimos; Juan Carlos Días de Tifton (mexicano), Dr. Tirso Castillo, (cubano) de Dublin, Bienvenido Peréz, (cubano) de Savannah y su servidor Reinaldo (Rey) Morales, (puertorriqueño) de Augusta. Junto a nuestras esposas estábamos abriendo camino al caminar. Una aventura de la mano de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo hermanos que deseo muchos más puedan vivir.

De las veintinueve (29) parejas que entran al programa; cinco años después, solo veintidós (22) completan la preparación, el número más grande en la historia de la diócesis logro se ordenado, incluyendo los primeros tres hispanos de los cuatro que comenzamos para nuestra Diócesis. Esto fue el 31 de mayo de 2008.

No dejo de predicar que Jesús está llamando a todos los bautizados para servir. No es una coincidencia; se trata de un Diócensia que usted está leyendo estas líneas hoy. Ustedes están siendo llamados, ustedes como pareja. La Santa Virgen María fue llamada, el Ángel Gabriel le llevo el mensaje, ella respondió con un rotundo sí… ¿Estás preparado para el reto? ¿Está dispuesto a considerar la llamada de Jesús para servirle a Él y a su pueblo?18301259_10154801831807933_8467627641895328850_n

Es hora, es ahora que usted y su esposa necesita orar juntos y discernir si este llamado es para ustedes. Bessie y yo, no nos arrepentimos de nuestra decisión, ya hacen catorce (14) años de embarcarnos en una formación, una Maestría en teología y artes pastorales; sirviendo en nuestra parroquia y mucho más allá. Cómo dice Papa Francisco, Callejeros, con olor a ovejas…

Las horas de estudio, las horas de ministerio, a veces lejos de mi esposa y la familia. Esto no era nada de fácil. Pero esto ha sido una bendición, las recompensas están fuera de este mundo. Ninguno podemos vernos vivir sin servir, sin estar asistiendo a la comunidad local o más allá como hacemos con el rezo del rosario en facebook a diario… ¡Con Cristo todo; sin Cristo nada!

Nosotros los invitamos a considerar esta posibilidad para ustedes responderle a Jesús en su llamado al servicio de Dios y su Pueblo. Las bendiciones para los dos y para la comunidad al servir son infinitas. He tenido el privilegio de servir en la parroquia de San José en Augusta; dónde asistimos a nuestra primera misa en inglés a los seis (6) meses de casados hace cuarenta-tres (43) años ya. Con el internet, facebook estamos rezando el rosario con católicos desde toda América, Norte, Centro, Sur incluyendo el Caribe y España…18268349_10154801831542933_4156824895956442253_n

Cómo Director del Ministerio Hispano (2005-2010) llegué a servir a toda la Diócesis de Savannah (86 parroquias y Misiones) y sé de primera mano que hay una enorme necesidad de Sacerdotes primero, segundo de parejas de Diáconos Permanentes Hispanos para ayudar a nuestros Sacerdotes en su ministerio pastoral a nuestra comunidad. A la mayoría de nuestra comunidad aún no puede hablar inglés… Así que ese mismo esfuerzo los sacerdotes de habla Ingle, o de otras lenguas del África u otros países. Aun así, ellos tratan de servirnos. Muchas veces solo pudiendo leer el español y no poder servir pastoralmente por falta del conocimiento pleno del idioma y cultura.

Para mí, en lo personal, no fue algo fácil hacer esta Maestría a nivel universitario de cinco (5) años. Me explico; yo solo complete el High School y un curso de un año en contabilidad. Eso lo complete en el año 1972. Mi inglés fue aprendido en la calle, nada formal después de la High School hacían 30 años… Competí con Doctores, Enfermeros graduados, Especialistas con Maestrías es sus campos, o sea que tenían mínimo de 7 años universitario. Con la gracia y ayuda de Dios lo logramos, completé lo requerido y fui ordenado para la gloria de Dios. Ustedes pueden lograrlo también.

La llamada de Cristo para servir es real, sino es en el Diaconado, entonces en la catequesis o en otra área. Tenemos que dar de nuestro tiempo, talento y tesoro a Dios y su Santa Iglesia Católica. Tenemos que responderle a Dios. Las bendiciones son infinitas y Jesús está esperando su decisión. Por favor, no pierda la oportunidad de toda una vida. Les proporcionamos algunas de nuestras fotos de nuestro caminar con Jesucristo de su mano. Dando y recibiendo bendiciones…

En la paz, amor y misericordia de Jesucristo;

Diácono Rey Morales y Bessie Rosario

Sacado de facebook

Diácono y presbítero sirven en el comedor a las personas necesitadas en Sicilia

Cerrado miércoles, 26 de abril de los sacerdotes y diáconos de la séptima Vicaría de la Arquidiócesis de Catania (Distrito Librino, S. Giorgio, Monte Po, Aldea Santa Águeda, tía Lisa, S. Giuseppe Al Pigno) sirven en la mesa “Beato Dusmet” Librino, en la Parroquia “Resurrección del Señor” y que continuarán su servicio en el cuarto miércoles de cada mes.mensa-caritas-696x522

Doce parroquias de la Vicaría implicados en el voluntariado para Mensa: Madonna del Divino Amor, S. Chiara en Librino, Santa Cruz, Santa María Auxiliadora y San Domenico Savio, BMV del Carmelo y de Santa Maria Goretti en S. Giorgio, NS SS. Sacramento Librino, la resurrección del Señor, Santa María del Rosario, Santa Maria di Nuovaluce, San Pío X, San José, para Pigno, el Beato Padre Pio de Pietrelcina.

Dijo Mons. Antonino Vitanza , Vicario de la Vicaría VII: “Esperamos que nuestra iniciativa podría infectar a otros sacerdotes y diáconos de la Iglesia de Catania” .

La cantina, ha estado activo durante cuatro meses, está abierto todos los miércoles y sábados a las 12:30 y da hospitalidad a un centenar de personas.

Varios grupos de la Diócesis Catania ofrecen sus servicios sigue girando: el grupo de la resurrección del Señor Parroquial, Parroquia del Beato Padre Pio de Pietrelcina, la Parroquia Crucificado de los Milagros, el grupo “La Bella Strada” de Comunión y Liberación.

A veces se prestaron su servicio incluso carmelita Cáritas Catania, Mercy Librino, JUFRA. Catania, el Grupo Scout Pedara 1 y CSVE, Etneo Centro de Servicio Voluntario.

Don Piero Galvano , director de Cáritas, dijo: “Incluso los clérigos deben dar el primer ejemplo de testimonio en el servicio, o que puedan predicar en vano: sería bueno que otros sacerdotes y diáconos de la Diócesis hicieron esta experiencia en el nuevo comedor Beato Dusmet a Librino”.

Redacción Hashtag Sicilia

Un supervisor decide retirarse de la política en la ciudad de Rochester y planea convertirse en diácono

El Supervisor Carl Chipman renunciará a la política a finales de este año a favor de ser un diácono católico.

Chipman, un republicano que ha celebrado la oficina elegida por 22 años y ha sido supervisor de la ciudad desde 2008, dijo que su decisión de no presentarse a la reelección este otoño en parte resultado del estrés de las batallas políticas que lo dejó en mal estado de salud del año pasado.Sin título

“Estuve a punto de morir el pasado otoño, y el estrés de la política me estaba matando”, dijo el miércoles.

“Que realmente me importa lo que hago … y hacer las cosas a pesar de la política, no a causa de la política, y yo soy bueno en eso”, dijo Chipman, 57. “Pero tiene un peaje en usted, ese es el problema “.

Anuncio

Dijo que la mejor parte de ser supervisor de la ciudad ha sido “ayudar a la gente uno a uno.”

“Lo que quiero seguir haciendo es ayudar a la gente, pero sólo voy a hacerlo en un nivel diferente”, dijo sobre su cambio de plan de trabajo religioso.

Chipman dijo que planea tener un programa de maestría de cuatro años en el Seminario San José en Yonkers.

“Tenemos una escasez de sacerdotes en la iglesia católica, y muchos deberes del sacerdote diácono puede hacer”, dijo. “Lo bueno de ser diácono es que no tiene que preocuparse acerca de la recaudación de dinero para la iglesia. Mi trabajo va a ser en realidad la predicación y el trabajo con la gente, ir a comedores sociales, ayudando a los enfermos en el hospital, y esas son las cosas que quiero estar haciendo “.

Chipman sirvió en la Junta Valle Rondout en Educación de 1995 y 1998, es miembro de la Comisión de Gestión de Residuos Sólidos del condado de Ulster y es presidente de la Supervisores del Condado y la Asociación de Alcaldes de Ulster.

Dijo que a pesar de que ha de dejar el gobierno, “Todavía voy a ser un defensor”.

“Todavía voy a trabajar para la electricidad asequible, controlado localmente; Todavía voy a luchar por la gente donde quiera que vaya y lo que hago”, dijo.

dailyfreeman

¿Puede usted ser diácono y oficial de policía a la vez?

Un total de 16 miembros de una familia de apellido López trabajan como oficiales de policías. Dos de ellos son diáconos y otros han servido de alguna manera a la Iglesia. Todos fueron educados en un ambiente muy católico.

“Señor, ¿qué puedo hacer por ti para agradecer todas las bendiciones que me has dado?”. Esta simple oración llevó a Aldolfo López a convertirse en diácono permanente en la Iglesia católica; más tarde se le uniría su hermano Efraín. Los hermanos López han servido a la Iglesia en Chicago de muchas maneras como fruto de un sustento católico muy fuerte provisto por su familia.

Los diáconos Adolfo y Efraín López oran durante una misa ofrecida en la parroquia Santa Genoveva, en ocasión de la visita pastoral que realizó en noviembre pasado el Obispo Eusebio Ramos Morales, de la nueva diócesis de Fajardo-Humacao, en Puerto Rico.

Los hermanos y su familia son originarios de Puerto Rico y llegaron a Chicago en 1950. Recuerda Aldolfo: “Mi madre y mi padre eran muy católicos. Mis hermanos mayores fueron grandes ejemplos, siempre empujándonos para obtener una educación e ir a la Iglesia los domingos”.

La fe que López y sus hermanos aprendieron de sus padres fue el ímpetu que llevó a 16 miembros de la familia a convertirse en oficiales de la Policía de Chicago; algunos de ellos también han servido en la Iglesia.

Efraín López recuerda cómo su hermano más grande, José Martínez fue un pionero en el ministerio hispano. Trabajó junto con el cardenal Strich para desarrollar el Ministerio Hispano, particularmente la misa en español, hace casi 50 años. Martínez fue el enlace entre la comunidad hispana y la Iglesia católica en un momento muy importante. Su legado vive en un ministerio hispano vibrante que es parte integral de la vida de la Iglesia de Chicago.

Antes de fungir como diáconos, tanto Efraín como Aldolfo vivieron una vida de servicio a su ciudad. Aldolfo se unió al Departamento de Policía de Chicago en 1972. Más tarde se involucró en su parroquia, San Aloysius. López trabajó con el grupo juvenil que había ahí en la década de los 80, alentando a los jóvenes a dejar las calles y mantenerse fuera de las pandillas. También se involucró en el Ministerio a los presos, lo cual comenzó cuando visitó la cárcel del Condado de Cook con un grupo juvenil como parte de un retiro.

Cuando se involucró más en la Iglesia, Aldolfo le preguntó a Dios qué más podía hacer. En menos de un mes, tres diferentes personas le mencionaron el diaconado como una opción para él; finalmente su parroquia le preguntó si le gustaría entrar a formarse como tal. “El Buen Señor pudo guiarme para obtener un cambio en el Departamento de Policía de Chicago (DPC) que me dio la oportunidad de ir a clases de formación… de manera que tomé esas clases y tres años más tarde, en 1989, me ordené diácono”.

Efraín López, por su parte, pasó 30 años en el Departamento de Policía; su carrera en la policía inició en 1973 y sus últimos 23 años estuvieron enfocados en Programas de concientización acerca de las Pandillas. López trabajó en 72 Escuelas Públicas de Chicago, en el 10º Distrito. La meta era mantener a los jóvenes fuera de las pandillas. Recuerda que “14 estudiantes de los muchos que orienté se unieron más tarde al Departamento de Policía”.

En los 90, Aldolfo y Efraín realizaron un peregrinaje a Tierra Santa. Fue ahí que dio inicio el viaje hacia el diaconado para Efraín. “En Tierra Santa, nos detuvimos en muchas Iglesias de Jerusalén… en una de esas Iglesias tuve un encuentro con el Señor… mi encuentro con Dios tuvo lugar en el Monte Carmelo, donde el Señor llevó al Profeta Elías. Elías es mi santo favorito. Me inspira su ejemplo de servir a los pobres”.

Cuando Efraín regresó a Chicago de su viaje a Tierra Santa, comenzó a estudiar la Biblia y a participar en otros ministerios de la Parroquia de Resurrección, incluyendo el dispensario parroquial. Esto lo llevó a responder la invitación que Dios había puesto en su corazón para convertirse en diácono de su parroquia. Tan sólo 8 meses después que su hermano Aldolfo, Efraín se le unió como diácono cuando fue ordenado por el Cardenal Francis George. Ahora su principal ministerio es la coordinación de la despensa parroquial en Resurrección.

Mientras que Efraín se ordenó diácono después de retirarse del DPC, Aldolfo sirvió de manera activa tanto en el Departamento de Policía como en su diaconado. “Realmente puedo identificarme con San Pablo. Él es uno de mis discípulos favoritos por todo el sufrimiento por el que atravesó. Jesús dijo, “Serán perseguidos en mi nombre”, y como oficial de policía y diácono, he experimentado eso”.

Aldolfo recuerda cómo sus colegas en el Departamento de Policía no podían entender la transformación que tuvo lugar cuando se ordenó diácono. “Con frecuencia se sonreían o de plano se reían cuando decía en la estación “que Dios los bendiga”, o “Jesús te ama”. Me preguntaban que qué me había pasado. Les decía que me habían lavado con el mejor jabón que existe: las Escrituras”.

Su fidelidad llevó a Aldolfo a recibir un gran honor: se convirtió en el primer capellán Hispano de la Policía en la ciudad de Chicago, sirviendo como capellán de tiempo completo para el DPC en la segunda mitad de la década de los 90. Ahora que está retirado, López sirve como capellán voluntario para el DPC al mismo tiempo que sirve como diácono en la Parroquia San Aloysius.

Juntos, los hermanos López dan un ejemplo a la juventud, a su comunidad y a la Iglesia de lo que significa verdaderamente vivir vidas de amor y servicio.

Texto: Alicia Torres en Periodico Catolico de chicago

Diácono Adolfo López: “Yo soy un mensajero no más”

Premio San Esteban de la Noche de Gala 2015 Diácono Adolfo López: “Yo soy un mensajero no más”

Conversar con el diácono Adolfo López implica olvidarse del tiempo y dejarse llevar por las historias que vienen a su memoria.

Don Adolfo es un caso peculiar, pues trabajó para la Policía de Chicago por 28 años. Retirado, ahora trabaja como guardia nocturno en un edificio del Centro de la ciudad. Al mismo tiempo, estuvo involucrado en ministerios que llevaban el Evangelio a los prisioneros.

Desde que se ordenó como diácono en 1989, Adolfo López ha permanecido en su parroquia de St. Alloysious, a la que asiste desde hace alrededor de cuarenta años. Nacido en Mayagüez, Puerto Rico, es el octavo hijo de una familia de once. Tendría siete u ocho años cuando su familia se mudó a Chicago.

Fue en St. Alloysious, hmorales (1)ace décadas, donde un grupo de jóvenes lo invitó a sus actividades. Los muchachos iban a la cárcel del condado de Cook, en las calles 26 y California, al sur de Chicago, donde hacían retiros espirituales para ayudar a los prisioneros. Aún no era diácono entonces, pero ya trabajaba como policía. El diácono dice en tono de broma que tenía miedo de encontrar en la prisión a gente que él hubiera encarcelado.

Acompañar a los presos

Poco a poco se fue involucrando con el ministerio de Kolbe House que acompaña y sirve a prisioneros. Después de ordenarse como diácono siguió yendo a la cárcel, donde empezó a dar charlas y a impartir la comunión a los presidiarios. Estuvo yendo por 18 años. El grupo de hombres en prisión fue creciendo y llegó a tener cincuenta personas que iban cada semana a escuchar su mensaje. El diácono les llevaba el Evangelio y ellos se sentían escuchados.

“Muchas veces algunos me reconocían” recuerda, “me decían ‘usted se parece a un policía que yo he visto en Humboldt Park’ y yo les decía ‘hermano, no estoy aquí como policía, vine aquí para traerle la palabra de Señor’. Entonces me aceptaban. Iba todos los miércoles. Y me esperaban. Si fallaba me decían ‘¿qué pasó, que no vino?’. Aprendí que los muchachos tenían hambre por el Señor”.

El diácono dice que muchas veces se encontraba en la calle con ex prisioneros. “Me saludaban” dice. “A veces pitaban la bocina y yo me paraba a ver quién me estaba llamando y me decían ‘vengo a darle los gracias, porque los mensajes que usted trajo me ayudaron mucho, me salí de las pandillas,’. Yo les decía, usted fue el que escuchó la palabra, yo era un mensajero nomás.”

El diácono fue el primer capellán hispano en Chicago de la policía, cargo que aún mantiene. Cuando se retiró de la policía se quedó como capellán. “Algunas veces visito los hospitales” dice. “Otras veces me llaman para que les bendiga sus casas o les bautice a sus hijos. He hecho algunas bodas de policías.”

El apoyo de su esposa

El diácono debe el empuje de su vocación a su esposa Gladys, quien lo apoya y con quien trajo al mundo a su hija Sandra, quien les ha dado dos nietos. Adolfo y Gladys López cumplen ya cincuenta años de casados, lo cual celebraron con cientos de parejas en la Misa de Bodas de Oro en la Catedral del Santo Nombre el domingo 30 de agosto.

“Yo fui a las clases con él” dice la señora Gladys, “lo apoyé en todo, lo he ayudado en cosas de papelería, cuando está muy ocupado, no tiene tiempo, lo ayudo para que él no lo tenga que hacer, le saco la ropa y todo lo que se va a poner el día de la misa, lo hago la noche antes. Cositas así, papeleo en la computadora.”

La señora López recuerda que su esposo era policía cuando tuvieron a su hija Sandra. “Nos casamos en el ‘65 y en el ‘66 ya teníamos la bebé. En los turnos nocturnos de él fue duro, pues cuando uno está con un bebé no es tan fácil, uno quisiera que también el padre estuviera allí, pero bueno, son cosas que ya las pasé y la niña tiene 49 años y nos dio dos nietos que ahora tienen 19 y 16.”

El diácono Adolfo López sigue hoy tan activo como siempre. Cuando le preguntamos qué significa para él recibir el reconocimiento de la Noche de Gala responde: “Yo pienso que estoy haciendo lo mismo que otros diáconos hacen, haciendo el trabajo del señor. Para mí es un orgullo. No pensaba que me darían ese premio, porque todos hacemos el trabajo del señor. Mi esposa dice que estoy demasiado involucrado (se miran y se ríen). Pero yo doy gracias al Señor que ella me deja hacer ese trabajo. Cuando tengo que salir y correr ella lo acepta. Es muy importante que la esposa apoye al esposo como diácono.”

Texto: Redacción Chicago Católico