Archivo de la categoría: Testimonios

Diácono y presbítero sirven en el comedor a las personas necesitadas en Sicilia

Cerrado miércoles, 26 de abril de los sacerdotes y diáconos de la séptima Vicaría de la Arquidiócesis de Catania (Distrito Librino, S. Giorgio, Monte Po, Aldea Santa Águeda, tía Lisa, S. Giuseppe Al Pigno) sirven en la mesa “Beato Dusmet” Librino, en la Parroquia “Resurrección del Señor” y que continuarán su servicio en el cuarto miércoles de cada mes.mensa-caritas-696x522

Doce parroquias de la Vicaría implicados en el voluntariado para Mensa: Madonna del Divino Amor, S. Chiara en Librino, Santa Cruz, Santa María Auxiliadora y San Domenico Savio, BMV del Carmelo y de Santa Maria Goretti en S. Giorgio, NS SS. Sacramento Librino, la resurrección del Señor, Santa María del Rosario, Santa Maria di Nuovaluce, San Pío X, San José, para Pigno, el Beato Padre Pio de Pietrelcina.

Dijo Mons. Antonino Vitanza , Vicario de la Vicaría VII: “Esperamos que nuestra iniciativa podría infectar a otros sacerdotes y diáconos de la Iglesia de Catania” .

La cantina, ha estado activo durante cuatro meses, está abierto todos los miércoles y sábados a las 12:30 y da hospitalidad a un centenar de personas.

Varios grupos de la Diócesis Catania ofrecen sus servicios sigue girando: el grupo de la resurrección del Señor Parroquial, Parroquia del Beato Padre Pio de Pietrelcina, la Parroquia Crucificado de los Milagros, el grupo “La Bella Strada” de Comunión y Liberación.

A veces se prestaron su servicio incluso carmelita Cáritas Catania, Mercy Librino, JUFRA. Catania, el Grupo Scout Pedara 1 y CSVE, Etneo Centro de Servicio Voluntario.

Don Piero Galvano , director de Cáritas, dijo: “Incluso los clérigos deben dar el primer ejemplo de testimonio en el servicio, o que puedan predicar en vano: sería bueno que otros sacerdotes y diáconos de la Diócesis hicieron esta experiencia en el nuevo comedor Beato Dusmet a Librino”.

Redacción Hashtag Sicilia

Un supervisor decide retirarse de la política en la ciudad de Rochester y planea convertirse en diácono

El Supervisor Carl Chipman renunciará a la política a finales de este año a favor de ser un diácono católico.

Chipman, un republicano que ha celebrado la oficina elegida por 22 años y ha sido supervisor de la ciudad desde 2008, dijo que su decisión de no presentarse a la reelección este otoño en parte resultado del estrés de las batallas políticas que lo dejó en mal estado de salud del año pasado.Sin título

“Estuve a punto de morir el pasado otoño, y el estrés de la política me estaba matando”, dijo el miércoles.

“Que realmente me importa lo que hago … y hacer las cosas a pesar de la política, no a causa de la política, y yo soy bueno en eso”, dijo Chipman, 57. “Pero tiene un peaje en usted, ese es el problema “.

Anuncio

Dijo que la mejor parte de ser supervisor de la ciudad ha sido “ayudar a la gente uno a uno.”

“Lo que quiero seguir haciendo es ayudar a la gente, pero sólo voy a hacerlo en un nivel diferente”, dijo sobre su cambio de plan de trabajo religioso.

Chipman dijo que planea tener un programa de maestría de cuatro años en el Seminario San José en Yonkers.

“Tenemos una escasez de sacerdotes en la iglesia católica, y muchos deberes del sacerdote diácono puede hacer”, dijo. “Lo bueno de ser diácono es que no tiene que preocuparse acerca de la recaudación de dinero para la iglesia. Mi trabajo va a ser en realidad la predicación y el trabajo con la gente, ir a comedores sociales, ayudando a los enfermos en el hospital, y esas son las cosas que quiero estar haciendo “.

Chipman sirvió en la Junta Valle Rondout en Educación de 1995 y 1998, es miembro de la Comisión de Gestión de Residuos Sólidos del condado de Ulster y es presidente de la Supervisores del Condado y la Asociación de Alcaldes de Ulster.

Dijo que a pesar de que ha de dejar el gobierno, “Todavía voy a ser un defensor”.

“Todavía voy a trabajar para la electricidad asequible, controlado localmente; Todavía voy a luchar por la gente donde quiera que vaya y lo que hago”, dijo.

dailyfreeman

¿Puede usted ser diácono y oficial de policía a la vez?

Un total de 16 miembros de una familia de apellido López trabajan como oficiales de policías. Dos de ellos son diáconos y otros han servido de alguna manera a la Iglesia. Todos fueron educados en un ambiente muy católico.

“Señor, ¿qué puedo hacer por ti para agradecer todas las bendiciones que me has dado?”. Esta simple oración llevó a Aldolfo López a convertirse en diácono permanente en la Iglesia católica; más tarde se le uniría su hermano Efraín. Los hermanos López han servido a la Iglesia en Chicago de muchas maneras como fruto de un sustento católico muy fuerte provisto por su familia.

Los diáconos Adolfo y Efraín López oran durante una misa ofrecida en la parroquia Santa Genoveva, en ocasión de la visita pastoral que realizó en noviembre pasado el Obispo Eusebio Ramos Morales, de la nueva diócesis de Fajardo-Humacao, en Puerto Rico.

Los hermanos y su familia son originarios de Puerto Rico y llegaron a Chicago en 1950. Recuerda Aldolfo: “Mi madre y mi padre eran muy católicos. Mis hermanos mayores fueron grandes ejemplos, siempre empujándonos para obtener una educación e ir a la Iglesia los domingos”.

La fe que López y sus hermanos aprendieron de sus padres fue el ímpetu que llevó a 16 miembros de la familia a convertirse en oficiales de la Policía de Chicago; algunos de ellos también han servido en la Iglesia.

Efraín López recuerda cómo su hermano más grande, José Martínez fue un pionero en el ministerio hispano. Trabajó junto con el cardenal Strich para desarrollar el Ministerio Hispano, particularmente la misa en español, hace casi 50 años. Martínez fue el enlace entre la comunidad hispana y la Iglesia católica en un momento muy importante. Su legado vive en un ministerio hispano vibrante que es parte integral de la vida de la Iglesia de Chicago.

Antes de fungir como diáconos, tanto Efraín como Aldolfo vivieron una vida de servicio a su ciudad. Aldolfo se unió al Departamento de Policía de Chicago en 1972. Más tarde se involucró en su parroquia, San Aloysius. López trabajó con el grupo juvenil que había ahí en la década de los 80, alentando a los jóvenes a dejar las calles y mantenerse fuera de las pandillas. También se involucró en el Ministerio a los presos, lo cual comenzó cuando visitó la cárcel del Condado de Cook con un grupo juvenil como parte de un retiro.

Cuando se involucró más en la Iglesia, Aldolfo le preguntó a Dios qué más podía hacer. En menos de un mes, tres diferentes personas le mencionaron el diaconado como una opción para él; finalmente su parroquia le preguntó si le gustaría entrar a formarse como tal. “El Buen Señor pudo guiarme para obtener un cambio en el Departamento de Policía de Chicago (DPC) que me dio la oportunidad de ir a clases de formación… de manera que tomé esas clases y tres años más tarde, en 1989, me ordené diácono”.

Efraín López, por su parte, pasó 30 años en el Departamento de Policía; su carrera en la policía inició en 1973 y sus últimos 23 años estuvieron enfocados en Programas de concientización acerca de las Pandillas. López trabajó en 72 Escuelas Públicas de Chicago, en el 10º Distrito. La meta era mantener a los jóvenes fuera de las pandillas. Recuerda que “14 estudiantes de los muchos que orienté se unieron más tarde al Departamento de Policía”.

En los 90, Aldolfo y Efraín realizaron un peregrinaje a Tierra Santa. Fue ahí que dio inicio el viaje hacia el diaconado para Efraín. “En Tierra Santa, nos detuvimos en muchas Iglesias de Jerusalén… en una de esas Iglesias tuve un encuentro con el Señor… mi encuentro con Dios tuvo lugar en el Monte Carmelo, donde el Señor llevó al Profeta Elías. Elías es mi santo favorito. Me inspira su ejemplo de servir a los pobres”.

Cuando Efraín regresó a Chicago de su viaje a Tierra Santa, comenzó a estudiar la Biblia y a participar en otros ministerios de la Parroquia de Resurrección, incluyendo el dispensario parroquial. Esto lo llevó a responder la invitación que Dios había puesto en su corazón para convertirse en diácono de su parroquia. Tan sólo 8 meses después que su hermano Aldolfo, Efraín se le unió como diácono cuando fue ordenado por el Cardenal Francis George. Ahora su principal ministerio es la coordinación de la despensa parroquial en Resurrección.

Mientras que Efraín se ordenó diácono después de retirarse del DPC, Aldolfo sirvió de manera activa tanto en el Departamento de Policía como en su diaconado. “Realmente puedo identificarme con San Pablo. Él es uno de mis discípulos favoritos por todo el sufrimiento por el que atravesó. Jesús dijo, “Serán perseguidos en mi nombre”, y como oficial de policía y diácono, he experimentado eso”.

Aldolfo recuerda cómo sus colegas en el Departamento de Policía no podían entender la transformación que tuvo lugar cuando se ordenó diácono. “Con frecuencia se sonreían o de plano se reían cuando decía en la estación “que Dios los bendiga”, o “Jesús te ama”. Me preguntaban que qué me había pasado. Les decía que me habían lavado con el mejor jabón que existe: las Escrituras”.

Su fidelidad llevó a Aldolfo a recibir un gran honor: se convirtió en el primer capellán Hispano de la Policía en la ciudad de Chicago, sirviendo como capellán de tiempo completo para el DPC en la segunda mitad de la década de los 90. Ahora que está retirado, López sirve como capellán voluntario para el DPC al mismo tiempo que sirve como diácono en la Parroquia San Aloysius.

Juntos, los hermanos López dan un ejemplo a la juventud, a su comunidad y a la Iglesia de lo que significa verdaderamente vivir vidas de amor y servicio.

Texto: Alicia Torres en Periodico Catolico de chicago

Diácono Adolfo López: “Yo soy un mensajero no más”

Premio San Esteban de la Noche de Gala 2015 Diácono Adolfo López: “Yo soy un mensajero no más”

Conversar con el diácono Adolfo López implica olvidarse del tiempo y dejarse llevar por las historias que vienen a su memoria.

Don Adolfo es un caso peculiar, pues trabajó para la Policía de Chicago por 28 años. Retirado, ahora trabaja como guardia nocturno en un edificio del Centro de la ciudad. Al mismo tiempo, estuvo involucrado en ministerios que llevaban el Evangelio a los prisioneros.

Desde que se ordenó como diácono en 1989, Adolfo López ha permanecido en su parroquia de St. Alloysious, a la que asiste desde hace alrededor de cuarenta años. Nacido en Mayagüez, Puerto Rico, es el octavo hijo de una familia de once. Tendría siete u ocho años cuando su familia se mudó a Chicago.

Fue en St. Alloysious, hmorales (1)ace décadas, donde un grupo de jóvenes lo invitó a sus actividades. Los muchachos iban a la cárcel del condado de Cook, en las calles 26 y California, al sur de Chicago, donde hacían retiros espirituales para ayudar a los prisioneros. Aún no era diácono entonces, pero ya trabajaba como policía. El diácono dice en tono de broma que tenía miedo de encontrar en la prisión a gente que él hubiera encarcelado.

Acompañar a los presos

Poco a poco se fue involucrando con el ministerio de Kolbe House que acompaña y sirve a prisioneros. Después de ordenarse como diácono siguió yendo a la cárcel, donde empezó a dar charlas y a impartir la comunión a los presidiarios. Estuvo yendo por 18 años. El grupo de hombres en prisión fue creciendo y llegó a tener cincuenta personas que iban cada semana a escuchar su mensaje. El diácono les llevaba el Evangelio y ellos se sentían escuchados.

“Muchas veces algunos me reconocían” recuerda, “me decían ‘usted se parece a un policía que yo he visto en Humboldt Park’ y yo les decía ‘hermano, no estoy aquí como policía, vine aquí para traerle la palabra de Señor’. Entonces me aceptaban. Iba todos los miércoles. Y me esperaban. Si fallaba me decían ‘¿qué pasó, que no vino?’. Aprendí que los muchachos tenían hambre por el Señor”.

El diácono dice que muchas veces se encontraba en la calle con ex prisioneros. “Me saludaban” dice. “A veces pitaban la bocina y yo me paraba a ver quién me estaba llamando y me decían ‘vengo a darle los gracias, porque los mensajes que usted trajo me ayudaron mucho, me salí de las pandillas,’. Yo les decía, usted fue el que escuchó la palabra, yo era un mensajero nomás.”

El diácono fue el primer capellán hispano en Chicago de la policía, cargo que aún mantiene. Cuando se retiró de la policía se quedó como capellán. “Algunas veces visito los hospitales” dice. “Otras veces me llaman para que les bendiga sus casas o les bautice a sus hijos. He hecho algunas bodas de policías.”

El apoyo de su esposa

El diácono debe el empuje de su vocación a su esposa Gladys, quien lo apoya y con quien trajo al mundo a su hija Sandra, quien les ha dado dos nietos. Adolfo y Gladys López cumplen ya cincuenta años de casados, lo cual celebraron con cientos de parejas en la Misa de Bodas de Oro en la Catedral del Santo Nombre el domingo 30 de agosto.

“Yo fui a las clases con él” dice la señora Gladys, “lo apoyé en todo, lo he ayudado en cosas de papelería, cuando está muy ocupado, no tiene tiempo, lo ayudo para que él no lo tenga que hacer, le saco la ropa y todo lo que se va a poner el día de la misa, lo hago la noche antes. Cositas así, papeleo en la computadora.”

La señora López recuerda que su esposo era policía cuando tuvieron a su hija Sandra. “Nos casamos en el ‘65 y en el ‘66 ya teníamos la bebé. En los turnos nocturnos de él fue duro, pues cuando uno está con un bebé no es tan fácil, uno quisiera que también el padre estuviera allí, pero bueno, son cosas que ya las pasé y la niña tiene 49 años y nos dio dos nietos que ahora tienen 19 y 16.”

El diácono Adolfo López sigue hoy tan activo como siempre. Cuando le preguntamos qué significa para él recibir el reconocimiento de la Noche de Gala responde: “Yo pienso que estoy haciendo lo mismo que otros diáconos hacen, haciendo el trabajo del señor. Para mí es un orgullo. No pensaba que me darían ese premio, porque todos hacemos el trabajo del señor. Mi esposa dice que estoy demasiado involucrado (se miran y se ríen). Pero yo doy gracias al Señor que ella me deja hacer ese trabajo. Cuando tengo que salir y correr ella lo acepta. Es muy importante que la esposa apoye al esposo como diácono.”

Texto: Redacción Chicago Católico

Un viacrucis salva la vida de un diácono y su esposa

Marietta-Fe y el apoyo de la comunidad de la Iglesia San José son el mantenimiento del diácono Norm Keller y su esposa, Barbara, después de un avión privado se estrellase en su patio delantero, estallando en llamas y la destrucción de su hogar.

El Cessna Citation estrelló aproximadamente a las 7:20 pm el viernes, 24 de marzo como los Keller asistió a una parroquia alevines y estaciones de la cruz. El fuego destruyó la casa Vistawood Lane, donde habían vivido durante una década.

El piloto, de 78 años de edad Robert George Westlake, murió en el accidente. La Junta Nacional de Seguridad del Transporte está investigando la causa del accidente. El piloto había reportado problemas mecánicos antes de testigos observando el plano espiral descendente.Marietta-Plane-Crash-@-Keller-Home-008

 

“Lo más seguro es que probablemente no habríamos logrado salir de allí”, dijo el diácono Keller. “Bárbara y yo, tenemos nuestras vidas. La Santísima Madre y su hijo tienen un plan para nosotros “.

Mons. John Walsh, párroco de San José, recibió la noticia de la caída de un feligrés, que vive cerca de la pareja. Ella le dijo al sacerdote lo que había sucedido y le preguntó si los Keller estaban en la iglesia.

“Mons. Walsh me llamó después de las estaciones dl Viacrucis y dijo: ‘Necesito hablar con usted’ “, recordó al diácono Keller. “Al llegar la noticia, es difícil pensar como se lo tomaría.”

La primera vez que esperaba que fuera algún tipo de pequeño avión no tripulado que se había estrellado en el hogar.Marietta-Plane-Crash-@-Keller-Home-003A

Los Keller dicen que su casa puede ser reemplazado. Sus pensamientos están en el piloto y su familia.

“Era un padre y un abuelo, igual que yo. Oramos para que se tranquilicen “, dijo el diácono.

Su propio hijo-en-ley murió inesperadamente el año pasado y que entiende el número de víctimas del accidente.

La pareja va a celebrar 49 años de matrimonio en octubre. Perdieron muchos artículos especiales en el fuego, incluyendo su álbum de boda, el catecismo de Baltimore y la primera comunión libro de oraciones, caja de juguetes de la infancia de Bárbara y la cruz de su diácono. También perdieron uno de sus vehículos.March-28-GB_Marietta-Plane-Crash-@-Keller-Home-012

La mayor parte de lo que tenían es una pérdida total debido al combustible el fuego y el chorro arrojado a través del sitio. Algunos objetos metálicos pueden estar rescatable.

“Hay una empresa de restauración que va a venir y hacer eso”, explicó.

El diácono Keller sólo tenía un volumen de su breviario con él en el momento del accidente. Un amigo diácono le ha dado a otros para reemplazar los perdidos.

El apoyo de la parroquia y la comunidad en general eleva los Keller.

“Este principio ha sido simplemente maravilloso”, dijo el diácono. “El arzobispo incluso me llama. ¿Qué bendiciones que tenemos “.

Los Keller se reunió con el ajustador de seguros. Están en el proceso de tomar una decisión de si se debe reconstruir en el mismo lote o trasladarse a otro lugar.

Ellos se quedan con su hija, que vive en el condado de Cobb. Su hijo, que también vive en la zona, se precipitó a comprar ropa para sus padres.

Mons. Walsh y el padre Michael Revak, vicario parroquial, acompañaron a los Keller a volver a su hogar. El diácono Keller dijo que el estado de ánimo era sombrío porque los restos del piloto todavía estaban en la escena.

“Simplemente dijimos una pequeña oración por el piloto. Mis oraciones y mi enfoque están en él y su familia “.

“Él está en magníficas condiciones”, dijo el diácono.

Un vecino está luchando con el olor del combustible de avión en su casa, y otro ha abrochado el revestimiento del calor generado por el fuego.

El barrio Marietta es del tipo donde la gente está caminando en las noches de primavera y de todas las ver el uno al otro. El diácono Keller agradece nadie resultó herido.

“Eso es un milagro en sí mismo. Podría haber sido mucho peor “, dijo.

Una farmacia local Publix volvió a llenar las recetas perdidas en el incendio de forma gratuita. Los empleados también asentaron en y presentaron una planta en maceta, un almuerzo y una tarjeta de regalo para la familia.

“Hace que este viaje agradable al paladar”, dijo  Keller, de la amabilidad que han recibido.

Dio las gracias a los bomberos y policías para ayudar a mantener a otros seguros y daños a la propiedad de otros en un mínimo.

“Ellos eran muy atentos a nosotros”, dijo.

Ingeniero mecánico retirado, el diácono Keller, de 70 años, fue ordenado diácono en 2011. Además de servir en la Iglesia San José, que también sirve en la prisión de la Arquidiócesis y el ministerio de cárcel, acompañando a los que en las cárceles del condado y en las prisiones estatales, incluyendo los condenados a muerte.

Los Keller ya han pensado en que Mons. Walsh renovar sus votos matrimoniales este otoño y quizás podría recrear sus fotos de la boda a continuación.

Después de examinar la escena, el padre Revak dijo al diácono Keller, “Chico, el Señor te está entregando una cruz para llevar.” El diácono respondió que está agradecido de estar vivo para llevarlo.

Además del ánimo prestado por los feligreses, otras iglesias locales se han acercado a la pareja.

“La comunidad está allí. Es muy, muy maravilloso “, dijo. “Nos mantiene en equilibrio. Vamos a salir de esto.”

Por NICHOLE GOLDEN georgiabulletin.org

Las camisas clericales de los diáconos por Dance Farrell, diac.

Soy persona tranquila. Lo trato de ser, pero en realidad yo trabajo muy duro para ser laborioso, pero a veces mi naturaleza perezosa solo entra en acción, y antes de que lo sepa, una fecha límite enfoques, y yo estoy atrapado desprevenido.

Por lo tanto, yo iba a ser ordenado en unas pocas semanas, y aún no había comprado ningunas camisas clericales. Yo trabajo en una escuela, y así, con el permiso de mi obispo, me quedé con ganas de expresar mi ordenación a mis estudiantes al presentarse el primer día después de mi ordenación con el uso de mi nuevo uniforme escolar. En realidad no haber comprado estas camisas, me encontré en un pequeño aprieto!Clerical-shirt-with-deacon-cross-672x372

Así que me armé de valor y pedí algunas camisas grises de oficina de DeaconStore.com , sólo un sitio al azar he encontrado en Internet. Lo que no sabía era que este es un espectáculo de un solo hombre, y él estaba en una merecidas vacaciones.

Yo simplemente les había ordenado y se olvidó de él, pero cuando no se presentaron, de repente me tiene preocupado. Una semana antes de mi ordenación, recibí un correo electrónico de él que me deja saber que había estado fuera de la oficina, pero acababa de poner el orden en el, y que vendría una semana después de mi gran evento.

Fue mi culpa, y yo lo sabía. Debería haber sido un pensamiento más adelante, pero yo soy un idiota. Le disparé un correo electrónico haciéndole saber mi situación, sólo para ver si había algo que podía hacer por mí.deacon-clergy-shirt

A las pocas horas, me hizo saber que se había puesto en contacto con el fabricante y se había mejorado la derecha de envío a mi puerta, de su bolsillo . Llegaron a tiempo, y la calidad es buena. En total, esto fue una gran experiencia, y me volveré a usar de nuevo.

 

Junto con mis camisas, pedí un poco de “hierro en” cruces Deacon. Estas cosas son fabulosos, así que me sentí que tenía que hablar de ellos. Son tan simple como que se puede pedir, pero son simplemente impresionantes. Los he puesto en muchas de mis camisas de vestir, polos, incluso una chaqueta, y que parece que estaban bordados a la derecha en la tela. Me encantan estas cosas.

La mejor parte es que son simples y limpias, sin ser dominantes. He usado camisas con ellos para conferencias, visitas al hospital, clases de RICA, todo tipo de cosas, y todo el mundo tiene lo que significan casi al instante. He encontrado que son igual de eficaz en dejar que los demás sepan que soy un clérigo como camisas clericales reales.Iron-on-Deacon-Cross.jpg

Yo tenía que hacer una compra adicional para conseguir que en la derecha sin embargo. Necesitaba este material de papel de teflón, que encontré en una tienda de telas y han sido capaces de utilizar una y otra vez. Que se arruga, pero eso no parece detener su trabajo.

Si usted es un diácono, comprar una tonelada de estos. Son realmente tan impresionante.

Me encanta todo lo que he comprado en este lugar. Aunque no puedo revisar los productos que no han comprado, que les puedo decir definitivamente que este chico se está ejecutando una tienda de primera clase. También debería saber que no he recibido ningún tipo de remuneración para esta revisión, sólo tenía demasiado bueno una experiencia que no decir algo.

Por el diácono Dance

Que ocurre cuando un diácono enviuda y se vuelve a casar: Secularización

El Dr. Gerard Weigel de Somerset, Kentucky, tiene 89, la edad suficiente para saber algo acerca de lo que le hace feliz.

Una parte importante de sus prioridades es estar casado. “Mi personalidad se adapta a compañía femenina”, dijo.

En 2010 murió su esposa Dorothy. Habían estado casados 53 años y fueron los padres de ocho y abuelos de 28. “se pone difícil en Navidad”, bromeó Weigel a NCR por su gran familia. esta

Y entonces, la vida mejoró. “Conocí a una señora que ha sido un regalo para mí”, dijo Weigel. Él y su ahora esposa Gayle, un compañero feligrés de la  Iglesia Católica St. Mildred  , en Somerset, se casó el pasado verano.

Una bonita historia, pero nada especial acerca de un hombre encontrar el amor tarde en la vida. Pero no fue sencillo.

Weigel, además de ser médico retirado, es también diácono en St. Mildred, una parte de la diócesis de Lexington. Ordenado en 1981, Weigel ayudó en la parroquia, presidiendo los funerales, bodas y bautismos, incluyendo aquellos que involucran a su propia familia extensa. También dirigió a los nuevos convertidos a través del Rito de Iniciación Cristiana de Adultos.

Sin embargo, él ya no puede ejercer como diácono. Él prometió antes de la ordenación que iba a seguir la disciplina de la Iglesia Católica Romana, que prohíbe diáconos que son viudos volver a casarse, a menos que reciban una dispensa concedida raramente. Fue laicizada formalmente, un proceso que incluye disposiciones que deben evitarse su antigua parroquia, medidas precautorias que se ha ignorado en gran medida. Él asiste a la misa en su parroquia, y su catálogo incluye su condición de diácono retirado. En sus ojos, no hay nada escandaloso o espiritualmente preocupante acerca de su nuevo matrimonio.

“Creo que Roma me miraba como un paria en mi propia parroquia, carece totalmente de lealtad a pesar de que me conocían en absoluto”, escribió en una carta a NCR.

Como parte de su reducción al estado laical, Weigel tiene prohibido realizar ministerio sacramental pertinente para los ordenados, así como llevar la comunión a los enfermos y la lectura en la misa, tareas que también pueden ser realizadas por laicos.

Weigel se pregunta por qué su nuevo matrimonio es un obstáculo para el servicio diaconal, así como el ministerio laico.

Mientras que el entrenamiento para el diaconado, la restricción sobre el nuevo matrimonio no se enfatizó, dijo. Cuando tenía unos cincuenta años, sobreviviendo a su esposa en el momento no era algo que pensó seriamente en.

“No podía visualizar que iba a obtener en esa situación”, dijo. “Yo no le di un segundo pensamiento.”

Ha habido dispensaciones a la regla concedida a diáconos más jóvenes que han quedado viudas y tienen niños pequeños que necesitan una figura de la madre en el hogar. También hay una disposición para los obispos para designar diáconos en puestos administrativos que se consideran indispensables para continuar incluso después de un segundo matrimonio.

“Eso implica que no hay nada intrínsecamente malo en ser vuelto a casar como diácono”, dijo Weigel.

En el mundo híbrido de diáconos, que ahora suman más de 18.000 en los EE.UU., la explicación oficial de la regla está ligado al celibato sacerdotal, a pesar de que la mayoría de los diáconos permanentes están casados.

Deacon Thomas Dubois, un diácono de la diócesis de Toledo, y el director ejecutivo de la Asociación Nacional de Directores de Deacon, dijo a NCR que el valor de los reglamentos de la iglesia celibato como parte del ministerio ordenado. La regla se ve a la luz de la predicación de Jesús acerca de renunciar a todas las cosas en el servicio del Reino de Dios.

El deseo de Weigel para casarse es comprensible y parte de la naturaleza humana, dijo Dubois.

“El matrimonio es mucho que ver con el compañerismo. Tener esa compañía es un beneficio. Es una de las alegrías de matrimonio”, dijo.

Pero diáconos hicieron firmar la promesa de no volver a casarse cuando fueron ordenados. “Es parte de lo que eres como diácono. Estabas dispuesto a aceptar que es parte del rito de ordenación”, dijo Dubois.

Aunque dispensas de la regla se otorgan una vez, que ya no sucede, según Dubois. Una de las razones es la necesidad de que la esposa de un diácono para entender sus obligaciones ministeriales. A menudo, dijo, “no es justo para tirar de ella en algo así.”

Otra razón es también ecuménica, en la que la iglesia romana está tratando de hacer propuestas a los cristianos de Oriente, que permiten clero para casarse, pero a menudo les prohíben casarse de nuevo.

Deacon Steve Swope, ex director de la formación de diáconos de la Arquidiócesis de Atlanta, dijo que la difícil situación de Weigel no es inusual.

“Los hombres piensan que van a morir antes que sus esposas para que no se aplican a ellos”, dijo. Aún así, mientras que las esposas tienden a vivir más que sus maridos, el 40 por ciento de los hombres casados pueden esperar sobrevivir a sus esposas.

Mientras que las dispensaciones que se utilizan para conceder, bajo el Papa Benedicto se detuvieron, en gran parte debido a que el criterio se estrechó. Para una dispensación pueda volver a casarse que se produzca, un diácono debe ser certificada por su obispo para ser indispensables para el funcionamiento de una diócesis, y debe ser responsable del cuidado de los niños o los padres enfermos. Ambos elementos deben estar presentes; en los Estados Unidos, serían casi nunca ocurren esas circunstancias.

“El reto es que los chicos miran y dicen por qué no puede la iglesia hacer una excepción para mí”, dijo Swopes. “No va a suceder.”

La regla, dijo, está ligado a la exigencia del celibato sacerdotal y tendría que ser cambiado por la intervención papal.

Weigel no está convencido.

Weigel dijo que a su edad avanzada, las restricciones no son muy onerosos. Y, escribió en su carta a NCR, “Voy a tratar de ser un verdadero hijo de la Iglesia.”

Pero él todavía quiere más alta autoridad de la Iglesia para mirar a la difícil situación de los diáconos viudos que quieren volver a casarse.        

¡MI PRIMERA HOMILÍA! por el diácono Dance

Mi pastor me programado para anunciar mi primer fin de semana como un diácono, para ir junto con una celebración de mi ordenación. Trabajé en mi primera homilía durante todo el verano. Tenía muchas ganas de conseguirlo bien, quería empezar bien. Fue un trabajo finamente elaborados de arte.

Luego raspé todo el asunto y reescribí la noche anterior.

Era como una gran alegría para servir a mi parroquia, por primera vez, estaba tan profundamente honrado. Hablaré más sobre la recepción en otro post.

Así que sin más preámbulos, para su placer de la lectura …

La semana 24 del Tiempo Ordinario, Ciclo A

Al estar hoy aquí, no puedo expresar lo agradecido que estoy a esta parroquia, esta familia que han dado tanto a apoyarme en estos últimos cinco años y medio. En la preparación para ser diácono, tengo muchas veces querían dejar de fumar, a renunciar. Ya ves, yo sé que soy de ninguna manera digna de servirle.First-Homily-500x667

Cómo bendito soy yo para que la pieza de escritura que me ha sostenido, es la escritura leemos de Paul en la actualidad. Él está diciendo mi historia. Él dice: “Yo era un blasfemo, un perseguidor y arrogante, pero me han tratado con misericordia.” Este soy yo. Pero la gracia de nuestro Señor es verdaderamente muchos, y al igual que Pablo, de alguna manera Dios en su gracia me ha encontrado digno de confianza.

En mi vida, no he sido el mejor de los hombres. En mi necedad e ignorancia, lo he negado, he daño a la gente, y yo he hecho daño a mí mismo. Cristo vino a salvar a la gente como yo, pecadores. Al igual que Pablo, no puedo evitar pensar que la razón principal de que Cristo me ha elegido de esta manera, para servir como diácono, es mostrar la infinita misericordia y paciencia que tiene. Si él puede traer un pecador como yo en casa, no hay nadie que no se puede salvar.

Te conozco demasiado no son perfectos. Tal vez sus pecados son diferentes a la mía, pero para ser humano es tener esa tendencia natural hacia el pecado, así que sé que está ahí para usted también.Fue allí para Israel en el desierto como se construyó el becerro de fundición, y es todavía con nosotros. Pero la misericordia de Dios es suficiente para nosotros.

Jesús no tiene miedo de nuestra debilidad, que no tiene miedo de nuestro pecado. Somos nosotros los que viven en el miedo, el miedo de no ser lo suficientemente bueno, el temor al juicio, el miedo al futuro y el miedo de estar solo. Jesús no tiene miedo de caminar a través de todo eso a la senda a seguir. Él no tiene miedo de dejar todo y venir en busca de nosotros, a arriesgar todo para llevarnos a casa, y no hay fiesta mayor para él que encontrar usted y yo, a su oveja perdida, la moneda que falta.

Debemos avanzar hacia él siempre, debemos tener fe en que él está allí para coger cuando caemos, para guiar nuestros pasos por el camino cada vez más estrecho. Hay que tomar cada paso de nuestras vidas en esta fe, debemos caminar en esta fe en nuestro trabajo, en nuestras relaciones con nuestras familias y amigos, en nuestras reuniones extraños, y en nuestros sufrimientos y dolores. Si en lugar de elegir vivir en el miedo, nunca encontraremos la felicidad que buscamos.Day-1-as-a-deacon-672x372

La fe no es una cosa ciega. La fe no está tratando de obligarse a creer algo que no tiene sentido. La fe es como un puente de cristal que se extiende sobre el Gran Cañón. Usted ha visto la gente camina a través de ella, sabe que se ha diseñado así, pero cuando llega el momento para que usted pueda caminar sobre usted mismo, usted no puede dejar de tener miedo. No se ve nada, pero el vidrio y el cielo por debajo de ti, y tu corazón se eleva en el pecho, y casi no se puede respirar.

La fe es saber lo que es verdad, y que actúa sobre él, incluso cuando no se siente cierto. Podemos desear cosas pecaminosas, pero hay que luchar contra ella, porque sabemos que no nos va a llevar alegría, no nos hará su conjunto, y que nos deje el campo vacío. En su lugar, debe en movimiento intencionado con las cosas buenas que vienen de Dios, de amistad, lealtad, caridad, compasión, bondad y fortaleza.Estas son las cosas que nos traen alegría duradera. La alegría es lo que buscamos, ya vivir una vida en Cristo es apartarse del pecado y el miedo que nos fatiga, y para tomar la alegría de nuestro Señor ofrece con las dos manos.

Hoy al comenzar mi ministerio para que, recuerdo las palabras de un querido amigo suyo y el mío, P. Eric Freed, que tengo en mi corazón y en mis pensamientos. “Para ser feliz, estar agradecidos. Ser agradecido, tener fe. La fe es la comprensión de que todo es de Dios “.

Por el diácono Dance

¡ORDENACIÓN! DOS IMPRESIONES …por el diácono Dance

Satanás trató de que me viniera abajo. Yo sé que fue él, lo sentí.

Yo estaba en la habitación del hotel preparándose, y que tenía un nuevo alb mi amado sacerdote había comprado para mí. Era hermosa: largo, blanco, limpio, fresco, … simplemente hermoso. Yo nunca había usado, y estaba arrugada.

No somos ricos, y todo este proceso ha sido caro, por lo que se alojaban en un barato (puedo decir, malo?) Motel, y que no tenían una plancha en la habitación, así que tuve que ir a conseguir uno de la oficina junto con este pequeño tablero de mesa de planchar barato. En serio, ¿cómo uno de hierro este enorme alb en una cama blanda con un poco de tabla de planchar tablero de la mesa? Me reía ante la sola idea. Pero yo era un niño explorador, y puedo hacer el trabajo de cualquier cosa, así que acaba de encender el hierro, y se preparó para hacer que suceda.4 Ordination-with-family-500x375

El segundo, el hierro tocó la tela, tenía ganas de llorar. Era más caliente que el entorno dijo, y empezó a fundirse mi hermosa poliéster.

Quería gritar, gritar y golpear cosas. Quería llorar, llorar y gemir. No tenía ninguna copia de seguridad. Había arruinado. Estaba para ser ordenado en horas.

Dios bendiga mi familia. Son tan inteligentes y tan sabia. Todos ellos salieron de la habitación mientras yo desahogaba. Luego, vinieron de nuevo y mi hija dijo, “No permitan que Satanás tome esto de ti.”

Fuera de la boca de los niños.

Toda mi actitud cambió en un segundo. Me lo puse como es, y lo pongo todavía. Parece una tontería, pero la facilidad con la Liar nos puede engañar y tratar de robar lo que es bello de nosotros.Ordination-class-672x372

 

No sabía cómo me sentiría como fuimos a través de la ordenación. Muy a menudo tenemos dificultades para prestar atención durante estos grandes momentos en nuestras vidas, y sólo podemos ver la gracia cuando se mira hacia atrás. En el medio de todo el viaje, el encuentro con la familia y amigos que vinieron a compartir el día conmigo, en el puro ajetreo de todo, yo esperaba que esto es lo mismo.

Estaba todo el negocio como entramos. Habíamos ensayado todo, y yo no iba a ser el idiota que metió la pata y parecía estúpida, así que estaba totalmente centrado en tratar de estar en el lugar correcto en el momento adecuado. Nos procesando en comenzar la misa, mi mujer a mi lado sosteniendo las vestiduras de lujo que pronto estaría vestido, mi querida familia y muchos de mis amigos más queridos a mi izquierda, mis amigos de las hermanas marianas a mi derecha; fue realmente una sensación casi real.2Alb-not-quite-destroyed

 

Todavía estoy simplemente caminando, yo ni siquiera he sentado todavía, y mirar hacia arriba y no es este gigante, más grande que el crucifijo vida de nuestro Señor que cuelga sobre el altar. El primer pensamiento que aparece en mi mente es:

“Aquí estoy, rodeado de amor en toda mi galas, y ya está con nada más que un taparrabos como vestimentas, y todos excepto unos pocos que han dejado de sufrir. ¿Por qué me bendiga por lo que? “

El resto era una montaña rusa emocional. Recuerdo haber llorado, y no ser capaz de llorar más. Recuerdo que miente en la baldosa de piedra fría que ofrece todo lo que tengo, recuerdo el momento en las manos del obispo se posaron en mi cabeza, Recuerdo sentir el peso del Evangelio en las manos, y el profundo sentido de cambio como mi esposa y mi mentor vestido yo. Me sentía cada momento con claridad, me sentí transformado.3Self-offering-500x275

Aún lo hago. Es más tranquilo, pero sé que no soy el mismo que era. Soy un hombre diferente, ya no es la mía. Mi independencia se ha ido, pero ha sido reemplazado con este deseo constante de estar ahí para todo el mundo que Dios pone en mi vida. Estoy aprendiendo que no puedo hacerlo todo, que no tengo el tiempo para todo el mundo, y que realmente duele.

Al final, el Catecismo está en lo cierto, se nos da la gracia para vivir el sacramento que hemos recibido. Yo oro que soy capaz de permitir que la gracia de continuar transfórmame conforme pasan los años en que puedo servirle cada vez más.

Más que todo esto, todavía estoy sorprendida de que el Señor sería tan amable conmigo que merecen esa gracia tan poco.

Gracias a todos mis hermanos diáconos que caminaron este camino conmigo. Que Dios los bendiga continuamente en su ministerio.

Por el diácono Dance

Ordination-class-672x372

“Sólo hace falta ser humilde” por el diácono José Noguera

El pasado miércoles 8 de marzo, se presentó en la sede social de ASE-acción social empresarial, el libro del diácono Jaime Noguera “Sólo hace falta ser humilde”, 22 sugerencias dirigidas especialmente a ejecutivos católicos. ¿Por qué 22?. Porque es el número de días laborables en un mes tipo de 30 días.

Jaime Noguera es diácono permanente de la Archidiócesis  de Madrid ,  consultor y formador con amplia experiencia directiva en varias empresas y colabora con diferentes medios de comunicación.

Este librito contiene una serie de reflexiones útiles para afrontar el día a día en una empresa, realmente en cualquier organización, con responsabilidades como ejecutivo o directivo..cristiano, para no tener que esconder en el ámbito de lo privado, lo que es necesariamente público.IMG_4080

Para manejar los mitos de la comodidad, el poder, la responsabilidad, sin caer en rutinas vacías, en falta de respeto a las personas o en autoengaños, la obra propone ideas acerca de qué hacer cuando hay que “bajar un escalón” y tocar tierra en situaciones de, por ejemplo, injusticia, o cuando las personas están desmotivadas, o para asumir la mundialización de los mercados, o para dirigir personas, o para respetar a la familia propia..

Siempre considerando que la honradez en el trabajo requiere cinco cosas: alegría, convicción, responsabilidad, compromiso y ejemplo.

El autor es consciente de la fata de tiempo del lector, y va al grano con una serie de comentarios prácticos y breves para ayudarle a vivir su profesión sin tener que dejar aparcada la fe, ni desatendida a la familia.  Son consejos valiosos para generar entornos de trabajo más agradables y más humanos, donde a cada trabajador se le estimule a aportar lo mejor de si mismo.

En la presentación estuvo Pablo Cervera, director de la revista Magnificat, que habló del valor de la persona en todos los ámbitos de la vida, diciendo que el verbo de la ilusión es desvivirse; si la persona no vive dando la vida para que otros tengan vida, no puede ser feliz.

Jaime Noguera explicó que el libro había surgido pensando en lo que  a uno le mueve, y que hay que cruzar lo que me mueve con mis responsabilidades para encontrar el equilibrio en esa intersección.

Lanzó una serie de preguntas al numeroso público asistente:

¿Cuales son mis ídolos y qué efecto tienen sobre mi?

¿Por qué hay que esconder la condición religiosa en la vida profesional?

¿Por qué hay que ocuparse de la familia?

¿Qué sueñas y con que responsabilidad lo abordas?

Señaló que el mercado no es ni democrático ni justo y que si eres cristiano, las bienaventuranzas son la mejor enseñanza.

“Sólo hace falta ser humilde para que las cosas salgan bien, tanto en la vida de la empresa como en la convivencia” ASE Acción Social